VISITA AL MUSEO ARQUEOLÓGICO REGIONAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID

El Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid se ubica en la sede del antiguo convento de Dominicos de la Madre de Dios, en pleno centro histórico de la localidad de Alcalá de Henares. Fundado por Dª Mª de Mendoza en 1567, el edificio pasó a utilizarse cómo cárcel tras la desamortización de la iglesia, a principios del siglo XIX y, desde mediados del XX fue sede de los Juzgados de Alcalá de Henares, quedando abandonado a mediados de los años 70. En 1985 las administraciones afectadas, Ayuntamiento de Alcalá de Henares, Ministerio de Justicia y Comunidad de Madrid, acordaron convertirlo en el nuevo Museo Arqueológico Regional, iniciando las obras de rehabilitación, que finalizaron oficialmente el 25 de mayo de 1999, con su inauguración. Otras fechas de interés en la breve historia de este joven museo son las correspondientes a la inauguración de su exposición permanente, el 6 de junio de 2003, o la coincidente con la apertura del “Patio de cristales”, el 7 de mayo de 2007, lo que ha permitido completar los servicios e instalaciones del museo con una gran sala multifuncional con capacidad para unas 400 personas.

Foto: Mario Torquemada/Museo Arqueológico Regional.

Su magnífica ubicación, junto a espacios tan significativos como el Palacio Arzobispal y la calle de Santiago de Alcalá de Henares, permite su incorporación al circuito turístico de la ciudad, enriqueciéndolo al ofrecer una visita larga y atractiva en cuanto a tiempo y contenidos. Desde su creación y hasta el momento actual, el M.A.R. ha tenido como objetivo primordial la consolidación de la institución a través de dos vías esencialmente. Por un lado, la obtención de unos recursos personales y técnicos mínimos y necesarios para el cumplimiento de las funciones encomendadas, destacándose el conjunto de labores encaminadas a la obtención de una colección bien organizada y documentada. Por el otro, el desarrollo de una programación de actividades, articulada en un ambicioso plan de exposiciones temporales, cursos para arqueólogos y cesión de espacios para reuniones, conciertos y otras manifestaciones culturales. De esta forma, el M.A.R. se ha hecho un hueco en la vida cultural madrileña, a la vez que se ha consolidado como la institución pública más importante relacionada con la Arqueología de la Comunidad de Madrid.

El Museo desarrolla un intenso calendario de actividades que se articulan a partir de una estructuración interna organizada en cuatro áreas de trabajo: Área de Conservación e Investigación –encargada de la ordenación de colecciones, el planteamiento del plan museológico del museo a través de su exposición permanente y la gestión de la documentación y la investigación de los fondos museográficos-, Área de Difusiónpublicaciones y publicidad-. Área de ExposicionesExposiciones temporales– y Área de Administración –recursos de personal y mantenimiento de las instalaciones-.

La visita que se organizó a los socios de SEDIC se diseñó siguiendo el hipotético recorrido de una pieza arqueológica desde que ingresa en los fondos del museo –formando parte de un conjunto de materiales arqueológicos procedentes de la excavación de cualquier yacimiento- hasta su exposición en una vitrina de la exposición permanente del museo.

Así, comenzamos la visita en el interior de las dependencias del Museo –el aula de Seminarios Fernández Miranda-. Miguel Contreras Martínez –arqueólogo encargado de la gestión de las colecciones del museo- y Concepción Huebra –Bibliotecaria del museo- fueron los anfitriones de este recorrido que se inició con un breve exposición sobre las formas de ingreso de fondos y la política de incremento de fondos procedentes de las intervenciones arqueológicas en el territorio de la Comunidad de Madrid. El recorrido continuó visitando el taller de restauración del museo, donde el restaurador encargado –Javier Casado- enseñó materiales y procesos utilizados en el tratamiento de los fondos.

Se pudieron ver distintas piezas, en diferentes procesos de trabajo. También se hizo un breve recorrido explicativo por los aparatos, herramientas y productos utilizados durante el tratamiento de las piezas en el museo. De aquí se pasó a la sala de investigadores donde se pudo explicar el protocolo para acceder y estudiar los fondos del museo. Es un espacio importante en la vida del museo y genera una actividad destacada no sólo de cara al estudio de la colección, sino como parte de la difusión de los fondos fuera de la institución en forma de artículos y libros.

Tras el paso por las áreas de restauración y de investigadores, y de manera análoga al recorrido de una pieza de los fondos del museo, la visita se dirigió a la biblioteca; el lugar de referencia de la documentación generada en el museo y también el departamento fundamental donde se ordenan las publicaciones no sólo de intervenciones y piezas del museo, sino también de la bibliografía especializada necesaria para acercarnos y contextualizar cualquier hallazgo.

La Biblioteca “Emeterio Cuadrado”, inaugurada en febrero de 2006, debe su nombre al ingeniero y arqueólogo D. Emeterio Cuadrado quien donó en el año 2001, 1.500 volúmenes de su biblioteca personal que se incorporaron al fondo bibliográfico inicial.

Especializada en arqueología, paleontología, museología y patrimonio histórico está dirigida principalmente a investigadores, arqueólogos y estudiantes universitarios. Su colección bibliográfica reúne fondo antiguo, obras de referencia, monografías y publicaciones periódicas nacionales e internacionales además de las publicaciones propias del Museo: catálogos de las exposiciones temporales, la guía del Museo Arqueológico Regional, manuales de los Cursos de formación permanente para arqueólogos y la serie Zona arqueológica.

El catálogo en línea puede consultarse a través de la web del museo y su horario es de lunes a viernes de 9:30 a 20.30 horas.

La visita a la biblioteca se completa con una breve exposición de recursos que completan su oferta y la integran en la vida del museo. El acceso desde sus puestos al Catálogo de Yacimientos Arqueológicos de la Comunidad de Madrid por parte de investigadores debidamente autorizados y al registro documental de las intervenciones arqueológicas completan la atractiva oferta de esta biblioteca especializada.

Foto: Mario Torquemada/Museo Arqueológico Regional.

La visita finalizó en las puertas de la exposición permanente del museo, donde se hizo una breve introducción a la misma y se cerró el recorrido que puede hacer  una pieza, tomando como ejemplo la emblemática cerámica que inicia la exposición –el Vaso de las Carolinas-, un magnífico ejemplar de cuenco calcolítico con una decoración interior en forma de friso de ciervos y soles, motivo del que se ha sacado el emblema del Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid

Deja un comentario