Visita al Departamento de Música y Audiovisuales de la Biblioteca Nacional de España

El pasado jueves 16 de febrero tuvimos la oportunidad de conocer las dependencias y el funcionamiento del Departamento de Música y Audiovisuales de la BNE, de la mano de su director, José Carlos Gosálvez.

El Departamento cuenta con doscientas veinte mil partituras, seiscientas mil grabaciones sonoras y ciento cincuenta mil grabaciones en los tres servicios que gestiona y de los que realiza el proceso técnico, que son, a su vez, Partituras, Audiovisuales y Sonoros. La sala de lectura es la Sala Barbieri, que tiene una disposición en dos alturas y cuenta con puestos y cabinas para utilizar las grabaciones.

Durante la visita, pudimos saber que en 2008 se inició un proyecto de digitalización de grabaciones históricas comprendidas entre los años 1897 y 1907, para su puesta a disposición del público a través de la Biblioteca Digital Hispánica. La digitalización es una forma de preservación del material sonoro y audiovisual, sobre todo de aquellos cuyos soportes se deterioran más con el paso del tiempo, como la cinta de video o la cinta de casete. También se ha llevado a cabo un proyecto de digitalización de cintas y se han podido pasar a este soporte entre 800 y 900 cintas, sobre todo de sellos minoritarios que sólo editaban en casete.

Entre las partituras, Gosálvez nos explica que hay muchas ediciones facsímiles, debido a la tendencia a la reproducción interpretativa. Tanto los intérpretes de clásico prefieren ediciones facsímiles, como los investigadores, ya que el material así editado proporciona datos como los originales y se puede hacer una interpretación histórica de la música.

La sala Barbieri tiene, además, una notable cantidad de objetos expuestos, como un piano despacho con la batuta que perteneció a Ruperto Chapí, una pianola, un gramófono y diversos tocadiscos, entre otros objetos. Algunos de estos objetos se encuentran en este momento en la exposición del Tricentenario de la BNE.

La segunda parte de la visita se dedicó de pleno a la contemplación de diversas obras seleccionadas especialmente. Entre ellos, El manual de Guitarra Española de Gaspar Sanz de 1674, con el cifrado de la guitarra o tablatura. Se trata del primer libro musical grabado por sistema calcográfico y lo hizo el propio compositor. También se pudo ver un cilindro de fonógrafo y un rollo de pianola de fines del silgo XIX, un disco magnético de los años 20 del siglo XX, un manual de laúd italiano del siglo XVI o el método de violín del 1756 de José Herrando.

También conocimos otros proyectos que se están llevando a cabo en el Departamento, como uno de incorporación a la web de juegos musicales, un proyecto de digitalización de partituras (hasta 35000) o un proyecto de estudio de cantorales.

El resultado ha sido una visita muy reveladora de la actividad de un Departamento poco conocido, según su director, pero que implica una gran labor y dedicación por la propia naturaleza de los fondos que manejan.

Visita al Departamento de Música y Audiovisuales de la Biblioteca Nacional de España