Más allá de la inteligencia cognitiva

Beatriz acaba de terminar su carrera como documentalista y se encuentra entusiasmada con su primer trabajo. Sin embargo, se da cuenta de que Paco, el auxiliar, apenas tiene ganas de hacer nada. Le dice que está muy cansado y sólo piensa en la fecha de su jubilación, tachando en un calendario los meses que le quedan y sobrecargándola a ella de trabajo. Paco se entretiene mucho con el ordenador, navega, se baja archivos de Internet, pero no trabaja. Cuando vienen los usuarios da la sensación de que allí hay poca actividad.

Post Inteligencia Emcional-2Beatriz no sabe qué hacer, es muy joven, le falta experiencia en el trato con las personas, y sobre todo, en el ámbito laboral. No sabe cómo tratar a Paco, que por edad, puede ser su padre. Cuando Beatriz le encarga algo, o no lo hace, o lo hace mal. Si le cuestiona su trabajo, o mejor, su falta de trabajo e interés, le dice que manda mucho, que está cansado y que como siga así se dará de baja. Y lo hace. Se da de baja, el trabajo se acumula y es Beatriz quien debe hacerlo.

Y Paco, ¿qué piensa? Paco ha pedido el traslado a este centro porque está muy cansado. Ha trabajado mucho a lo largo de su vida compaginando este trabajo con otros muchos para poder mantener a su mujer en paro y a sus dos hijos que siempre han tenido graves problemas de salud. Le queda poco para la jubilación, está agotado y ya no tiene que demostrar nada a nadie. ¿Por qué se va a preocupar de los pedigüeños que sólo hacen que pedir y pedir búsquedas y fotocopias? Que las haga la documentalista joven, que para eso le pagan… Ya no puede más.

¿Qué pueden hacer Beatriz y Paco para tratar de solucionar esta situación?

Esta y otras situaciones planteará Miguel Ángel Carretero Díaz, autor de este texto, en el curso Inteligencia emocional para profesionales de la información. Este curso se impartirá en modalidad online del 25 de febrero al 11 de marzo de 2016.

Ser proactivo es la clave en la búsqueda de empleo: sembrar para recoger

Es una realidad que buscar trabajo requiere una cantidad ingente de tiempo y energía. Para abordar esta tarea debemos poner sobre la mesa toda una artillería pesada de competencias que vamos a ir entrenando de cara a futuras entrevistas de trabajo.

Para comenzar por el principio —aspecto que agradeceréis— la búsqueda de empleo contempla varios aspectos que, aun formando parte de un proceso, no compensan unos a otros. Me explico: hay tres grupos de factores implicados en la búsqueda activa de empleo (BAE, de ahora en adelante):

  • El entrenamiento psicológico, que nos ayuda a tolerar la frustración, a cuidar nuestra salud mental y a gestionar el estrés.
  • Las herramientas puras para una BAE eficaz: un currículum de impacto, una carta de motivación/presentación muy trabajada y un buen adiestramiento para enfrentar la entrevista personal con garantías.
  • El universo de las redes sociales. Sí, no podemos dar la espalda a una realidad incuestionable. Éstas van a ser determinantes en nuestra evolución dentro de los procesos de selección. En este caso hablamos de nuestra marca personal, de la huella que dejamos en nuestros interlocutores —a lo largo del proceso—, de la visibilidad de todo lo que compartimos y generamos en el 2.0.

El hecho de que un grupo de factores flaquee no significa que, potenciando los demás, se compensen los resultados. Así no funciona.

Intencion-accion-reacción

Cuando conseguimos ponernos en modo on a la hora de buscar trabajo, lo primero que debemos generar es una rutina que nos ayude a tener planificado nuestro tiempo. Tenemos que organizar nuestras tareas centrándonos en optimizar nuestro tiempo, intentando controlar todas las aristas de un prisma complejo, administrando los momentos, de forma que (como bien me decía mi amiga Eva) estemos ocupados, pero no preocupados. Es decir, la BAE es insana si genera estrés, ansiedad, nos aboca a la soledad o a la depresión. De nosotros depende tener el suficiente conocimiento de nosotros mismos, para saber en qué momento estamos cayendo, en qué momento debemos parar y reflexionar, en qué circunstancia debemos desconectar y tomar otro rumbo.

La primera reflexión debe ser: ¿qué quiero? ¿Qué busco? ¿En qué condiciones? La respuesta a estas preguntas debe estar centrada en nuestro autoconocimiento.

Discriminar entre vocación y aversión. Y distinguir aspectos complementarios como la diferencia entre el deseo de hacer o la necesidad. Nuestras necesidades insatisfechas condicionan y marcan nuestra BAE.

Obviamente, no puede ser igual nuestra estrategia para buscar un trabajo por la urgencia del dinero, que buscar un empleo mejor (ya estando ocupados), que buscar oportunidades laborales, por el propio desarrollo personal y profesional. Cada uno tiene sus circunstancias, cada uno tiene sus prioridades: nadie tiene más razón que otro, ni merece más respeto.

Así, desde el propio conocimiento de nuestras fortalezas y debilidades, de la preparación psicológica para este arduo proceso, pasamos a elaborar unas herramientas que serán los pilares sobre los que se asiente el conocimiento que, de nosotros mismos, queramos trasmitir.

Desde este punto la marca personal ya está presente. La información que nos retrata es importante, esencial para generar interés en el reclutador. Y tan importante es el qué se dice, como el cómo se dice. Dejar entrever un buen candidato, al mejor candidato, es responsabilidad de un buen currículum. Adapta la información, destaca tus logros, potencia tu imagen dando información de las competencias que has ido adquiriendo a lo largo de tu trayectoria. Así será mucho más fácil acceder a la entrevista de trabajo.

Facilita el trabajo al reclutador/contratador/responsable de recursos humanos, lo agradecerán.

Todo en la vida es entrenamiento, así como los hábitos que ponemos en juego en nuestras maniobras de BAE. Entrenar nuestra tolerancia a la frustración (por ejemplo accediendo a entrevistas de trabajo aunque no respondan a lo que vamos buscando), ejercitar el control de nuestra ansiedad para mantenerla a raya en los ciclos de búsqueda de empleo, preparar herramientas que nos retraten y den la mejor versión de nosotros mismos… todo se entrena.

Y por supuesto, nos tenemos que adiestrar desde ayer en el uso (buen uso) de las nuevas tecnologías (…ya no tan nuevas). Las redes sociales tienen una función básica que es la de visibilizar nuestro perfil, destacar nuestra reputación profesional, acentuar nuestros logros también, así como nuestras aportaciones profesionales, entre otros tantísimos aspectos. Las redes sociales cumplen un papel esencial en el que nosotros ponemos el contenido, el argumento, y ellas se encargan de compartirlo, hacerlo llegar a más gente, nos facilitan interactuar y por supuesto, generar nuevos contactos profesionales.

autoconocimiento

El networking depende precisamente de nuestra voluntad de interactuar, compartir, generar contenidos de interés y, por tanto, suscitar interés por nuestra persona (más por lo que decimos que por lo que somos).

Cuando somos capaces de lograr la justa compensación entre los tres grupos de factores (entrenamiento psicológico, unas buenas herramientas para nuestra tarea de búsqueda de un buen empleo, y el buen uso de las redes sociales para darnos a conocer, para difundir nuestra marca personal, y hacernos únicos), es entonces cuando nuestras posibilidades de encontrar trabajo se convierten en exponenciales.

En definitiva, ser capaces de adelantarnos a la acción es darle peso y valor a la intuición. Que sea ésta la que guíe nuestros pasos, que nos oriente para facilitar el acceso —de los reclutadores— a nuestra candidatura, que nos encuentren en las redes sociales, que destaquemos por lo que hemos hecho y sepamos dar valor a lo que somos.

Siendo proactivos, nos situamos antes de la acción.

Somos primero intención, después acción y por último, reacción. No descuides ningún paso, pero aprende a adelantarte a las necesidades, a los requerimientos, y ve un paso por delante.

Ahora toca darle al interruptor, ponernos en modo on y planificar nuestros siguientes pasos, creando una rutina, dando valor a lo que somos, a lo que hacemos y hemos logrado hasta ahora. Y en breve disfrutarás de los resultados.

No necesitáis suerte, sólo energía y actitud positiva para afrontar estos nuevos retos.

Ya sabéis dónde me tenéis. No olvidéis: ¡sembrar para recoger!

Los bibliobuses en la Comunidad de Madrid

Los bibliobuses de Madrid se han sumado a la celebración del Día del Bibliobús. Durante estos días los trece bibliobuses que recorren la Comunidad llevarán una pequeña exposición bibliográfica en la que se muestra una serie de libros de narrativa para niños y mayores en los que el bibliobús, de alguna manera, es protagonista o se ve representado. El servicio de bibliobuses de la Comunidad de Madrid, que cuenta con una amplísima y rica colección y visita más de cien municipios, incluida la capital, superó en el año 2015 los 200.000 préstamos y cuenta ya con más de 60.000 usuarios.

Los bibliobuses forman parte destacable de los servicios que denominamos de extensión bibliotecaria y comprenden todos los servicios, actividades e iniciativas bibliotecarias que se acercan o se extienden a aquella población que no tiene fácil el acceso a una biblioteca por barreras socioculturales, económicas, físicas, geográficas o de cualquier otro tipo. Estos tienen la finalidad de contribuir a garantizar el equilibrio territorial y el acceso igualitario de la población más desfavorecida o vulnerable a la información, al conocimiento, a la formación continua, a la alfabetización informacional y a la cultura. Es, por tanto, que este tipo de servicios tienen, por definición, un compromiso social y facilitador de la inclusión social.

bibliobus53

No cabe duda que el servicio de extensión bibliotecaria que más repercusión social y profesional y que enraizó en la planificación bibliotecaria española hasta nuestros días, fue la puesta en marcha de la primera biblioteca móvil. En 1976, Elena Amat Calderón, directora de las Bibliotecas Populares, hace una breve reseña histórica de la creación de los bibliobuses:

A la iniciativa de Aurora Cuartero, funcionaria del Cuerpo Facultativo de Archivos y Bibliotecas, se debe la implantación, por primera vez en España de esa modalidad de biblioteca móvil. Ella fue la que, con gran entusiasmo, después de numerosos tanteos y experiencias llevadas a cabo personalmente proyectó su funcionamiento fijando las paradas en los sitios más idóneos al núcleo de población que tenía que servir. El primer bibliobús se creó en 1953 empezando a prestar servicio en diciembre del mismo año y dependiendo del Servicio Nacional de Lectura. Es en 1954 la Superioridad incorporó el bibliobús a Bibliotecas Populares. En mayo de 1956 se puso en funcionamiento un segundo bibliobús. Ambos coches, sin tracción propia, eran remolcados por un jeep cuyo conductor, tenía que realizar una penosa labor, ya que debía remolcar un coche hasta su primera parada, desenganchar, volver al parque móvil por el segundo coche, aparcarlo en su lugar correspondiente, desenganchar, volver por el segundo coche, remolcarlo a otra parada y así sucesivamente 8 veces al día.

También Aurora Cuartero expresa la modernidad en que se concibió el nuevo servicio:

…rompe los estados de absentismo hacia los libros; economiza recursos del servicio, graduando su detención, sus gastos y su inversión general, pasando de largo por donde no es útil, intensificándose allí donde lo es y, sobre todo, fijando los lugares en que vale la pena gastar la suma necesaria para construir o alquilar un edificio y establecer una biblioteca inamovible e irrevocable. Es, pues, propaganda, y es, además, la vanguardia y la antena del servicio fijo.

Un ambicioso plan de lectura nacional, en el que los bibliobuses actuarían fundamentalmente como apoyo a pequeñas agencias de lectura. La misión principal del primer bibliobús era servir de apoyo a las maletas viajeras y un instrumento de extensión cultural. Comenzó a prestar servicio en el extrarradio y los suburbios de Madrid. Tal como decía textualmente el Proyecto de bibliobús de la Dirección General de Archivos y Bibliotecas, este bibliobús, en realidad bibliotecas roulottes remolcadas por un Land Rover, se concibieron:

…sobre modelos americanos principalmente, pero introduciendo en ellos las modificaciones que aconsejan las circunstancias del servicio en España; el uso del remolque en lugar del automóvil es una de estas modificaciones realizadas sobre los modelos propuestos, en la que se halla la ventaja indiscutible de emancipar el servicio de bibliobús de las posible averías de su motor, apto para ser sustituido instantáneamente en nuestro sistema. Se ha calculado el proyecto de remolque una capacidad aproximada de 2.000 volúmenes que deberá ser compulsada con posibilidad de tracción. Parte del remolque iba destinada a transportar las maletas viajeras.

En 1956 se añadió un bibliobús más para reforzar el servicio de Madrid, y en 1963 otro más, a los que se suman 8 más en 1971 (6 para el área metropolitana y dos más para el resto de la provincia). Estos bibliobuses ya son automóviles, se abandona el modelo de remolque, y serán capaces de contener hasta 2.000 volúmenes para el préstamo, siendo el 30% destinado al público infantil. Dos años más tarde se añaden nuevas unidades, ampliándose la capacidad de estanterías. El coste por esos años del vehículo incluyendo la colección ascendía a un millón de pesetas.

Durante la década de los 80, se asiste a la renovación de los bibliobuses existentes. Es en 1986 cuando el Ministerio de Cultura transfirió a la Comunidad de Madrid 13 bibliobuses, con la condición de que el gobierno autonómico proporcionara el personal que diera el servicio, así como el mantenimiento del vehículo.

Con el devenir de los años, el servicio de extensión, representado básicamente en el bibliobús, corrió desigual suerte. La crisis del petróleo de los años 70 afectaría a este servicio, mermaría la flota, e incluso desaparecería en alguna provincia.

Sin embargo, la década de los 80, vive el resurgir de los bibliobuses, gracias al apoyo de las políticas democráticas a favor de la extensión cultural. Después de transferir la administración central a la autonómica el servicio de bibliobuses, pasaría a depender del Centro Coordinador y Extensión Bibliotecaria (la actual Unidad de Coordinación y Extensión Bibliotecaria, desde el 2000), salvo los bibliobuses que hacían la ruta del municipio de Madrid, que durante los primeros cuatro años dependerían de la red de bibliotecas públicas. Desde sus inicios, el Centro Coordinador, formaría parte de la red de bibliotecas públicas, como un elemento más, dependiente de la Comunidad de Madrid.

El servicio del bibliobús destaca frente a otros servicios de extensión, no solo por su larga trayectoria sino porque ha demostrado que lejos de ser un servicio obsoleto, es uno de los pocos servicios bibliotecarios que se renueva constantemente así mismo, adaptándose con facilidad a las exigencias cambiantes de la sociedad. Tan solo algunas cifras, a enero de 2015, para ilustrar la importancia de este servicio: atiende a una población potencial de 2.695.148 habitantes, más la población de los 17 distritos de Madrid, que suman 1.320.625 habitantes. Recorren más de 200.000 km., visitan 118 municipios (76, carecen de biblioteca, salvo 57 con centros de lectura inestables en su servicio y con colecciones obsoletas), con 183 paradas semanales y quincenales (en total 4.886 realizadas en 2014), y con una colección común para los 13 bibliobuses de más de 200.000 volúmenes. La plantilla está formada por 38 personas, entre bibliotecarios, conductores y administrativos.

Los bibliobuses funcionan como pequeñas bibliotecas que ofrecen los servicios esenciales de una biblioteca pública fija: préstamo (de libros, revistas y audiovisuales: películas, música, documentales…) tanto para el público adulto como infantil y joven. Condicionado por su tamaño, cada bibliobús contiene una colección de unos 3.500 volúmenes, que se ve ampliada por la colección conjunta indicada más arriba. El servicio de bibliobuses, al igual que todos los servicios de extensión, están perfectamente integrados en la red de bibliotecas públicas dependientes de la administración autonómica, lo que significa que todas las mejoras técnicas y de planificación general de lectura de lectura pública de la red afecta a estos servicios. En este sentido, la colección de los bibliobuses está incluida en el catálogo único; cuenta con el carné único, además del servicio de préstamo de libros electrónicos eBiblio, como cualquier biblioteca de la región; y como toda la red, pone a disposición mensual la selección de novedades editoriales.

bibliobusactual

Hasta ahora se ha mantenido el mismo número de bibliobuses, aunque han sido renovados progresivamente para poder mantener una flota moderna y funcional. Así, más de la mitad tienen plataforma para discapacitados y todos cuentan con generador que les permite asegurar la alimentación del ordenador y mantener el sistema de calefacción y aire acondicionado. Su diseño ha ido ganando funcionalidad, confortabilidad, accesibilidad, capacidad para aumentar la colección tanto de libros como de audiovisuales, incorporando tecnología como el autopréstamo, con el fin de que el bibliotecario disponga de más tiempo para atender a los usuarios. Continúan recorriendo 5 bibliobuses, 17 distritos de Madrid, 3 los municipios del área metropolitana y los 5 restantes los municipios pequeños y medianos.

El servicio fundamental que ofrecen es el préstamo de libros y audiovisuales, pero además se hacen actividades de fomento de la lectura (se visitan asociaciones culturales, centros de mayores, colegios, asociaciones de mujeres…), se elaboran guías temáticas bibliográficas, exposiciones bibliográficas en centros de interés (clásicos, novela policiaca, psicología, educación infantil, lectura para padres, etc.). Desde 2011 apoyan, fomentan y proporcionan los libros a los clubes de lectura, y junto a los libros se entrega información sobre el libro y un cuaderno de notas para hacer un seguimiento de las lecturas, además de proponer actividades relacionadas con el libro elegido (películas, exposiciones, conferencias…). Un ejemplo destacable por constituir una red social presencial es el club de lectura organizado por el municipio de San Martín de Valdeiglesias, compuesto por 19 personas de 4 municipios más (Navas del Rey, Pelayos de la Presa, Cadalso de los Vidrios y Cenicientos).

No cabe duda que la diversidad de los municipios que recorren influye en el tipo de servicio que más demandan, unos valoran el punto de encuentro cultural y de relaciones personales que aglutina su bibliobús, en donde se comparte conversación y sentimientos, otros valoran la colección para su formación permanente, otros las novedades editoriales, y otros la atención a la población escolar, y todos valoran muy satisfactoriamente el servicio del bibliobús, como lo prueba la encuesta realizada en 2012 que destaca el trato profesional y personalizado del bibliotecario, prescriptor de sus lecturas (y confidente de sus vidas), bibliotecarios comprometidos y con gran vocación. Reconocimiento de su labor también vino, en 2009, de la Asociación de Profesionales de Bibliobuses Móviles (ACLEBIM).

La biblioteca móvil siempre ha estado atenta a los cambios sociales que se traducían en nuevas necesidades informativas de los usuarios, acompañadas de la modernización tecnológica del servicio y de su gestión. En la actualidad estamos asistiendo al uso generalizado de los dispositivos móviles, es posible que sean una oportunidad para dar nuevo impulso a las bibliotecas móviles, máxime cuando la conectividad está más extendida en los municipios de menos de 5.000 habitantes. Desde la adaptación de los sitios web, del acceso al catálogo, el uso de los códigos bidimensionales (como los QR) para incorporar información complementaria al libro y de los geolocalizadores para conocer en tiempo real dónde se encuentra el bibliobús, así como su presencia activa en las redes sociales para participar, interactuar y difundir los servicios entre el 85% de los internautas que las usan.

En la actualidad, los bibliobuses, aunque hayan evolucionado, siguen teniendo en lo fundamental el mismo fin: facilitar a todas las personas sin distinción alguna, el acceso a la cultura, además de facilitar el aprendizaje permanente para ejercer sus derechos democráticos y desempeñar un papel activo en la sociedad. Es indudable que los servicios bibliotecarios gratuitos y de calidad, contribuirán en la transformación del modelo social actual en uno más justo y más igualitario. Hacerlo posible, es nuestra misión.

28 de enero, Día del Bibliobús

El 12 de febrero de 2015 el Consejo de Cooperación Bibliotecaria – organismo integrado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes y las Comunidades Autónomas – aprobó la propuesta de ACLEBIM para celebrar un Día del Bibliobús, al igual que hay días dedicados a la biblioteca o al bibliotecario.

CCB Dia del bibliobus

Con esta conmemoración se quiere reconocer el papel que desempeñan los bibliobuses ya que se dirigen a zonas donde no existen bibliotecas estables (zonas rurales, urbanas y áreas metropolitanas) proporcionan conocimiento y organizan actividades que satisfacen las necesidades de información y cultura de estas zonas.

Esta celebración es también un homenaje a los profesionales de las bibliotecas móviles; ellos con su profesionalidad, gran entusiasmo y creatividad mantienen la calidad de este servicio y se dirigen todos los días al encuentro con sus usuarios.

Y, por último, es un homenaje a los usuarios que día tras día, llueva o haga calor, esperan fieles la llegada del bibliobús a su parada y acogen con atención las recomendaciones y consejos de lectura de su bibliotecario.

Este día ya era celebrado por dos provincias españolas. La pionera fue la Diputación de León que en 2014, al cumplirse el 40 aniversario del Servicio de los bibliobuses de León, quiso hacer oficial el Día del Bibliobús. Podemos leer la crónica de este primer Día del Bibliobús de León en el blog de Biblogtecarios, realizado por Roberto Soto, Jefe de Sección de Coordinación de Bibliotecas, de la Diputación de León

Pocos días después Zamora se unió a esta conmemoración con el fin dar a conocer la importancia que este tipo de bibliotecas tiene para poblaciones rurales. No sólo les proporciona documentos sino que también es para ellos una alternativa de ocio y cultura, una ruptura del aislamiento y la marginación social.

En el segundo año del Día del Bibliobús además de la celebración se realizaron diversas actividades en las provincias de León y Zamora. Y por fin este año deja de ser una celebración provincial y pasa a ser nacional, pero siempre gracias a las iniciativas llevadas a cabo los dos años anteriores.

Roberto Soto, presidente de ACLEBIM publicó en 2014, un post en el blog de SEDIC sobre las “Razones y emociones del Día del Bibliobús”, en su primera conmemoración, donde argumenta las razones para tener un día dedicado a este tipo de bibliotecas y alentaba en ese momento a las administraciones que gestionan los servicios de bibliobuses a sumarse a esa iniciativa. Y se ha conseguido que este sea el primer año de ámbito nacional y cada provincia lo celebra de diferente manera, por ejemplo:

  • En Castellón realizan una jornada de puertas abiertas con visita de las autoridades provinciales, han elaborado recortables y marcapáginas.
  • La Diputación de Salamanca ha elaborado marcapaginas y durante toda esta semana están realizando talleres de animación a la lectura en algunos colegios.
  • Los Bibliobuses de Avila han elaborado camisetas conmemorativas del Día del bibliobús.
  • En la Comunidad de Madrid han elaborado una pequeña exposición en el interior de cada bibliobús con libros de narrativa, infantil y adultos que tienen en sus fondos sobre bibliobuses.
  • Los Bibliobuses de Zamora, convocan en el Día del Bibliobús un concurso de cuentos cortos, que se fallará el 23 de abril
  • El Bibliobús Municipal de Zaragoza realiza una parada excepcional en la Plaza del Pilar
  • Los bibliobuses de Lleida realizan diversas actividades el Bibliobús de Garriges Segria  visita la Escuela del Municipio de Gimenells i Pla de la Font, el Bibliobús Pere Quart  lleva la actuación del Mago Selvin a La Pobleta de Bellveí. Y en el municipio de Vilallerse realizará un cuentos para los más pequeños: “La señora de los libros”.
  • El Bibliobús de Málaga visita la Escuela rural “Los Gámez” para realizar una actividad: dibujando cuentos y narrando dibujos.
  • La Diputación de León, realiza un acto institucional para entregar de los premiosLeonoso” dirigidos a los niños de las escuelas rurales que visita el servicio de bibliobuses..

Desde la página de Facebook de ACLEBIM, podéis ver una muestra de las celebraciones en cada provincia. Y todos los bibliobuses lucen el cartel que conmemora este día.

diadelbibliobus16

Cartel conmemorativo del Día del Bibliobús 2016

En Estado Unidos se celebra este Día, National Bookmobile Day desde 2010. En el mes de abril reservan una semana para agradecer el trabajo de los diferentes servicios bibliotecarios y sus profesionales: la Semana Nacional de la Biblioteca.  Dentro de esa semana celebran el Día Nacional de los bibliotecarios, el Día Nacional de los bibliobuses y el día de la Literatura Juvenil. Este año celebran el 13 de Abril su sexto Día Nacional del Bibliobús..

La iniciativa de celebrar una semana dedicada a las bibliotecas proviene de la Asociación Americana de Bibliotecas (ALA). Y la celebración del Día del bibliobús es iniciativa de una sección de la misma, La Oficina de ALA para la Albabetización y Servicios de Extensión bibliotecaria (OLOS)  junto con la Asociación de Bibliotecas Móviles y Servicios de Extensión (ABOS) y la Asociación de Bibliotecas Rurales y Pequeñas Bibliotecas (ARSL)

Leyendo Madrid: cien años de las bibliotecas públicas en Madrid (1915-2015)

33-00692-00002-005-rEn 2015 se celebraron los cien años desde la creación de la primera Biblioteca Popular de Madrid, su inauguración fue el día 18 de noviembre de 1915 en el distrito de Chamberí. Ante tal motivo y siendo la actual Biblioteca Pública Ruiz Egea perteneciente a la Red de Bibliotecas Públicas de la Comunidad de Madrid, la Dirección General de Promoción Cultural, a través de la Subdirección General del Libro, ha organizado una exposición conmemorativa. Esta exposición ha tenido como objetivos principales dar a conocer la misión y desarrollo de las Bibliotecas Populares (actuales Bibliotecas Públicas) durante estos 100 años de existencia, destacar su respuesta constante a los cambios en función de las necesidades sociales y acentuar el papel de las bibliotecas como mediadoras en la lectura pública durante el último siglo.

La exposición se encuentra situada en la sala de exposiciones del complejo El Águila (Ramírez de Prado, 3) y cerrará sus puertas el próximo 24 de enero. Además, en el vestíbulo de la Biblioteca Regional, situada en el mismo complejo, están expuestas maquetas y paneles explicativos de cuatro bibliotecas actuales: Pedro Salinas (distrito Centro), Rafael Alberti (distrito Fuencarral-El Pardo), María Moliner (distrito de Villaverde) y Luis Rosales (distrito de Carabanchel). Estas maquetas y la documentación que aparece acompañando a las mismas ha sido facilitada por los propios arquitectos.

La exposición se ha dividido en cinco periodos que se han ambientado con material documental, gráfico, fotográfico, sonoro y audiovisual:

  • 1915-1930. Años locos, tiempos de avance.
  • 1930-1945. Años revueltos, tiempos de cambio.
  • 1945-1965. Años difíciles, tiempos de desarrollo.
  • 1965-1985. Años de progreso, tiempos de transición.
  • 1985-2015. Años de modernidad, tiempos tecnológicos.

En toda la sala de exposiciones se puede seguir una línea del tiempo gráfica que va a encuadrar el momento de las bibliotecas con imágenes históricas que recogen diferentes eventos políticos, sociales y culturales. Estos testimonios fotográficos, dan a los visitantes una visión general de los acontecimientos de cada periodo.

Beatriz Belinda Yúfera Rodríguez, comisaria de la exposición.

CARABANCHEL_1

Últimas actividades de DIGIBÍS y Fundación Larramendi en 2015

Como ocurre todos los años, las actividades de los miembros de DIGIBÍS y de la Fundación Ignacio Larramendi han cubierto diferentes cursos, congresos y presentaciones. Los temas tratados siempre están relacionados con la digitalización y preservación digital del patrimonio, las humanidades 2.0, la web social, los metadatos con los últimos estándares internacionales, sin los cuales los objetos digitales de un catálogo tienen poco recorrido, y los repositorios y recolectores, de forma muy especial Hispana y Europeana.

Informamos a continuación de nuestra actividad en los siguientes actos. Para una información más completa ir a la noticia en la Web de DIGIBÍS:

Humanidades 2.0 en la Facultad de Letras del País Vasco

El día 23 de octubre, Xavier Agenjo, director de Proyectos de DIGIBÍS y de la Fundación Ignacio Larramendi, participó en el curso “Humanidades 2.0: Programa de Doctorado en Europa y el Mundo Atlántico: Poder, Cultura y Sociedad”, organizado por la Facultad de Letras de la Universidad del País Vaco. Su exposición trató sobre “Las Bibliotecas Virtuales y el Humanismo Digital: El encuentro en Europeana y en la DPLA”.

Ver el vídeo de la presentación de Xavier Agenjo.

Ver diapositivas de la presentación (PDF de 14 Mb).

VII Encuentro Ibérico EDICIC 2015

Xavier Agenjo, director de Proyectos de DIGIBÍS y de la Fundación Ignacio Larramendi, y Maribel Campillejo, de nuestro departamento de Innovación, presentaron su comunicación “El observatorio de la digitalización en Europa”, centrada en el importante proyecto ENUMERATE y en la recogida y análisis de datos estadísticos para evaluar el estado de la digitalización en Europa.

Todos los informes estadísticos y datos recopilados (totalmente anónimos) por las diferentes encuestas están accesibles y pueden descargarse desde la plataforma ENUMERATE Data Platform, desarrollada de DIGIBÍS.

Ver diapositivas de la comunicación (PDF de 2 Mb).

III Jornadas sobre Bibliotecas de Museos

En estas jornadas se presentó la comunicación “El formato LIDO, puente para la integración de bibliotecas y museos en el entorno Linked Open Data y Europeana”, escrita por Xavier Agenjo, Francisca Hernández y Susana Hernández.

Ver diapositivas de la comunicación (PDF de 13 Mb).

Curso en la Universidad Complutense

“Nuevos tiempos, nuevos usuarios: repositorios digitales en archivos y bibliotecas” es el título del curso que el pasado 18 de diciembre de 2015 se impartió en la Facultad de Documentación de la Universidad Complutense. El curso lo dirige Manuel Joaquín Salamanca López y lo coordina Cristina Caravantes Gálvez.

El curso se centró en la integración de los esquemas de metadatos y el protocolo OAI-PMH en los sistemas de gestión de bibliotecas, y en el análisis del uso del Modelo de Datos de Europeana (EDM) y cómo su aplicación en bibliotecas, archivos y museos ha supuesto alinear las colecciones digitales con el uso de la tecnología Linked Open Data.

El curso lo impartió Patricia Juez, de la Fundación Ignacio Larramendi, y fue preparado por ella y César Juanes Hernández, del departamento de Innovación de DIGIBÍS.

Ver diapositivas del curso (PDF de 15 Mb).