De los contenidos a la web: cómo un nuevo CMS te cambia la vida

En abril de 2017 el Museo Thyssen-Bornemisza presentó la remodelación de su web institucional www.museothyssen.org. Esta nueva presencia digital responde a un enfoque estratégico basado en los cambios acontecidos en el entorno tecnológico y en la necesidad de aumentar el número de usuarios online y de visitantes físicos.

La nueva web parte del CMS (Content Management System) Drupal 8, por lo que su edición ha pasado de ser un trabajo laborioso y complejo (requería muchas veces depender de la labor de un programador, quedar a la espera de subidas a producción…y demás procesos engorrosos) a contar con este sistema de gestión de contenidos ágil y dinámico, que además ofrece la posibilidad de poner al servicio de nuestros usuarios una web responsive o adaptativa a todos sus dispositivos móviles.

¿Qué aspectos de nuestro trabajo han cambiado?

1- Los contenidos digitales y su adaptación.

  1. Nuestros usuarios nos consultan cada vez más desde dispositivos móviles y menos desde el ordenador

    Por tanto, todo editor web pasa de maquetar largos textos, información contextual (la que se muestra al pasar el ratón) y cortar imágenes al milímetro a un nuevo entorno: los textos deben ser legibles en un móvil, el ratón no siempre será la forma de navegar por la web y las imágenes se suben a una resolución grande que “mágicamente” se adaptan a las diferentes visualizaciones y tamaños.

2- Su incorporación a la web

  1. Un cambio de web implica -la mayor parte de las veces- un replanteamiento de la arquitectura (para atender las necesidades que se han detectado) y la consecuente conversión de nuestros usuarios. En el caso de la nueva web del Museo Thyssen-Bornemisza se ha traducido en encontrar de una manera sencilla y rápida los horarios, la compra de entradas, la consulta de actividades….no sólo desde su ubicación habitual sino también desde otros puntos de interés de la Web.

    No debemos olvidar que todos estos contenidos digitales deben adaptarse a unas pautas de maquetación y, en general, a un diseño cuidado. 

3- La cara oculta de la edición

La cocina de la web puede resultar un laboratorio de pruebas fascinante con las herramientas que muchos CMS proporcionan: la gestión de usuarios permite que varios perfiles puedan crear el contenido en modo borrador, revisar cómo quedaría y publicar dejando todo el proceso documentado. Revertir cambios, clonar o traducir páginas a partir del texto original sin tener que maquetarlas de nuevo, son algunas de las funcionalidades que harán a partir de ahora la vida del editor mucho más fácil.

Esta nueva forma de trabajo, en el que el contenido va creándose y una vez pasado el ciclo de validación, se publica con tranquilidad, genera un gran beneficio a todos los actores que forman parte de la creación, edición y publicación de los contenidos.

Por último, no debemos olvidar que la reutilización de contenido es clave: contar con un repositorio multimedia que ofrezca las imágenes almacenadas sin tener que volver a subirlas y redimensionarlas, puede suponer un ahorro de tiempo y de dimensionamiento de servidores importante.

4- Lo que permanece

La gestión y edición de contenidos digitales sigue requiriendo de conocimientos y tareas que no varían en el tiempo: cuidar la calidad implica conocer las limitaciones en la difusión por cuestiones legales (desde la privacidad hasta la propiedad intelectual), escribir con una coherencia y tono adecuado a nuestros usuarios, sin olvidarnos de planificar y medir lo que hacemos.

Las métricas digitales se han sofisticado mucho en poco tiempo y ese conocimiento, cada vez más especializado, sirve para sacar conclusiones que nos pueden ayudar a conocer lo que funciona y a distribuir mejor nuestros esfuerzos.

En resumen, cambiar el gestor de contenidos de la web es una decisión difícil en la que muchos factores están implicados (humanos, técnicos, económicos, perfiles necesarios, grado de actualización, funcionalidades…etc) pero cuyo esfuerzo tiene una gran recompensa para el día a día del editor web. No olvides que este “cambio de vida” tiene detrás una reflexión estratégica en la que toda la organización debe implicarse y remar juntos en la misma dirección, de esta manera… ¡el éxito está garantizado!

Adriana Galdiz Orue

Editora web del Museo Thyssen-Bornemisza.
Colabora con la FEAM (Federación Española de Amigos de los Museos) en el área de Comunicación y medios digitales

Deja un comentario