Relación entre libros de éxito y nivel de lectura

Me han llamado la atención las estadísticas de préstamo de la red de bibliotecas municipales de Barcelona, difundidas recientemente en Internet. La catedral del mar y La sombra del viento ocupan los primeros lugares. Dos novelas de tinte local que han tenido también un notable éxito en toda España, pero sobre las cuáles mi impresión personal es que se trata de obras que muestran cierto aire de literatura juvenil, agradables de leer pero con muy escaso nivel literario. ¿Qué función están cumpliendo las bibliotecas en este sentido? No se observa diferencia con los datos que pudiera mostrar la venta de libros.

Quizás es un error por parte de las bibliotecas publicar este tipo de top ten. Estos libros no necesitan más publicidad. Por el contrario si tendría un gran interés unir el registro de cada obra con las opiniones recibidas. El universo de los blogs y los foros en Internet son una fuente de gran interés para localizar críticas literarias elaboradas con total libertad por múltiples lectores. En este revuelto mar, encuentro una crítica a La catedral del mar, firmada por “El Alquimista del tedio” en el blog Devaneos, en la que se incluye un interesante argumento para aportar al tema del mes sobre el estado de la lectura:

Si libros como este son éxitos en ventas, se deben principalmente a que en nuestro país se lee poco. Mucha gente lee un par de libros al año, la mayoría de las veces en verano, y un libro de esta clase, de los denominados como “novela histórica” que generan en el lector la ilusión de que aprenden historia, al tiempo que leen y se entretienen, junto con una lectura fácil y donde las acciones en las que se mezcla la aventura con amores y desamores, venganzas, celos, injusticias, etc son bastante previsibles, hacen de estos libros un pasatiempo estupendo, sino que le pregunten a Dan Brown. Leer pocos libros lleva a pensar que éste que tenemos entre manos “es la bomba”, cuando es otra fotocopia más de miles de libros anteriores similares…

La idea es convincente. Los bajos índices de lectura provocan una lógica incapacidad de los lectores para la crítica, ya que se carece de suficiente background de experiencias anteriores con las que comparar la obra que se pone de moda. El terreno queda abonado para que la publicidad logre imponer un puñado de obras. Y el interés comercial es que el lector no se salga de este reducido círculo. La biblioteca no debería apostar por este mismo entreguismo.

0 comentarios Escribir un comentario

  1. La labor de una biblioteca pública consiste en satisfacer las demandas que sus usuarios les soliciten. Publicar listas de libros más leídos(nosotros lo hacemos) no es más que reflejar los hábitos lectores de nuestra comunidad, y éstos son los que son. Lo que si se hace por otra parte es intentar aumentar la capacidad lectora de los usuarios a través de actividades de formación (tipo club de lectura por ejemplo). Podemos ayudar en esta función educadora junto con la colaboración del sistema educativo y el ámbito familiar.
    Hay que distinguir entre lista de libros más léidos que simplemente refleja gustos literarios, frente a sugerencias o reseñas críticas que también se realizan donde la biblioteca orienta al usuario en la lectura.

  2. Lo entiendo, pero también hay que ver la otra cara. Publicar estos top ten es una práctica del sector comercial, tiene un efecto publicitario. Viene a decir: tienes que leer esto. Y normalmente se trata de libros que están en las librerías, cuando la biblioteca aporta múltiples oportunidades desperdiciadas.
    Y tampoco refleja con seguridad los hábitos de lectura. Los datos pueden concentrarse en los libros de moda y en cambio queda oculto si existe un género literario que es demandado pero se dispersa en diferentes obras.

  3. Ayer escuché un dato que me sirve para apoyar mis reticencias hacia las listas del tipo top-ten. Parece que “El orfanato” fue la película más vista del 2007 en España. Si publicamos la lista de éxitos de taquilla podría parecer que el cine español va en cabeza. Pero es necesario contrastarlo con otro dato: el cine español supone el 13% de la taquilla del 2007. De igual manera, la lista de libros más leídos no traduce exactamente las preferencias generales, ni la opinión de los lectores. Dar sólo este top ten, sin más, suena a estrategia comercial.