Visita al Archivo General de la Administración

El pasado día 17 de mayo un grupo de socios de SEDIC tuvimos la oportunidad de visitar el Archivo General de la Administración, un colosal archivo que ejerce de archivo intermedio en la administración del Estado.

De la mano de Juan José Villar primero y de Elena Cortes en la segunda parte de la visita se pudo conocer de primera mano el funcionamiento, el alcance y los retos a los que debe enfrentarse un archivo de magnitudes colosales, el tercer archivo del mundo en lo que a volumen se refiere, superado solo por los archivos Federales de Washington y la Cité des Archives de Fontenebleau.

El AGA, como principal archivo intermedio de la administración, alberga principalmente fondos del siglo XX, aunque también cuenta con un importante fondo del siglo XIX, y va recibiendo de forma periódica documentación derivada de la actividad de todos los organismos de la Administración cuando van dejando de ser necesarios para la gestión habitual de las oficinas productoras. El edificio, una imponente construcción de 9 plantas de más de 42.000 metros cuadrados se distribuye en dos alas principales en donde se encuentran los depósitos, con kilómetros de documentos en estanterías curiosamente no compactas, lo que hace perder capacidad.
AGA archivo
A finales de los años 60 fue levantado este edificio en un proyecto innovador en el que colaboraron arquitectos y archiveros para hacer del edificio un lugar óptimo para albergar dicho archivo. Aunque los primeros documentos llegaron en 1972, las obras no acabaron hasta 1973.

A partir de 1975 tuvo lugar una serie de trasferencias masivas de documentación, principalmente derivadas del cambio político traducido en la extinción de numerosos organismos (Secretaría General del Movimiento, Organización Sindical, el Ministerio de Información y Turismo, etc.).

En la actualidad, la falta de espacio comienza a ser un problema para este archivo. Aunque las instalaciones cuentan con los medios más avanzados de control (hay que señalar que es de los primeros edificios que ya desde su planificación estaba pensado para albergar un archivo, mientras que muchos otros archivos ocupan espacios «reutilizados» para tal fin, aunque no sean espacios óptimos para ello), existe un problema de capacidad por la cantidad de documentación que atesora.
AGA gente
A lo largo de la primera parte de la visita pudimos caminar por algunos depósitos de documentación y visitar la sala de consulta, desde la que se puede acceder a los diversos instrumentos de descripción (algunos de ellos solo disponibles en formato papel) o hacer las peticiones de documentos que interesen al investigador.

En la segunda parte de la visita se pudo conocer de primera mano el funcionamiento de la plataforma recientemente presentada en el Auditorio de la Secretaría de Estado de Cultura: PARES 2.0, una plataforma mucho más potente que su antecesora y que recoge información sobre la documentación de los 11 archivos estatales.

Por último, solo nos queda agradecer al AGA habernos facilitado una visita tan agradable como interesante, y a nuestros socios el interés mostrado por esta visita.

¡Hagan juego! Usos alternativos del espacio bibliotecario

El pasado miércoles 11 de mayo se celebraron en el Goethe-Institut Madrid las VII Jornadas de Experiencias Internacionales Bibliotecarias con el título ¡Hagan juego! donde se expusieron experiencias de usos alternativos del espacio bibliotecario con énfasis en la experiencia lúdica y donde se mostraron las posibilidades creativas e innovadoras de la biblioteca en la sociedad actual.

haganjuegogoethe

La inauguración de la Jornada, en la que ha colaborado SEDIC, corrió a cargo de la Directora del Goethe-Institut Madrid, Margareta Hauschild, y de Isabel Moyano, Subdirectora General del Libro de la Comunidad de Madrid.

En la presentación de las Jornadas, Mª Jesús Martínez, responsable de la Unidad de Coordinación y Extensión Bibliotecaria de la Subdirección General del Libro de la Comunidad de Madrid, reflejó el carácter participativo y práctico de las Jornadas y la importancia de que las bibliotecas se adapten a los cambios producidos por la revolución de la era digital con nuevas colecciones y servicios. Los espacios también han cambiado, la colección se ha hecho ubicua y en las bibliotecas se hacen eco del movimiento Maker como un medio para promocionar el aprendizaje; en este contexto el juego puede ser un instrumento poderoso para enganchar desde las bibliotecas. Éstas quieren usuarios de calidad, usuarios que se comprometan con la institución y que se enganchen para aumentar el hábito lector y seguir creando ciudadanos más libres y críticos con su sociedad. Esta tendencia para motivar es la gamificación, una oportunidad para cambiar de forma duradera los comportamientos. En definitiva y como dijo Isidro Rodrigo en la VII Jornada Profesional de la RBIC :«Gamificación: el arte de aplicar el juego en la biblioteca»

“Las bibliotecas y la figura del bibliotecario tienen un excelente potencial para convertirse en tableros de juego donde vivir experiencias memorables.”

haganjuegorecortada

“La magia de las palabras y los juegos” fue la primera ponencia donde se puso de manifiesto por parte de Marina Navarro, coordinadora de las Actividades de las Bibliotecas de la Comunidad de Madrid, el potencial del juego para la promoción de la lectura y dinamizar las bibliotecas. Con ella imaginamos palabras que se contraían, pintamos al aire libre, contamos cuentos, susurramos versos y recorrimos las distintas formas de utilizar el espacio bibliotecario a lo largo de la historia como una forma de que los niños y adultos hicieran suya la biblioteca y participaran de forma libre y activa con experiencias individuales y colectivas. En la actualidad el uso de la biblioteca se comparte con el distrito, forma parte de las iniciativas sociales y culturales del barrio y de la sociedad en la que está inserta la biblioteca como por ejemplo la instalación artística Biblioteca de cuerdas y nudos en la biblioteca de Usera, o la aplicación para móviles Stroywalker que cuenta historias cotidianas, donde los vecinos participan en el proceso creativo. Otras formas de usar el espacio bibliotecario que mencionó fueron el taller de programación de libros interactivos e impresión 3D (con TinkeCAD).

Por su parte, María Luisa Azcárraga, Directora de la BPE Manuel Alvar de la Comunidad de Madrid, resaltó el juego como la mejor forma de atraer a los usuarios, por eso en la biblioteca desarrollan el taller Tableteando: Chromville, que transforma en animaciones 3D los dibujos que los niños realizan en papel, usando la Realidad Aumentada. La que más han usado en tablets es BookCreator para enseñar como es la estructura de un cuento, como se busca información, sobre los derechos de autor,… Pero no se conforman y saben que tienen que ir más allá, por eso han creado un grupo de trabajo donde participan bibliotecarios para evaluar aplicaciones con el fin de dirigir la aplicación del juego a jóvenes y adultos. También hay juegos en la biblioteca, y libros que hablan de juegos, y quieren jugar en la biblioteca como una forma de atraer a los adolescentes, con la PlayStation 3, una actividad para enganchar con el juego y luego llevarles al terreno de la biblioteca, aprovechar para enseñarles que también hay cómics y libros de deporte entre otros; donde se encuentran el problema es en la continuidad.

biblioremixLa ponencia “Biblioremix”, por Diane Demangeat, bibliotecaria de Paris y miembro del equipo de Biblioremix ofreció un modelo de repensar la biblioteca, un medio eficaz para motivar a los equipos e implicar a los usuarios en la definición de su biblioteca. El concepto Biblio Remix es un juego dentro del contexto de las bibliotecas, un dispositivo de experimentación, invención y creación participativas en torno a los servicios en biblioteca. Un modelo de reflexión colectiva donde los profesionales pueden encontrarse con los usuarios, les sirve para liberarse de los servicios cotidianos y desarrollar vínculos.

La inciciativa Biblio Remix tiene por objeto compartir conceptos, ideas, proyectos, como bienes comunes accesibles y reutilizables para todos, y por ello los textos y fotos de las informes están compartidos con la licencia CC-BY-SA. Hay que soñar con la biblioteca del futuro, cuales serán los servicios que las bibliotecas podrían proponer  y configurar la biblioteca como un lugar donde se generen vínculos sociales. Por la tarde en el Taller “Mini Biblioremix sobre el tema del juego en biblioteca” se pusieron en práctica las fases del modelo con muchos post-it, brainstorming, definición y presentación de proyectos elegidos en grupo.

La segunda parte de las Jornadas estuvo presentada y moderada por Maria Jesús del Olmo, a cargo de Comunicación Digital y American Spaces de la Embajada de EEUU en Madrid y nos recordó que los adultos debemos seguir jugando en la vida porque es una forma de seguir aprendiendo.

En esa línea, Konstantin Mitgutsch, consultor en diseño de juegos en Viena, desarrolló su ponencia “Aprender jugando: oportunidades y riesgos” donde resaltó lo valioso de trabajar con juegos en el ámbito de la formación y de las bibliotecas; los juegos pueden ser una gran herramienta para las bibliotecas que quieren estar en el s.XXI, y tienen que crear de forma proactiva un espacio significativo y lúdico que tenga una ventaja diferencial para los usuarios que es el compromiso social, enriquecimiento educativo y el discurso entre los jugadores, los diseñadores y los no jugadores.

Nos enumeró los tipos de juegos educativos:

  • Learning games, donde el aprendizaje es el punto central y el juego colateral
  • Serious games, donde el fin es pedagógico y el diseño didáctico
  • Expressive & persuasive games, donde el diseñador es el que desarrolla el juego
  • Serious play, donde se pone énfasis en el entretenimiento y la formación tiene un papel secundario
  • Gamificación, donde se usan elementos de los juegos

Aunque está claro el potencial del juego, las bibliotecas no deberían preguntarse que pueden hacer los juegos por ellas para activar las visitas sino preguntarse que pueden hacer ellas por los usuarios para hacerlos participar de forma significativa, trabajando con la gente y escuchándoles, eso si, nadie dijo que fuera fácil.

 

Para finalizar las Jornadas Jean Y. Choi, expuso “Estados Unidos también juega: actividades lúdicas para el aprendizaje, el caso del American Space Madrid” del que fue Directora, definiendo la biblioteca como un tercer lugar, un espacio de encuentro de la comunidad, la biblioteca como un espacio complementario dedicado a la vida social de la comunidad con zonas donde la gente pueda encontrarse, reunirse e interrelacionarse de manera informal. Hizo hincapié en los Makerspace con el ejemplo del campamento ‪#‎GirlsTech 2015 como zonas de aprendizaje colaborativo para la experimentación tecnológica. En la jornada de tarde impartió un taller para saber “Cómo definir, estructurar, organizar y testear actividades de animación lectora para los más pequeños. El caso del Reading Roadmap”.

¡Hagan juego!

¿Por qué no participar?

Con esta pregunta quería invitaros a reflexionar sobre los beneficios que aporta participar en una asociación como SEDIC, entrar a formar parte de un trabajo en grupo que recientemente hemos promovido o acudir a algunos de los eventos que se organizan como ActualizaTe, los desayunos profesionales, las Jornadas de Gestión de la Información, escribir una entrada para nuestro blog, enviarnos algún artículo para el boletín CLIP o pasarlo estupendamente en las visitas a otras bibliotecas, museos y archivos.

XIII Seminario de Centros de Documentación Ambiental y Espacios Naturales Protegidos. CENEAM, Valsaín (Segovia), 9 - 11 de abril de 2014.

XIII Seminario de Centros de Documentación Ambiental y Espacios Naturales Protegidos. CENEAM, Valsaín (Segovia), 9 – 11 de abril de 2014.

La principal ventaja que yo encuentro cuando colaboro en algo es el contacto con otras personas que te pueden aportar un conocimiento más cercano al proyecto o asunto en el que estás interesado, mayor riqueza en la generación de soluciones o salidas en el reto planteado, se dispone de mayores recursos humanos y materiales que serían impensables caminando solos, creación de una red de contactos que da respuesta, en muchos casos inmediata, a tus preocupaciones profesionales; en definitiva, resulta ser la llave para encontrar la salida a tus necesidades.

La idea de este texto me ha surgido con la organización un año más del Seminario de Centros de Documentación Ambiental y Espacios Naturales Protegidos. Ya son 15 años desde nuestro primer encuentro en el 2002 y la andadura ha sido tan enriquecedora que ninguno de sus participantes dudará si ha merecido la pena asociarse a este grupo o colaborar en algunos de sus proyectos conjuntos. De hecho, a raíz de estos encuentros, en 2004 creamos una red profesional, RECIDA (Red de Centros de Información Ambiental), que abarca todo el territorio español, cuyos miembros se comunican a través de una lista de distribución de RedIris. Sus asistentes se han podido formar en temas que ellos mismos han seleccionado, relacionados con la gestión de la documentación, nuevas tecnologías, fuentes de información ambiental, diseño de servicios, marketing, etc. En resumen, una vez que participas, ya no puedes dejar de venir y compartir experiencias, ideas, conocer nueva gente.

Además, en esta red tienen cabida centros que proceden de la administración, fundaciones, organizaciones no gubernamentales… Lo importante de esta red es el aprovechamiento conjunto de la inteligencia colectiva, se colabora y comparte en la medida de tus recursos y siempre es bienvenida cualquier aportación por pequeña que parezca.

En conclusión, no dejes pasar la oportunidad de trabajar en equipo en ese tema que siempre te interesó, pero nunca te atreviste a llevarlo a cabo por pensar que era demasiado para el tiempo con el que contabas o por los conocimientos que tenías, o plantear a SEDIC algún tema que te preocupa, o ir a algún seminario o desayuno que organizamos, porque seguro que te vas a encontrar con algún profesional que te va a aportar experiencias y contactos que te ayudarán a resolver tu día a día.

Tu próxima cita, la Asamblea General de SEDIC, viernes día 6, a las 17:30 h., a la que acudirán profesionales de distintos sectores con los que podrás relacionarte de una manera distendida.

¡Te esperamos!

Kobli, Sistema Integrado de Gestión Bibliotecaria

kobliLa automatización en la gestión de las bibliotecas1)García Melero, Luis Ángel; García Camarero, Ernesto. Automatización de bibliotecas. Madrid: Arco / Libros, 1999. 285 p. (Instrumenta bibliologica). ISBN 84-7635-351-0. está causada por varios factores, principalmente: una mayor demanda de servicios por parte de los usuarios; el aumento en el volumen de información a gestionar y la dificultad que implica su gestión manual; y la necesidad de optimizar los procesos y recursos con el fin de mejorar la eficiencia en la gestión, contando con información actualizada sobre el desempeño de los mismos. Para atender estas necesidades ha sido necesaria, por un lado, una normalización internacional de la información, a través de estándares de descripción como ISBD, formatos de intercambio como MARC, estándares de comunicación como Z39.50 o la definición de identificadores de documentos como ISBN, ISSN o DOI. Por otro lado, a través del uso de Tecnologías de la Información, se ha producido una automatización progresiva de las tareas implicadas en la gestión bibliotecaria.

El proceso de automatización ha pasado por varias fases hasta llegar a los actuales Sistemas Integrados de Gestión Bibliotecaria (SIGB), haciendo que las bibliotecas hayan evolucionado a bibliotecas electrónicas y, actualmente, bibliotecas digitales. Este tipo de sistemas integran, en una única plataforma, distintas aplicaciones diseñadas para soportar las funciones que conforman la gestión bibliotecaria. Arquitectónicamente, las aplicaciones son desarrolladas como módulos que se integran en la plataforma, interrelacionándose y compartiendo un modelo de datos común, mejorándose así su extensibilidad, adaptabilidad y eficiencia.

Entre las funciones soportadas por los SIGB actuales encontramos: la gestión de socios, la selección y adquisición de ejemplares, catalogación, el control de autoridades, recuperación de información (OPAC), gestión de la circulación de ejemplares, gestión de publicaciones periódicas y generación de informes y estadísticas, entre otras.

Kobli

Kobli en un Sistema Integrado de Gestión Bibliotecaria de fuentes abiertas adaptado por el grupo de trabajo de las Bibliotecas de la Administración General del Estado a partir de Koha, uno de los principales SIGB basados en Software Libre en cuanto a capacidad e implantación.

Entre sus principales características destacan:

  • Es un sistema informático diseñado para ser instalado en un servidor de la organización, con el fin de dar servicio a usuarios internos y externos a la misma.
  • Está compuesto por módulos específicos integrados, compartiendo un núcleo común (repositorio, sistema de análisis e indización, etc.) e interrelacionados entre sí.
  • A través de la funcionalidad específica de cada uno de los módulos que incluye, soporta los procesos y servicios necesarios para la gestión bibliotecaria, entre otros: OPAC, Circulación, Catalogación, Publicaciones periódicas, Adquisiciones, Informes, Socios, etc.
  • Está licenciado mediante una licencia libre, concretamente GNU GPL, y se apoya en el uso de estándares y herramientas de fuentes abiertas. La característica de fuentes abiertas o código abierto está relacionada con la posibilidad de consultar, modificar y adaptar el código del sistema. Gracias a esta característica, la plataforma es altamente extensible, personalizable y mantenible, por técnicos y administradores de sistemas.
Vicente Palacios impartirá, de 28 de abril a 20 de mayo de 2016, el curso Gestión integral de bibliotecas con Kobli en el campus virtual de SEDIC.

Notas:   [ + ]

1. García Melero, Luis Ángel; García Camarero, Ernesto. Automatización de bibliotecas. Madrid: Arco / Libros, 1999. 285 p. (Instrumenta bibliologica). ISBN 84-7635-351-0.

Exposición Tesoros de la Biblioteca Islámica

Se ha inaugurado recientemente la exposición Tesoros de la Biblioteca Islámica, organizada por la Biblioteca Islámica Félix María Pareja, perteneciente a la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). Es una pequeña muestra de un fondo de más de 100.000 documentos, muchos de ellos de gran valor patrimonial, que convierte a esta biblioteca en un referente del mundo árabe a nivel mundial.

donaciones

En primer lugar, en la exposición se hace referencia al Premio UNESCO-SHARJAH 2015, con el que fue galardonada la Biblioteca Islámica por su labor en favor del conocimiento y la difusión de la cultura árabe, así como las obras de otros premiados como es el escritor y ensayista palestino Elías Sanbar, cuya obra también fue reconocida con este premio en el año 2015.

A través de la exposición el visitante tendrá la oportunidad de apreciar una pequeña muestra de la riqueza de sus fondos a través de la selección de libros sobre la lengua árabe en sus manifestaciones religiosas y la ciencia y civilización árabe. Y podrá realizar un recorrido por el legado histórico de la cultura árabe en la época Andalusí, con libros sobre ciencia y civilización andalusí e historia y sociedad en Al-Ándalus.

Además de libros, se pueden encontrar documentos sobre cultura árabe en otros soportes como son las microfichas, microfilmes, películas en DVD, música, así como una importante colección de publicaciones periódicas, con revistas como Al-Hilal o Al-Machriq.

manuscritos

La muestra se completa con una selección de manuscritos encuadernados en piel y que se pueden encontrar digitalizados en el catálogo de la Biblioteca Digital de la AECID. En la parte central de la exposición se encuentran, por un lado algunos de los tesoros de la biblioteca con obras pertenecientes al fondo antiguo de los siglos XVI al XIX, y por otra parte, algunas obras donadas por diferentes personalidades y destacados arabistas.

La exposición fue inaugurada por la directora de Relaciones Culturales y Científicas, Itziar Taboada y la jefa del servicio de la Biblioteca Islámica, Luisa Mora. Uno de los usuarios y donante de fondos más ilustre, el escritor e investigador iraquí, Abdul Hadi Sadun, tuvo la oportunidad de intervenir para agradecer el trabajo que lleva acabo el equipo de profesionales de la biblioteca, y alegó a que todos participásemos con nuestro apoyo, contribuyendo en la labor de la biblioteca para la conservación y difusión de la cultura árabe e islámica.

Apuntes sobre la situación de los bibliobuses en España, 2016.

Hoy en España aún no hemos conseguido la total universalización de los servicios bibliotecarios, es una tarea pendiente en la que el bibliobús tiene un creciente protagonismo por constituir el mejor instrumento bibliotecario en cuanto a su relación calidad-precio.

En la última década la evolución de los bibliobuses españoles ha estado marcada fundamentalmente por los siguientes factores: la desigualdad territorial entre ellos, su integración real en los sistemas bibliotecarios, el aumento de su visibilidad y de su profesionalidad, y la crisis económica.

La desigualdad interregional, como en las restantes partes de los sistemas bibliotecarios, es el resultado directo de la organización territorial del Estado en comunidades autónomas, cada una bajo su propia ley de bibliotecas.

La materialización práctica de ello ha supuesto que para un mismo trabajo haya diferencias apreciables entre comunidades autónomas e incluso entre provincias de una misma región, en aspectos básicos como los objetivos, la organización, los métodos, los presupuestos, los equipamientos, las categorías profesionales, las retribuciones… hasta la propia denominación de los puestos laborales.

En la actualidad contamos con 80 bibliobuses en España, el 38% de los cuales se encuentran en Castilla y León, el 16 % en Madrid, el 13% en Cataluña, el 11% en Castilla-La Mancha y el 9% en Murcia; el resto se reparten entre la Comunidad de Valencia, Andalucía, Asturias, Aragón y  Canarias.Porcentajes bilbiobuses 2016

La provincia española con mayor número de bibliobuses es Madrid con trece, seguida de Barcelona con nueve.

El 53% de los bibliobuses españoles están gestionados por las diputaciones provinciales, el 31% por las autonomías y el 8% restante por ayuntamientos.

Sin embargo sigue habiendo regiones sin servicios bibliotecarios móviles, aunque su singular estructura de doblamiento disperso las haga especialmente aptas para su desarrollo, como es el caso de Galicia, Cantabria, País Vasco, La Rioja o Navarra.

La población atendida por bibliobuses, según los datos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte sobre bibliotecas públicas españolas en 2014, está formada por 11.284.843 personas, es decir, el 25% de la población total que recibe servicios bibliotecarios.

Por el contrario, 1.504.516 personas carecen de cualquier tipo de prestación biblioteca en España, constituyen el 3% de la población total, sin que por eso hayan de quedar excluidos de recibir el mismo trato que los demás ni sufrir ningún tipo de discriminación en cuanto a la igualdad de oportunidades.

Si tenemos en cuenta la ratio de 15.000 personas por bibliobús que defiende el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en la publicación “El servicio de bibliobús. Pautas básicas para su funcionamiento” del año 2002, sólo para atender a esta población necesitaríamos cien bibliobuses por encima de los que ya tenemos hoy.

Otra de las  constantes de la última década ha sido la consolidación del proceso de integración real de los bibliobuses en los sistemas bibliotecarios a los que pertenecen por territorialidad y por dependencia administrativa. Este aspecto que hoy nos parece normal no siempre lo fue tanto, y en él ha desempeñado una especial relevancia la extensión de la informatización también a los servicios móviles, incluyéndolos en los catálogos colectivos de sus sistemas y haciéndoles partícipes del carné único.

Con ello, los bibliobuses también han ganado en visibilidad, al estar presentes en los espacios virtuales de sus propios sistemas, tanto informativos como participativos.

Buen ejemplo de ello son los Bibliobuses de la Diputación de Barcelona, integrados en su “Biblioteca Virtual”, incluso algunos de ellos con blog propio y perfil en Facebook, o los de Castilla-La Mancha. El propio Ministerio de Educación, Cultura y Deporte mantiene desde 2010 un apartado estadístico dedicado exclusivamente a los bibliobuses.

biblibouses expuestos

Pero si de visibilidad hablamos hay que citar la concesión del Premio Nacional al Fomento de la Lectura, 2013, a todos los bibliobuses españoles; y la instauración del 28 de enero como el Día del Bibliobús en España.

Ambos sucesos, de una manera o de otra, han contado con la intervención de la Asociación de Profesionales de Bibliotecas Móviles que con sus congresos bienales y sus Premios ACLEBIM de Bibliotecas Móviles, ha facilitado la cohesión de la comunidad profesional, de la “gran familia de los bibliobuses”, para compartir conocimientos, experiencias y emociones.

ACLEBIM también ha proporcionado a la comunidad de los bibliobuses la traducción de las Pautas IFLA de Bibliotecas Móviles, ha potenciado la creación de literatura científica sobre bibliobuses y ha estrechado lazos con nuestros colegas portugueses y latinoamericanos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

De forma paralela, la aplicación de las nuevas tecnologías ha reducido considerablemente los obstáculos que suponían las limitaciones espaciales y temporales de los bibliobuses, aumentando la gama y calidad de sus servicios

No obstante, los bibliobuses españoles también se han visto influidos por la gran bestia negra de la crisis, o mejor dicho, de las políticas de quienes la han aprovechado para desmantelar un pilar básico de la justicia social y cultural como son las bibliotecas.

Medidas de ajuste basadas en prioridades equivocadas para el interés general han supuesto la desaparición de algunos bibliobuses como el Bibliobús de Cádiz o el de la Obra Social de Caja Madrid [1]. También han existido casos de bibliobuses parados por falta de conductor o bibliotecario, que al final han terminado por reponerse como le ocurrió a uno de los bibliobuses de Cuenca, al Bibliobús de Molina de Aragón (Guadalajara) o a dos de los Bibliobuses provinciales de Salamanca.

En el momento de escribir este post están “momentáneamente” sin servicio los bibliobuses municipales de Gandia y Salamanca, y siguen si reponerse un bibliotecario y un conductor en los Bibliobuses de Zamora.

Por contra, los intentos respectivos que en su día se produjeron por paralizar los bibliobuses municipales de Zaragoza y de Badajoz provocaron la reacción de unos usuarios incondicionales cuyas protestas consiguieron su restablecimiento.

[1]

Esta parte del post ha sido actualizada gracias a las informaciones suministradas desde la Unidad de Coordinación Bibliotecaria, de la Biblioteca Regional de Murcia, por Charo Martínez, que tan gentilmente nos ha corregido los datos erróneos que en un principio habíamos aportado sobre la desaparición de dos bibliobuses en Murcia, como se puede seguir en los comentarios de este post.

Más información: