Maridaje entre investigación y documentación: IV Jornadas Archivo y Memoria

Ciertamente hay pocos foros en los que se establezca una buena interrelación entre historiadores e investigadores sociales con profesionales de los archivos y bibliotecas. Por ello hay que celebrar la consolidación de las Jornadas ArchivoyMemoria, que dan buena muestra del maridaje que puede funcionar entre los los ámbitos de la investigación y la documentación. Estas reuniones son fruto de la cooperación establecida entre el Archivo Histórico Ferroviario y el Grupo de Investigación Antropológica sobre Patrimonio y Culturas Populares (CSIC-Centro de Ciencias Humanas y Sociales), a raíz de la necesidad de dar un adecuado tratamiento a las muestras de duelo acumuladas en las estaciones de Renfe tras el 11-M.

La sede de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles ha acogido la IV edición de las Jornadas ArchivoyMemoria. En ellas, archiveros, bibliotecarios, historiadores y antropólogos han compartido su interés por el patrimonio documental, la identificación de fuentes de interés para la defensa de la memoria colectiva frente a la represión y el acopio de fuentes alternativas en peligro de desaparición. Las jornadas han despertado un gran interés, con más de cien asistentes, 28 comunicaciones y 5 pósters.

Como destacó Javier Moscoso (Coordinador del Área de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC), la construcción social de la memoria colectiva no es un acto reflejo sino voluntario. Y entre los agentes sociales que la hacen posible, es necesaria la cooperación entre profesionales de la documentación e investigadores.

La conferencia inaugural se dedicó a la legislación de acceso a la información en Estados Unidos. Esta conferencia ha contado con la colaboración de SEDIC y la Embajada de los Estados Unidos. En ella, Emilene Martínez Morales (representante de la ONG The National Security Archive, situada en la George Washington University), destacó la evolución de la desclasificación de documentos gubernamentales en función de los cambios en la presidencia de la nación. La aplicación de la FOIA (Freedom of Information Act) y otras normas de acceso a la información, depende de la discreccionalidad de los funcionarios, que intentan ceñirse a las instrucciones que reciben. En el periodo de la Administración Clinton se produjo un importante auge de las desclasificaciones, que se cerró radicalmente durante el mandato de G.W. Bush. La experiencia ha demostrado que “no saber no nos hace más seguros”. Por ello, el nuevo presidente Obama estableció entre sus promesas electorales dar fin a esta opacidad.

0 comentarios Escribir un comentario

  1. Pingback: www.documenea.com