Un club de lectura de cuento y relato.

Desde 2008 la biblioteca «Manuel Azaña» del Instituto Cervantes de Toulouse propone a sus usuarios un club de lectura de textos cortos: cuento, relato, micro-relato, columnas periodísticas… con una gran aceptación y fidelidad por parte de los participantes quienes todos los años copan las plazas disponibles.

Os preguntaréis ¿Por qué leemos solo cuento?

Desde un principio pensamos que la relativa brevedad del cuento tiene muchas ventajas. Estas, a nuestro modo de ver, son algunas:

  • Ritmo: el comentario mensual de textos cortos permite sincronizar los ritmos de lectura de los participantes. La lectura requiere tiempo y no todos los lectores cuentan con el mismo tiempo libre ya sea el lector jubilado, trabajador a tiempo completo o estudiante. La lectura de dos o tres cuentos de uno o varios autores (entre veinte y treinta páginas como mucho) permite que todos nuestros lectores acudan a nuestro club con la lectura acabada, cosa que no siempre ocurre cuando el texto para comentar es una novela.

 

  • Relectura: el formato corto permite una o más De esta manera, los lectores acuden  a la cita del club bien empapado de la historia y han podido tomar notas sobre la trama, el estilo, el tratamiento de los personajes, el vocabulario… Esa relectura que permite el cuento hace fácil el siguiente punto.

 

  • Comprensión. Recordemos que la nuestra es una biblioteca que da servicio a lectores que, en su mayor parte, no tienen como lengua materna al español. La relectura de los cuentos, más allá de su mayor o menor dificultad lectora, permite al lector trabajar la comprensión y la expresión escrita. Es un magnífico ejercicio para seguir avanzando en el conocimiento y dominio de la lengua.

 

  • Estímulo y continuidad. El conocimiento de un autor a partir de sus cuentos despierta la curiosidad por el resto de su obra. En muchos de sus textos breves encontramos temas, lugares o personajes que reaparecen en el resto de la obra creativa de un escritor. Los cuentos son un aperitivo para incitar a los lectores más ávidos a seguir descubriendo la obra del autor leído, allanando muchas veces el camino hacia la novela.

 

  • Flexibilidad en la participación. El formato permite que los lectores puedan saltarse una sesión sin perder el hilo de los debates y reincorporarse en las mismas condiciones que el resto de participantes.

En todos estos años de andadura, hemos dedicado nuestras sesiones a todo tipo de autores: a Larra, Cela, Edgar Neville, Carmen Laforet, Javier Marías, Manuel Vázquez Montalbán, Ana María Matute, Medardo Fraile o Eloy Tizón. Hemos leído a los grandes cuentistas latinoamericanos: Borges, Rulfo, Cortázar, Onetti, Roa Bastos, Carpentier, Poniatowska, Vargas Llosa, Luis Sepúlveda… Y hemos aprovechado la visita al Instituto Cervantes de Toulouse de autores como Antonio Soler, Carme Riera, Sergi Pàmies, Eduardo Berti o Almudena Grandes para leer alguno de sus cuentos.

En muchos casos para los lectores se trató de repetir el placer de la lectura de unos textos que ya habían sido leídos con anterioridad en francés y que, años más tarde, podían ser descifrados y comentados en la lengua original en la que habían sido escritos.

En algunas de sus sesiones el club ha tenido el privilegio de contar con la presencia de autores establecidos o de paso en Toulouse: el peruano Jorge Cuba Luque, el boliviano Guillermo Ruiz Plaza o el ecuatoriano Huilo Ruales. La distancia no ha sido un impedimento para que autores como Isaac Rosa, Juan Pardo Vidal, Federico Guzmán Rubio, Ricardo Sumalavia o Rodrigo Hasbún  se prestaran a conversar por videoconferencia con sus lectores tolosanos y a contestar a sus preguntas. Para este curso que empieza, volveremos a leer cuentos de Isaac Rosa, Antonio Ortuño, Fernando Aramburu, Guadalupe Nettel, Juan Carlos Onetti, y de otros autores que iremos revelando a lo largo de 2018.

Por último, cabe recordar que el micro-relato o el relato hiperbreve han tenido cabida en su selección de lecturas. Para comentar este tipo de formato, el club de lectura ha establecido una cita anual con la revista Cuentos para el Andén, especialista en la difusión de autores que practican la distancia corta.

Constancia de todas estas lecturas y tertulias se ha dejado en el blog del club de lectura al que esperamos le quede cuento para rato.

Bibliotecario del Instituto Cervantes de Toulouse.

Deja un comentario