Presentación del libro «120 años de la Asociación de la Prensa de Madrid en fotos (1895-2015)»

portadaAPMEl 31 de mayo, fecha del 121 aniversario de la fundación de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), se presentó el libro conmemorativo, obra de Bernardino M. Hernando —archivero-bibliotecario de la Junta Directiva durante las dos últimas décadas— y Juan Manuel Bernardo, su documentalista desde hace catorce años. El libro contiene dos centenares de fotografías del archivo de la Asociación. Algunos fueron asociados de la APM e incluso miembros de sus juntas directivas que tuvieron la generosidad de regalar sus obras y, dejar testimonio de una vida y actividades que no siempre aparecen en textos documentales. Recordamos algunos de esos nombres: Alfonso, Campúa, Santos Yubero, Torremocha, Pastor…

Sin embargo la idea original de este libro de fotografías que presentamos no fue la de rendir homenaje a los fotógrafos, sino dar testimonio de dos cosas: del apartado fotográfico de nuestro archivo y de los 120 años de historia de la APM, aunque no en exacta y minuciosa cronología.

En los archivos, la sección de fotografía ha sido tradicionalmente poco menos que desdeñada. Un ejemplo más de esta escasa valoración puede ser, entre otros tantos, nuestro Archivo APM: un montón de fotografías era, hasta hace poco, todo nuestro acervo.

Podemos tener en cuenta, no obstante, que además de una guerra de tres años (1936-1939) que arrasó con tantas cosas, propiedades y tesoros, la APM pasó por varias sedes (hoy vivimos en la sexta) y cada cambio de sede supone, por mucho cuidado que se tenga, olvidos y pérdidas. Hubo sin duda muchas fotografías de la APM que se perdieron, otras, quizá, nunca se hicieron y algunas pasarían a otros fondos inencontrables. Así se justifican muchos de los vacios que cualquier lector atento va a descubrir en este libro.

La parte más íntima y entrañable del archivo fotográfico de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) es la colección de fotografías personales que contienen los expedientes de los asociados. La mayoría no brilla por su estética ni por la aplicación experta de grandes fotógrafos: son fotos de carnet, pequeñas fotografías de pimpampum. La selección que ofrecemos se refiere a periodistas y sus familias de quienes aún se conserva memoria y fama para más fácil localización por parte del posible lector.

La Biblioteca del Banco de España digitaliza su fondo antiguo

Foto de la fachada del Banco de España

Sede del Banco de España. Madrid.

DIGIBÍS ya está digitalizando el fondo antiguo conservado en la Biblioteca del Banco de España. Esta institución está muy sensibilizada tanto con la preservación de sus importantes fondos como con la difusión de los mismos a todos los ciudadanos.

La magnitud y la importancia del proyecto, cuyo volumen de digitalización se situará en torno a un millón de páginas y que se realizará en cuatro años prorrogables a dos, son enormes si tenemos en cuenta la importancia de esta institución y de su fondo bibliográfico, integrado por más de 326.000 volúmenes, muchos de ellos de gran interés.

El valor de este fondo como fuente de información sobre economía, política y derecho, unido a menudo a su carácter único, a los requisitos de consulta y a lo exigente de su conservación física, han hecho que en el Banco de España hayan considerado necesaria su digitalización con la intención que ya hemos comentado: preservarlo de la manera más adecuada y difundirlo.

La digitalización enriquecida que lleva a cabo DIGIBÍS beneficiará de forma indudable ambos objetivos. Para la selección de las obras que se van a ir digitalizando el Banco de España tendrá en cuenta su valor material y bibliográfico, su contenido intelectual y su relación con la historia del Banco de España, la banca y la historia económica en general.

Visita a la Biblioteca del Museo del Ferrocarril 16 junio 2016

Una estación ubicada a dos pasos del Paseo del Arte,  modelo de la arquitectura del hierro,  inaugurada por Alfonso XII en 1880, la estación de las Delicias, da cobertura al Archivo Histórico Ferroviario (AHF) y a la Biblioteca Ferroviaria. Es la estación que el pasado 16 de junio recibió la visita de un grupo de profesionales de SEDIC.
sedic4

Entre raíles, locomotoras y coches de viajeros que durante más de 160 años recorrieron miles de kilómetros del mapa peninsular,  el Museo del Ferrocarril de Madrid, perteneciente a la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, reúne en uno de sus andenes el mayor conjunto documental del ferrocarril en España. Un legado que fue cedido por las antiguas empresas ferroviarias a Renfe y que desde el año 2010, cuando se unificó todo el patrimonio histórico ferroviario, está gestionado por el equipo de profesionales, archiveros y bibliotecarios del Museo.

 

En la visita pudimos conocer algunos detalles sobre los fondos y colecciones que se conservan en la biblioteca, aproximadamente 40.000 libros, 3.000 títulos de revistas, 3000 ephemera, 900 carteles, 400 mapas y 450 audiovisuales, con una muestra de algunas de curiosidades. Las cifras del AHF también son impresionantes, incluyendo una fototeca de más de 200.000 imágenes. La visita ofreció la posibilidad de conocer la organización y las actividades que se llevan a cabo en las dos áreas documentales del Museo, ver algunas de las piezas más significativas y conocer sus instalaciones y, sobre todo, intercambiar experiencias y anécdotas entre todos los asistentes.
Railway Timetable00420151024_163544IIID 0606_001

 

 

 

 

 

 

 

Desde su creación la biblioteca y el archivo han pasado de ser un centro documental de empresa a formar parte de un espacio público, un Museo que conserva no sólo el patrimonio ferroviario, sino también una biblioteca técnica especializada. Este espacio físico tiene su espejo en la red, en el portal www.docutren.com.

La visita se completó con un paseo por los viejos andenes, pudimos subir y bajar de trenes de otras épocas y hacer un pequeño viaje por el ferrocarril y su historia, ligeros de equipaje, pero muy bien acompañados.

museo_ferrocarril-800x445

Cyclo-Biblio 2016: pedaleando por las bibliotecas

Pedalear por las bibliotecas desde Toulouse a Burdeos ha sido el objetivo de la tercera  edición de Cyclo-biblio, la sección francesa de Cycling for libraries, una iniciativa nacida en Finlandia en 2011 que defiende las bibliotecas, su función social y sus valores; y que está liderada y presidida, en su sección francófona, por la bibliotecaria franco-suiza Lara Jovignot.

Cyclo-biblo 2016 ha sido el original y comprometido Tour de France de 50 bibliotecarios que han recorrido del 1 al 7 de junio 400 kilómetros para dar visibilidad en la calle al papel social de las bibliotecas. En cada uno de sus altos en el camino, en la carretera o en la ciudad, Cyclo-biblio ha puesto en valor  una función social de las bibliotecas desplegando su banderola y las siete respuestas a la pregunta «¿Para qué sirve una biblioteca? »:logo-cb

      • Para despertar los sentidos y la imaginación
      • Para asegurar la libertad de expresión
      • Para preguntar y tener acceso a la información
      • Para estimular el espíritu crítico de cada uno
      • Para integrar socialmente
      • Para contribuir a una sociedad plural
      • Para descubrir lo inesperado.

cyclo-biblio_en_Toulouse

La idea central de este «Congreso bibliotecario en bicicleta» es que los participantes hagan suyos los objetivos del movimiento y creen acciones similares en su países de origen, en sus regiones o en su ciudad durante una o varias jornadas. De hecho, Cycling for libraries puede dar su apoyo a otras tantas ediciones locales, realizadas en diversos países. Tanto Cycling for libraries (C4L) como la asociación Cyclo-biblio, organizadora de este evento ciclo-bibliotecario en Francia, reciben el apoyo institucional de la International Association for Library Advocacy (IALA).

Con todo, Cyclio-bibio o Bici-biblio, como podríamos denominarlo en español, no es solamente una manera de hacer deporte, viajar y poner de relieve el papel de las bibliotecas en la sociedad, saliendo al encuentro de profesionales, concejales, periodistas, usuarios y no usuarios. También es un foro de intercambio de experiencias, de puesta en común de problemáticas y de búsqueda de soluciones.

Siete jornadas, múltiples visitas a bibliotecas de todo tipo, horas y horas de bicicleta en los senderos ciclistas del Canal des deux mers, que une Toulouse con Burdeos, dan para charlar, intercambiar puntos de vista, conocer otras prácticas, aprender de colegas de otras regiones y otros países. Al calor de esa dinámica deportista, fraternal y lúdica de Cyclo-biblio, son muchos los temas que se han planteado: ¿Cómo asumir el fracaso de iniciativas en las bibliotecas? ¿Cómo llevar la comunicación institucional de las bibliotecas? ¿Cómo mejorar su imagen social y la de los profesionales? ¿Cómo seducir a nuevos usuarios? ¿Cómo adaptar los servicios de la biblioteca a las nuevas prácticas digitales? ¿Cómo convertir la biblioteca en participativa? ¿Cómo hacer de ella un tercer espacio de oferta socio-cultural?…cyclo-biblio_grupo2

Carmen de Miguel, directora de la Biblioteca Reina Sofía de la Universidad de Valladolid.

Carmen de Miguel

Este año han sido seis los países de origen de los bici-bibliotecarios: por supuesto Francia, de donde vienen la mayor parte de los participantes, pero también Suiza, Bélgica, Reino Unido, Alemania y España, representada en solitario pero muy activamente por Carmen de Miguel, Directora  de la Biblioteca Reina Sofía de la Universidad de Valladolid.

El que escribe este post pudo acompañar al pelotón de bibliotecarios durante dos mañanas por la ciudad de Toulouse y constató el poder de atracción que tiene este tipo de manifestaciones en el ciudadano de a pie: Los cincuenta bibliotecarios toman la calle o la carretera con sus chalecos fluorescentes, pedalean, no contaminan y se mezclan entre peatones y automovilistas para difundir el mensaje de que hay una biblioteca para cada cual: infantil, escolar, de barrio, universitaria, especializada…Porque, como dicen las bibliotecarias y bibliotecarios ciclistas de cyclo-biblio «Una biblioteca es mucho más que una historia de libros».

Para estar conectado con Cyclo-biblio:

cyclo-biblio_grupo

50 bibliotecarios de seis países europeos participan del 1 de junio al 7 de junio en Cyclo-Biblio.

cyclo-biblio_lemas

Recordando a Don Manuel Carrión

Manuel Carrión Gutiez, nacido en Carrión de los Condes, Palencia, el 17 de junio de 1930, falleció el pasado viernes 3 de junio. Fue uno de los padres de la biblioteconomia en España, enseñando difundiendo la técnica de las bibliotecas y la documentación, entre otros aspectos de su vida.

Esta nota pretende ser un reconocimiento a su labor como maestro y experto en biblioteconomía y documentación que se enriquecerá con la aportación de todos vosotros. Manuel Carrión entra en contacto con el mundo de las bibliotecas en 1964 al empezar a trabajar como Auxiliar de Archivos, Bibliotecas y Museos, en la Biblioteca Pública y archivos de la Delegación de Hacienda e Histórico Provincial de Palencia. En 1966 ingresa en el Cuerpo Facultativo de Archiveros y Bibliotecarios, y llega a ser Subdirector de la Biblioteca Nacional en 1969.

Más tarde, en 1987, será Director de la Hemeroteca Nacional. En 1992 es nombrado Director Técnico de la Biblioteca Nacional, puesto que ejerció hasta su jubilación. También fue Presidente de la Asociación de Archiveros, Bibliotecarios, Arqueólogos, Museólogos y Documentalistas (ANABAD).

Fue autor de numerosos artículos y libros relacionadas con la biblioteconomía y documentación, el más conocido su “Manual de bibliotecas” cuya primera edición, realizada por la fundación Germán Sánchez Ruipérez, data de octubre de 1987.

CARRION. LA BIBLIOTECA NACIONALOtras publicaciones relacionados con el ámbito de las bibliotecas:

  • La biblioteca Nacional. Recoge tres siglos de antigüedad de la Biblioteca Nacional de España, 2000, ISBN 84-88699-45-X
  • El Archivo de la palabra. Subcolección de actos culturales de la Biblioteca Nacional : subcolección que surge bajo la dirección de la Biblioteca Nacional de Hipólito Escolar y Manuel Carrión, se recogen estos archivos sonoros para guardar y preservar la memoria oral de la Biblioteca Nacional a través de los actos culturales realizados en la misma desde 1973.

carriom

  • Autor de numerosas publicaciones sobre biblioteca, temas palentinos y poesía que podéis consultar en la base de datos de Dialnet, sus 37 Artículos de revistas , 15 Colaboraciones en obras colectivas y 12 Libros

Nos gustaría que tras la lectura de este post nos dejéis un comentario sobre lo que significó para vosotros la figura de D. Manuel Carrión, como docente o compañero de trabajo, o sobre su famoso Manual de bibliotecas.

CEDOMAR: Red de bibliotecas y centros de documentación de temática marina

El pasado mes de abril desde la Biblioteca del Centro Oceanográfico de Vigo, perteneciente al Instituto Español de Oceanografía, se puso en marcha la lista de distribución CEDOMAR, bajo el soporte de RedIris. El objetivo es fomentar la cooperación entre bibliotecas y centros de documentación de temática marina, creando sinergias que permitan mejorar los servicios a nuestros usuarios y a nuestras instituciones.

Las bibliotecas especializadas tienen una serie de problemas específicos, dado que:

  • dentro de los sistemas bibliotecarios, tanto a nivel estatal como autonómico, no reciben la suficiente atención
  • tenemos temáticas diferentes que dificultan encontrar nexos
  • solemos estar integrados en instituciones no bibliotecarias
  • en numerosas ocasiones se trabaja en solitario

Por esto, sentimos la necesidad de buscar un punto de encuentro con otros profesionales y pensamos que esta lista de distribución podría ser un buen lugar en el que:

    Imagen redes

  • encontrar sinergias
  • conocer centros similares
  • compartir información
  • compartir experiencias
  • buscar soluciones a problemas comunes

Después de barajar varias opciones, en marzo de 2016 se dio de alta la lista en RedIris. El siguiente paso fue buscar posibles interesados en participar. Esto se hizo mediante dos vías: por una parte, a través de correo electrónico invitamos a suscribirse a personas e instituciones que podían estar interesadas; por otra, a finales de abril enviamos un mensaje a IWETEL presentando CEDOMAR. El resultado fue satisfactorio, tanto en número de suscriptores (contamos con 25 suscriptores de distintos centros de España y Latinoamérica) como de mensajes.

Entre nuestras expectativas, y mirándonos en el espejo de RECIDA, estarían la de incrementar el número de suscriptores, así como mantener un foro activo de debate y reflexión, que quizá nos lleve a desarrollar proyectos en colaboración.

Para suscribirse hay que escribir a biblioteca@vi.ieo.es  indicando nombre y dirección de correo electrónico en la que se desean recibir los mensajes.