Biblioteca 2.0: Ánalisis de un prototipo para una propuesta de su diseño

Nota: se aconseja acceder e imprimir los siguientes prototipos para seguir correctamente la lectura:

Prototipo de baja fidelidad (pdf, 82Kb)

Prototipo de alta fidelidad (pdf, 32Kb)

El concepto de Biblioteca 2.0 se plasma en la realización de un portal de bibliotecas. El portal es el medio por el cual la biblioteca como organización prestadora de servicios los ofrece de forma remota a través de la Web. Con la evolución de las tecnologías durante los últimos años, el desarrollo de los estándares y especialmente con la aparición de Ajax, la Web se está volviendo más interactiva. Ahora la Web es una plataforma entendiéndose por tal un canal y una herramienta para la prestación de servicios bajo demanda.

La home del portal de la biblioteca es la página más importante y la que mayor detalle y cuidado de diseño debería recibir. Es crítica dado que es la página más visitada por los usuarios. Tiene que enganchar y contener los suficientes elementos de contenido como para que el usuario cruce el umbral de la biblioteca virtual, la home, y se adentre en sus profundidades explorándola en la mayor parte posible de su extensión, fomentando la navegación y dando la oportunidad de que la biblioteca pueda exhibir y potenciar los recursos físicos y virtuales de los que dispone. Es crítico por ello proporcionar puertas directas y enlaces profundos a las diferentes secciones del web y a sus contenidos desde el primer momento.

Este prototipo refleja lo que podría ser el portal de una biblioteca pública aplicando las ideas subyacentes del concepto de Biblioteca 2.0.

El desarrollo de la interfaz del portal comienza diviendo el espacio de la home horizontalmente en seis grandes módulos o bloques en los que se inscribirán los contenidos. Estos módulos son:

  1. Cabecera
  2. Área de promoción
  3. Área de búsqueda y exploración
  4. Área de perfiles de usuarios
  5. Área de contenidos
  6. Pie

CABECERA

Ocupa aproximadamente la octava parte de la longitud total de la home. El diseño que se ha realizado está pensado para que el usuario haga como máximo un scroll vertical en torno a dos pantallazos y medio. Según Nielsen, esta longitud es algo más de la media de la altura de los sitios en la actualidad (unos 1018 píxeles). Frente a las posibles desventajas que se pudieran plantear se defiende este diseño dado que:

  • Hoy día, la rueda del ratón facilita en gran medida el scroll vertical.
  • En la actualidad, las homes de los sitios tienden a ser más largas que dos pantallas (casos paradigmáticos son Amazon con cinco pantallazos o los 18 pantallazos de 20Minutos).
  • Sin llegar a estos extremos una altura de la página más allá de un pantallazo permite disponer de una mayor superficie para presentar los servicios críticos y los contenidos más importantes de la biblioteca con enlaces profundos a las secciones del sitio.
  • Los usuarios están cada vez más acostumbrados a realizar scroll vertical. Siempre que se ofrezcan pistas visuales de que existe una mayor cantidad de contenido por debajo del pliegue de pantalla (por ejemplo no dejando una gran cantidad de espacio vertical blanco entre bloques visuales horizontales con el objetivo de que el corte de pantalla no caiga en un área amplia sin contenido) no se plantean problemas de usabilidad.
  • El scroll vertical genera una experiencia interactiva positiva ya que invita al usuario a desplazarse hacia abajo descubriendo los contenidos de una forma paulatina en una suerte de exploración, reforzando la curiosidad y la atención.

En la cabecera se encuentra en primer lugar, en el sitio habitual, el logotipo de la biblioteca, elemento crítico que refuerza la imagen de marca de la misma. Normalmente este logotipo es el del consorcio bibliotecario o sistema de bibliotecas (local, autonómico o nacional) al que pertenece la biblioteca, aunque cabría la posibilidad de, basándose en un diseño corporativo, personalizarlo en cierta medida. Al igual que éste, los colores de la imagen corporativa vendrán definidos por la correspondiente guía de estilo para guardar la consistencia. El prototipo solo presenta la conceptualización de lo que debería ser el portal de biblioteca, no una solución gráfica, aspecto que se afrontaría en un segundo momento, una vez validado el desarrollo de la interfaz.

Junto al logotipo se encuentra el nombre de la biblioteca con una tipografía lo suficientemente grande como para distinguirse del resto de elementos visuales y enlaces de la navegación recursiva (enlaces directos a páginas sobre la accesibilidad del sitio, el idioma, faq, sección de contacto y mapa de la web).

Por último se incorporan visualmente separados de los anteriores, enlaces a una sección de “Mi Biblioteca” y “Registrarse”. Estos apartados son críticos y responden a uno de los pilares básicos a los que alude el concepto de Biblioteca 2.0. La capacidad de que el usuario pueda personalizar la interfaz y los servicios que se le ofrecen en función de sus necesidades. El enlace de “Mi Biblioteca” daría paso a una pantalla en la que el usuario obtendría servicios personalizados del tipo de boletines de noticias, alertas informativas, consultas estadísticas relativas a su perfil, lecturas realizadas, novedades que le pueden interesar en función de materias que eligiese, blogs sobre temáticas creadas por los usuarios de la comunidad o cualesquiera otros servicios que se quieran imaginar.

En la home, podrían plantearse como personalizables si se desarrollan con Ajax al estilo de Live.com o Google personalizado, los módulos del área de contenidos (“Noticias y novedades”, “Para leer, para oír, para ver, para todos…”, “Comunidad”, “Servicios”, etc.). Otros servicios que se podrían personalizar serían los relativos al push (sindicación de contenidos, boletines de novedades, alertas informativas, interfaz del OPAC, etc).

ÁREA DE PROMOCIÓN

Éste área se encontraría debajo de la cabecera y estaría ocupada por una o varias imágenes con un cuidado diseño gráfico que promocionasen las novedades, actos, actividades o noticias de los eventos más importantes que se produjesen en cada momento en la biblioteca (cuentacuentos, talleres de lectura, debates, jornadas, exposiciones bibliográficas, etc). Dichas imágenes serían mapas sensibles y el usuario podría, clicándolas, acceder a los contenidos o secciones correspondientes del web. La presencia de esta imagen ayuda a descargar visualmente de información la página haciéndola más amigable, escaneable y generando una mejor experiencia del usuario en el sitio. Es crítico que el diseño sea profesional y lo más cuidado posible. Limpio y en colores claros preferiblemente con el fondo en blanco. La razón de que éste área se encuentre situada debajo de la cabecera, en un lugar tan prominente, es por la gran importancia que se le concede a sus contenidos. Al ir de lado a lado de la pantalla (excepto con resoluciones superiores al ancho que se establezca, en torno a 770 píxeles sería lo máximo recomendable) el usuario siempre tiene que desplazar el cursor del ratón por encima de su superficie para acceder a la parte inferior de la página aumentando la posibilidad de hacer clic sobre la misma.

ÁREA DE EXPLORACIÓN

A continuación el usuario se encontraría con el módulo relativo a la exploración y a la búsqueda. Dado que el espacio en pantalla es limitado tan sólo tenemos dos opciones: a) aumentar la longitud de la página para presentar los contenidos deseados o, b) plegar la interfaz. En este caso, el elemento elegido para plegar la interfaz son las pestañas. Cuando el usuario hiciera clic sobre cada una de ellas se cambiaría entre el cajetín de búsqueda (ver versión del prototipo 1) y la nube de etiquetas.

El cajetín de búsqueda a través del cual el usuario interrogaría el OPAC tiene varias particularidades. En primer lugar ocupa casi toda la anchura disponible de pantalla. Ello permite que el usuario pueda escribir cómodamente y con la suficiente libertad, la cadena de caracteres que desee sin estar limitado por un espacio pequeño y sin tener que esforzarse por ver lo que está escribiendo. Este problema se da por ejemplo en el cajetín de búsqueda de El Corte Inglés. ¡¡¡El catálogo es uno de los activos más importantes de la biblioteca y la puerta al conocimiento y a los recursos institución!!! Por ello es esencial potenciar su uso y dar al usuario cuantas más facilidades mejor para que se sienta invitado y tenga la tentación de realizar consultas. La ayuda visual inscrita dentro del cajetín de búsqueda: “tus libros, cds, vídeos, juegos y mucho más…” ofrece pistas al usuario acerca del tipo de materiales que posee la biblioteca y de qué puede encontrar en los fondos de la biblioteca, tanto físicos como digitales.

La pestaña relativa a la nube de etiquetas es una forma muy intuitiva, agradable, cercana y práctica de presentar a los usuarios información relativa a los materiales más buscados en el catálogo, ya sea a través de recomendaciones de los bibliotecarios, los más votados a través del OPAC (si se ofreciera tal posibilidad impleméntandola en su interfaz) las noticias más comentadas de los blogs, temas de los foros, actualizaciones relevantes de los wikis o cualquier otro aspecto que se considerase relevante. Una posible variación sobre este diseño sería incluir enlaces en la parte superior de este módulo que permitiesen filtrar las tags.

ÁREA DE PERFILES DE USUARIOS

Aun cuando el portal de la biblioteca tiene una pretensión y un alcance universales, y aun cuando a través de la Web se pueden alcanzar potencialmente una mayor cantidad de usuarios que no hayan acudido o no acudan habitualmente a la biblioteca (por ejemplo, los discapacitados por las tremendas barreras arquitectónicas y físicas que presentan los edificios ¿cómo alcanza un discapacitado en silla de ruedas un libro situado en la última balda de una estantería de 1,80 metros suponiendo que pueda sortear los obstáculos suficientes hasta la estantería con la silla de ruedas y que haya espacio suficiente entre las mismas para que pase?) no se puede pretender atender y satisfacer todas las necesidades de todos los potenciales públicos. Este aspecto no debe verse como una limitación. La filosofía de la biblioteca 2.0, implica el funcionamiento social en red y distribuido como apuntan Tomás Saorín y Álvaro Cabezas. Los portales de biblioteca conforman un sistema de bibliotecas interrelacionado que se nutren y complementan los unos a los otros apuntalando los puntos flacos. Lo que no se pueda ofrecer en el portal de una biblioteca se puede ofrecer en otra. Son las ventajas que tiene el hecho de la presencia virtual. El diseño de la Biblioteca 2.0 al igual que el diseño de cualquier sitio web ha de estar centrado en el usuario lo que significa a) estudiar y determinar los públicos potenciales a los que presta servicios la biblioteca física en su entorno, b) identificar grandes grupos de usuarios con un carácter más universal a los que se les podría dar asimismo atención.

Determinados los colectivos hay que ver una forma de reducir su hetereogeneidad, identificar características comunes y centrar el diseño del portal en ellos. En este prototipo se ha optado por categorizar los usuarios en colectivos claramente identificados en las bibliotecas públicas atendiendo a una división por edad: Los más pequeños, jóvenes, adultos, mayores y por supuesto, un grupo a menudo olvidado de excelentes usuarios, los propios bibliotecarios. En otro tipo de bibliotecas, los colectivos, objetivos, funciones y filosofía de diseño variarán sustancialmente (bibliotecas universitarias, escolares, especializadas, nacionales, etc) respecto de la presente pero independientemente de cuáles sean, podrían incluirse en este área reservada.

Cada grupo de usuarios está representado por una imagen gráfica alusiva al mismo. Haciendo clic sobre ellas se daría paso a una pantalla con contenidos ad-hoc para ese tipo de público. La riqueza de recursos, actividades, actos culturales y demás es la gran potencialidad de la biblioteca, por ello es necesario mostrarlos enfocándolos a los target específicos. Con ello que logramos un mayor impacto de los servicios, del uso de los materiales y de la información producida por la biblioteca.

ÁREA DE CONTENIDOS

En este área se encontrarían a su vez siete distintos módulos. La disposición visual por la que se ha optado ha sido una maquetación en tres columnas que dota al diseño de una buena armonía y ritmo haciéndolo interesante para el escaneado del usuario. La disposición marca la jeraraquía y la importancia de los contenidos. De izquierda a derecha, la primera columna recoge los módulos relativos a las noticias y novedades con su correspondiente botón para la sindicación de contenidos pudiendo el usuario suscribirse a las novedades a través de su lector de feeds preferido. Para descargar el diseño visualmente se acompaña a cada noticia de una pequeña miniatura o icono gráfico. Al pie de cada noticia el usuario podría acceder clicando sobre el enlace oportuno, respectivamente a: los comentarios, las etiquetas (tags) añadidas por los usuarios, las folksonomías o las categorías preestablecidas conforme a alguna clasificación como la CDU. Debajo de este área y por ser su lugar natural, debería ir el vídeo en lugar de la posición que ocupa actualmente en la columna central en el módulo de “Comunidad”. La selección de los vídeos sería labor conjunta de los usuarios y de los bibliotecarios.

Justo debajo del módulo de “Noticias y novedades” se inscribiría el módulo de “Para leer, para oír, para ver, para todos…”. Se ha procurado que la terminología elegida para la redacción de los rótulos sea lo más cercana y amigable posible para los usuarios. Se han desechado términos específicos del ámbito bibliotecario (como por ejemplo “desiderata”) procurando mantener en todo momento un lenguaje positivo. Ello añade una dimensión emocional al diseño mejorando la experiencia del usuario en el portal.

En este módulo se ofrecerían enlaces a las novedades más leídas, más vistas y escuchadas de la biblioteca, aludiendo a los tres tipos por excelencia de materiales con los que trabaja: libros, música, y DVDs. No obstante, unos de los objetivos básicos de cualquier biblioteca virtual es ofrecer además de referencias a los documentos físicos, enlaces y medios que permitan la descarga directa de materiales en formato digital, ya sean gráficos, sonoros, visuales o multimedia. En este punto la biblioteca 2.0 tiene el reto y el deber de reflexionar acerca de la transformación que está sufriendo el mundo cultural en la actualidad asumiendo que cada vez más se va a dar una mayor publicación de libros digitales y que están apareciendo dispositivos móviles que permiten la lectura en pantalla con unas condiciones ergonómicas que se acercan con rapidez a las de un libro impreso en papel pero con la ventaja de contar con una interfaz líquida con la cual el usuario puede interactuar. El diseño que se realice de la home debe ser líquido hasta un ancho máximo y se debe habilitar asimismo, una interfaz desarrollada ad-hoc del portal, específica para dispositivos móviles, especialmente para las PDAs y los Ultra Mobile PCs y accesible a través de una URL diferente como por ejemplo:
http://www.bibliotecadeltoboso.org/pda/

En la parte central del área de contenidos se encuentra el corazón de la Biblioteca 2.0, la comunidad virtual de usuarios. La razón de ser de cualquier biblioteca es el usuario. En la Web los usuarios asumen un papel activo interactuando con la biblioteca, aportando feedback sobre los servicios y productos, generando conocimiento y ayudando a construir el espacio virtual de la biblioteca. Cada usuario debería idealmente contar con un propio espacio virtual dentro del portal.

En este módulo están presentes enlaces a:

– Foros de discusión.
– Blogs.
Wikis.

Situado en el centro del área de contenidos se encuentra el módulo de servicios. Por definición, las bibliotecas son organizaciones prestadoras de servicios. Al estar en un entorno virtual el desarrollo de servicios virtuales es crítico y esencial. Desde la consulta del estado de los préstamos, la socilitud de carné, la generación de boletines de alerta, publicaciones culturales, guías de lectura, de actividades, idealmente reserva de libros y otro tipo de materiales en función de su disponibilidad en la biblioteca, petición de desideratas en línea, buzón de sugerencias a los bibliotecarios, guías de exposiciones bibliográficas y actos culturales, etc…. La ventaja que tiene ofrecer explícitamente un conjunto de enlaces en forma de pequeño directorio en la home es que los usuarios pueden hacerse una idea rápida de los principales servicios remotos que presta la biblioteca.

Es fundamental en este apartado que los rótulos sean lo más significativos posibles y cercanos al lenguaje de los usuarios. Por ejemplo, no utilizar las siglas de OPAC para referirse al catálogo automatizado, o emplear la expresión “Pide tus libros a la biblioteca” en lugar de desideratas.

El último gran módulo del área de contenidos es la columna derecha donde se encuentran localizadas las secciones de:

  • “En el barrio”: se encuentra en la posición más relevante dentro del área, el primer módulo de la columna, aproximadamente al centro de la página y por encima del pliegue de pantalla, concediéndosele un buen peso en el diseño. Las bibliotecas virtuales tienen una doble dualidad, por un lado su presencia en la Web y la prestación de servicios remotos permiten alcanzar a públicos que usualmente no acuden al edificio físico. Por otro lado, el portal es la expresión y traslación de los servicios y actividades que se llevan a cabo en el edificio físico a la Web. Como institución física que es, la biblioteca sirve a una comunidad local de usuarios con un perfil sociodemográfico claramente identificado y con unas necesidades informativas, culturales y sociales específicas. La Biblioteca 2.0 tiene un alcance universal pero a la vez, debe estar orientada a dar respuesta a las necesidadeslocales del público habitual que acude físicamente al edificio.
  • “Calendario cultural”: Una forma más de incrementar el push de la página y convertirla en un canal dinámico de información al que los usuarios acudan regularmente. Éste módulo está próximo e inmediatamente debajo del anterior por la estrecha relación de los contenidos. Su función es la de servir como calendario en el que estuvieran resaltados los días en los que se celebrarían actos culturales en la biblioteca física o virtual para que los usuarios pudiesen acceder directamente a la información clicando sobre los días correspondientes. Debajo, destacado, iría un acto relevante de los señalados en el calendario. Se debería codificar con colores los eventos relativos a las actividades culturales de la propia biblioteca y los desarrollados en otras bibliotecas.
  • “Información de interés”: Una de las posibles aproximaciones al diseño de un sitio web es organizarlo de acuerdo a la estructura orgánica de la institución u organismo matriz del que depende la biblioteca. Nada está más lejos del usuario que este tipo de diseño. El diseño de la Biblioteca 2.0 debe estar centrado en el usuario como ya se ha mencionado con anterioridad. No obstante, como institución física que és y que pertenece a un sistema de bibliotecas, es importante que figure la información relativa a la estructura orgánica del mismo, así como a la información institucional que pueda ser relevante para el personal de la biblioteca. De ahí que se le haya otorgado un lugar en la posición en que menor atención recibe. Un desplegable ofrece accesos directos a los organismos que forman parte del sistema bibliotecario mientras que debajo se ofrece un pequeño directorio de enlaces que dan acceso a información importante.

PIE

Este área contiene los elementos básicos que deben figurar en la home. Los relativos al copy right de los contenidos, el aviso legal, la privacidad, uno de los enlaces más importantes que aparece duplicado en el área de cabecera: el de contacto, e igualmente, el enlace de accesibilidad que llevaría a la correspondiente página.

CRÍTICA SOBRE EL PROTOTIPO Y POSIBLES MEJORAS PARA PRÓXIMOS REDISEÑOS

  • El prototipo se ha desarrollado en base a la experiencia sin aplicar una metodología rigurosa de arquitectura de la información la cual someramente debería incluir: toma de requerimientos, estudio del sector e identificación de buenas prácticas, identificación de públicos potenciales y definición de perfiles de usuarios, creación de escenarios, análisis de contenido y desarrollo de la arquitectura, prototipado y diseño visual de la interfaz, implementación de los procesos interactivos, testado y evaluación heurística, producción, lanzamiento, feedback y rediseño.
  • Es un intento de explicitar lo que potencialmente puede ser un portal de bibliotecas desarrollado a partir del concepto de Biblioteca 2.0. Es un punto de partida que pretende invitar a la reflexión y a la participación colectiva para su mejora progresiva. La idea principal que ha empujado a su realización ha sido la de reclamar la Web como un espacio interactivo y promover un cambio de lo que se entiende hoy día por biblioteca, de los roles de los bibliotecarios y de las funciones que asumen. Hoy día contamos con un personal cada vez más cualificado en las bibliotecas y con unas potencialidades enormes. Es hora de reclamar su valía y de asignarle nuevas funciones. Los bibliotecarios se pueden y deben ocuparse de gestionar los portales de las bibliotecas y el espacio social y océano de información que es la World Wide Web.

Respecto al diseño, deberían acometerse entre otras las siguientes mejoras:

  • En el área de búsqueda y exploración, las nubes de tags podrían sacarse en un módulo que estuviera debajo del cajetín de búsqueda. Ello alargaría la página unos píxeles pero puede merecer la pena al ganar superficie en la home para presentar accesos directos a los materiales de la biblioteca, que son los activos más importantes con los que cuenta.
  • En el área de contenidos, en el módulo de “Comunidad” falta, por ofrecer como apunta Juan Navidad, el servicio de chats con su correspondiente enlace. Frente al carácter asincrónico de las restantes herramientas citadas, los chats son un canal sincrónico de comunicación que permite entre otras actividades celebrar encuentros digitales con autores, personalidades relevantes del mundo cultural, político, social, etc, constituyendo un excelente medio de comunicación y promoción de la biblioteca.
  • Asimismo habría que incorporar un servicio de Podcastings seleccionados por los propios usuarios y bibliotecarios.
  • En el área de contenidos, se debería considerar la posibilidad de subir a una posición más relevante el módulo de “Servicios” ya que es uno los más importantes y en la posición en la que se encuentra actualmente pasa demasiado desapercibido. Opcionalmente se podría considerar otro tipo de distribución, horizontal, en lugar de verticalmente en una lista, de los enlaces.
  • En este mismo módulo, el rótulo del enlace correspondiente a “Exposiciones bibliográficas” debería cambiar a “Exposiciones” dado que haciendo clic sobre él, el usuario podría acceder a una página en la que se presentase información relativa a las exposiciones que se estuviesen organizando en cada momento en la biblioteca u ofrecer exposiciones digitales.
  • El pie de página podría explotarse mucho más incluyendo otros contenidos. Habría que potenciar los enlaces de “Contacto” y “Accesibilidad” que tal y como están pasan muy desapercibidos en relación a la importancia que deberían tener.
  • Se debería considerar la conveniencia de alargar la página más e incluir otro tipo de información adicional. Esta se seleccionaría a partir del feedback de los usuarios y del análisis de los contenidos y servicios de la biblioteca derivado de un proceso riguroso de diseño.

Tema del mes de abril 2007: Biblioteca 2.0

Gerente de SEDIC