Visita al Archivo General de la Administración

El pasado día 17 de mayo un grupo de socios de SEDIC tuvimos la oportunidad de visitar el Archivo General de la Administración, un colosal archivo que ejerce de archivo intermedio en la administración del Estado.

De la mano de Juan José Villar primero y de Elena Cortes en la segunda parte de la visita se pudo conocer de primera mano el funcionamiento, el alcance y los retos a los que debe enfrentarse un archivo de magnitudes colosales, el tercer archivo del mundo en lo que a volumen se refiere, superado solo por los archivos Federales de Washington y la Cité des Archives de Fontenebleau.

El AGA, como principal archivo intermedio de la administración, alberga principalmente fondos del siglo XX, aunque también cuenta con un importante fondo del siglo XIX, y va recibiendo de forma periódica documentación derivada de la actividad de todos los organismos de la Administración cuando van dejando de ser necesarios para la gestión habitual de las oficinas productoras. El edificio, una imponente construcción de 9 plantas de más de 42.000 metros cuadrados se distribuye en dos alas principales en donde se encuentran los depósitos, con kilómetros de documentos en estanterías curiosamente no compactas, lo que hace perder capacidad.
AGA archivo
A finales de los años 60 fue levantado este edificio en un proyecto innovador en el que colaboraron arquitectos y archiveros para hacer del edificio un lugar óptimo para albergar dicho archivo. Aunque los primeros documentos llegaron en 1972, las obras no acabaron hasta 1973.

A partir de 1975 tuvo lugar una serie de trasferencias masivas de documentación, principalmente derivadas del cambio político traducido en la extinción de numerosos organismos (Secretaría General del Movimiento, Organización Sindical, el Ministerio de Información y Turismo, etc.).

En la actualidad, la falta de espacio comienza a ser un problema para este archivo. Aunque las instalaciones cuentan con los medios más avanzados de control (hay que señalar que es de los primeros edificios que ya desde su planificación estaba pensado para albergar un archivo, mientras que muchos otros archivos ocupan espacios «reutilizados» para tal fin, aunque no sean espacios óptimos para ello), existe un problema de capacidad por la cantidad de documentación que atesora.
AGA gente
A lo largo de la primera parte de la visita pudimos caminar por algunos depósitos de documentación y visitar la sala de consulta, desde la que se puede acceder a los diversos instrumentos de descripción (algunos de ellos solo disponibles en formato papel) o hacer las peticiones de documentos que interesen al investigador.

En la segunda parte de la visita se pudo conocer de primera mano el funcionamiento de la plataforma recientemente presentada en el Auditorio de la Secretaría de Estado de Cultura: PARES 2.0, una plataforma mucho más potente que su antecesora y que recoge información sobre la documentación de los 11 archivos estatales.

Por último, solo nos queda agradecer al AGA habernos facilitado una visita tan agradable como interesante, y a nuestros socios el interés mostrado por esta visita.