Fondos invisibles y colecciones en peligro: dos caras de un mismo problema

Esta mañana se ha celebrado en el salón de la Biblioteca Nacional la Jornada Profesional: Fondos invisibles, colecciones en peligro. Con este título desde SEDIC hemos querido relacionar estos problemas que son en realidad dos caras de la misma moneda: la invisibilidad de las colecciones de cualquier tipo es un riesgo directo de pérdida de una parte no despreciable del patrimonio cultural.

Rosario López de Prado y Milagros del Corral en la inauguración de la jornada Fondos invisibles, colecciones en peligroRosario López de Prado y Milagros del Corral en la inauguración de la jornada Fondos invisibles, colecciones en peligro.

La inauguración de la sesión estuvo a cargo de Milagros del Corral Beltrán, Directora de la Biblioteca Nacional de España, Mª Luisa Martínez-Conde Gómez, Jefa del Área de Proyectos Bibliotecarios de la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas del Ministerio de Cultura, y Rosario López de Prado, Presidenta de SEDIC y Jefe de Servicio de Documentación de la Filmoteca Española. En sus intervenciones coincidieron en resaltar la oportunidad de la jornada para llamar la atención sobre los riesgos de destrucción del patrimonio documental. Las cortapisas marcadas por un marco jurídico difuso, la dispersión de fondos, la catalogación insuficiente y la invisibilidad de pequeñas colecciones de difícil acceso, suponen problemas que merecen una reflexión colectiva. El riesgo de desaparición es especialmente acuciante en el caso de los documentos editados con materiales de difícil conservación, como la prensa anterior a 1958. Mª Luisa Martínez-Conde defendió la necesidad de replantear la política de prioridades en los planes de digitalización, para potenciar la preservación de fondos en peligro.

Patricia Riera BarsalloLa primera ponencia, a cargo de Patricia Riera Barsallo, se dedicó a la incidencia de la legislación sobre Derechos de autor sobre la protección del patrimonio. En esta relación la situación actual es de desequilibrio a favor de la protección de la propiedad intelectual sobre el derecho de acceso a la cultura, por lo que es lícito plantearse si los derechos de autor suponen un obstáculo para la preservación del patrimonio. Aunque la ponente defendió la necesidad de proteger la propiedad intelectual, también reclamó la necesidad de una mayor flexibilidad en la reglamentación jurídica para garantizar la labor de las instituciones de la memoria. El marco legal ha dejado en manos de la iniciativa privada la responsabilidad de preservación de una parte importante del patrimonio cultural. También es necesario facilitar la digitalización y difusión de las obras huérfanas (de las que no se conoce quien detenta los derechos) y descatalogadas. En definitiva, se reclama una mayor sensibilidad del legislador hacia la función de preservación que realizan las bibliotecas públicas. Hace falta un mayor apoyo jurídico, pero además los centros tendrán que aprender a negociar con los propietarios de los derechos de autor, para no paralizar sus proyectos.

En la segunda ponencia, Juan Miguel Sánchez Vigil trazó el panorama de los fondos fotográficos en las colecciones públicas y privadas. En este tipo de materiales se encuentran numerosos fondos invisibles, fondos en colecciones particulares de los autores, pero también fondos institucionales no catalogados o tratados de forma inadecuada. Desde las instituciones públicas faltan frecuentemente recursos y formación. En el sector privado, en general, hace falta una mayor sensibilidad hacia el carácter de patrimonio documental de la fotografía, para justificar su preservación con independencia de la posible rentabilidad de los fondos. Juan Miguel Sánchez Vigil reclamó la necesidad de crear un Centro Nacional de Documentación Fotográfica, como centro de referencia que asuma el inventario de las colecciones existentes en España. El patrimonio es de todos, no se debe impedir el acceso a las colecciones de interés público. Si bien es lícita la comercialización, los precios no deberían ser abusivos.

Mesa redonda: Fondos invisibles y colecciones en peligro

A continuación, se abrió una mesa redonda, moderada por Eugenio López de Quintana, con la exposición de diferentes experiencias sobre recuperación y preservación de fondos en instituciones públicas y privadas. Mª José Rucio Zamorano expuso ejemplos señalados en la labor de rescate de archivos privados en el Departamento de Patrimonio Bibliográfico de la Biblioteca Nacional. La valoración de estos fondos es siempre compleja, económica y culturalmente, ya que se debe perseguir que las colecciones estén completas, no dispersas en varias instituciones. Ignacio Sierra Armas planteó las dificultades existentes en una empresa textil, como el Grupo Cortefiel, para preservar un rico fondo documental acumulado en sus más de 120 años de existencia.

Como ejemplo de fondos en medios de comunicación, Federico Ayala Sörenssen expuso las acciones emprendidas en el Diario ABC: creación de una Fundación para gestionar la colección y la próxima inauguración en otoño de 2008 de un Archivo Fotográfico para la comercialización de estos fondos. Un aspecto importante para avanzar en la preservación de su patrimonio ha sido la realización de más de cien exposiciones temáticas, actividades para las que se pueden buscar empresas patrocinadoras. En la comercialización de las fotografías también existe el problema de las obras huérfanas, que se espera cubrir con un fondo económico y un seguro ante posibles reclamaciones.

Jaume Orpinell Ros se refirió especialmente a la experiencia del Archivo Fotográfico del Col·legi d’Arquitectes de Catalunya y el proyecto de recuperación y puesta en valor de más de 200.000 obras de Francesc Catalá-Roca. El convenio establecido con los herederos permite la digitalización y difusión comercial de este fondo de gran valor para la Historia de la Arquitectura catalana, pero también sobre costumbres populares en todo el territorio español. Finalmente, Rosario López de Prado describió los problemas específicos de los fondos fílmicos. La destrucción patrimonial es especialmente importante en los inicios del cine, debido tanto a factores materiales como a la falta de conciencia social. Pero la falta de un inventario no permite valorar la importancia de la pérdida.

Como conclusión final, podemos resaltar la importancia de garantizar la preservación y la unidad de los fondos valorados por su interés histórico y cultural. Los condicionantes jurídicos no deben ser utilizados para paralizar las acciones que sean necesarias. En palabras de Federico Ayala: “Hay que defender los fondos con uñas y dientes”.

P.S. (22/05/2008): El audio de la presentación de la Jornada puede escucharse en el blog Libre de ácido.