¿Por qué hay tan pocas bibliotecas españolas que bloguean?

En blogwithoutalibrary.net podemos encontrar una recopilación de casi 600 bibliotecas que bloguean (prácticamente todas del ámbito anglosajón).

Y si revisamos la literatura especializada existente sobre blogs, aparecen numerosos artículos que hablan de las posibilidades de los blogs para las bibliotecas, de experiencias concretas de bibliotecas universitarias que han puesto en marcha un blog, o de cuestiones más técnicas como la catalogación de este nuevo tipo de recurso electrónico.

Sin embargo, en España, el número de bibliotecas que se han animado a utilizar los weblogs se pueden contar con los dedos de una mano (ver post Bibliotecas que bloguean en Deakialli).

¿Por qué tan pocas? ¿Por desconocimiento del formato blog? ¿Por recelo? ¿Porque su personal no considera útiles los blogs?

Espero que la razón principal sea la primera, y que los cursos organizados recientemente por SEDIC (Blogs para profesionales de la información, impartido por Javier Leiva el pasado abril), por el COBDC (Weblogs, impartido por Jorge Serrano Cobos el pasado marzo) animen a muchos bibliotecarios, documentalistas y archiveros a usar los blogs, o al menos a plantearse la posibilidad de utilizarlos en sus centros.

Aunque no quiero defender los blogs de forma tan vehemente como algunos autores americanos, que quizás alaban de forma exagerada los blogs -no son la única tecnología existente, ni la que más funcionalidades tiene-, sí creo que ofrecen muchas posibilidades para los bibliotecarios y profesionales de la información; y como muestra, algunos posibles usos y aplicaciones:

  • Como fuente de información, un recurso más de información para los bibliotecarios. Los recursos electrónicos son ya parte de la colección de la mayoría de las bibliotecas; hay muchos blogs personales que carecen de valor o interés para otros que no sean el autor y su círculo de amigos y familiares; pero hay también muchos blogs temáticos especializados cuyos autores son un referente en su campo de especialización, y por lo tanto pueden resultar muy útiles al personal de los Servicios de Referencia para recopilar recursos y estar al día de las últimas novedades en distintos temas.
  • Como herramienta de difusión de información. La tecnología RSS (presente, por lo general, en la mayoría de los weblogs) permite a los bibliotecarios la publicación y difusión de contenidos, novedades y avances. En el blog de la biblioteca se pueden publicar las novedades bibliográficas adquiridas, noticias sobre recursos electrónicos considerados de interés, actividades organizadas por la biblioteca… en definitiva, el blog como boletín informativo, newsletter y tablón de notas, pero más interactivo y dinámico.
  • Como herramienta de comunicación con los usuarios. Sin duda alguna, una de las fortalezas de los blogs es su capacidad de crear conversaciones, establecer relaciones; a través de un blog la biblioteca puede ofrecer a sus usuarios otro canal más de comunicación, en este caso multidireccional (no sólo biblioteca-usuario o usuario-biblioteca)
  • Como herramienta interna de colaboración y gestión de conocimiento para el personal de la biblioteca. Los blogs cumplen todas las funciones del correo electrónico en cuanto a intercambio de información, ficheros, etc. y permiten una mejor organización de contenidos (clasificación por categorías, etiquetas, hiperenlaces) por lo que se convierten en una buena herramienta de colaboración, intercambio de ideas y trabajo en grupo.

¿Profesionales en contra de los blogs? ¿A favor? ¿Algún caso de éxito que queráis compartir?

0 comentarios Escribir un comentario

  1. Pingback: www.documenea.com

  2. Estoy a favor del uso de los blogs en las bibliotecas públicas, y por ello he creado uno relativo a las bibliotecas infantiles y juveniles orientado a los profesionales que gestionan estas secciones de las bibliotecas públicas. Si les parece interesante pueden incluirlo en su blog para darle mayor visibilidad

    Un saludo