El Community Manager ¿nace, crece, se reproduce o muere?

Estos últimos días hemos podido observar en Twitter la difusión de un post que declaraba la muerte del Community Manager (CM) y en la presentación del libro “Gestión de comunidades virtuales” de AERCO-PSM se apuntaba la diversificación de su perfil en tres profesiones que se complementan: Social Media Strategist, Community Manager y Content Curator. Incluso en “AL DESCUBIERTO: Desayunos SEDIC/BiblogTecarios con profesionales de Community Management” se habló de la necesidad de que todos los profesionales se formaran en la materia pues dicha función tiene que estar integrada en todos los departamentos de una empresa u organización.

Todo esto nos lleva a pensar que no es un fenómeno pasajero ni la profesión de moda. El CM ha llegado para quedarse y siempre será un profesional que se adaptará a las nuevas labores y responsabilidades que surgirán con los nuevos conceptos y metodologías al igual que se adapta actualmente a los entornos internos en los que trabaja. Se perfilarán a grandes rasgos sus funciones pero están variarán según el lugar de trabajo en el que se encuentre y la posición que ocupe. Con el tiempo se irán especializando y se dividirá en distintas figuras que cubrirán aspectos concretos al igual que ocurrió, por ejemplo, con los webmasters.

¿Qué será necesario para que la profesión se asiente y evolucione? Un cambio de mentalidad de los directivos para saber que necesitan un buen gestor de las comunidades virtuales y por qué lo necesitan y un cambio del resto de los trabajadores para que sientan que el CM es un apoyo y no alguien que viene a importunar con “tonterías”. Es algo que se dará con el tiempo y el conocimiento, y con una gran actividad de concienciación por parte del profesional y lo que es más importante, demostrando en el día a día lo que vale.

¿Por qué es útil? En su relación con el ámbito exterior es el oído de la empresa y la voz de la empresa en la comunidad y la voz de la comunidad en la empresa. Sigue la evolución de la imagen que proyecta en las redes y vela por su reputación. Identifica las debilidades y fortalezas de la empresa en la red y las amenazas y las oportunidades que surgen teniendo muy presentes sus objetivos, su funcionamiento y su identidad corporativa.
En el ámbito interior al tener contacto directo con diferentes departamentos dan voz a los empleados y agilizan o rompen las barreras verticales que se dan en muchas empresas. Son un buen modo de que los trabajadores aporten ideas, comuniquen malestares, apoyen iniciativas y se sientan identificados y comprometidos con la empresa para la que trabajan.

Y tú, ¿qué opinas?

Inma Herrero
Grupo de trabajo Web 2.0