Desde SEDIC, AENOR y la Biblioteca Leguina organizamos un acto (25-04-2006) de presentación de la norma 15489-1, en el que Carlota Bustelo y Alicia Baglietto nos explicaron con entusiasmo las importancia para los profesionales de poder contar con este texto.

Mi impresión fue también muy positiva. La norma quizás no va a resolverle la vida a nadie, pero nos aporta una base sólida para defender la necesidad de profesionalizar el departamento de gestión documental en las organizaciones. Sirve para enfatizar que la clave no está en el proceso almacenar-encontrar (que pueden resolver las TIC) sino en la redacción de procedimientos que aseguren la veracidad e integridad de la documentación, para lo cuál es imprescindible definir e implantar un buen sistema de trabajo. El reto que plantea a los profesionales es poder presentarse como expertos en diseño de sistemas de gestión documental.

Otro interés crucial del acto fue poder repartir el texto de la norma a los asistentes. Es necesario tenerlo en la mano para valorarlo. Es un documento sencillo que incluye definiciones, argumentos a favor de la gestión de documentos y principios básicos para tener en cuenta en el diseño de un plan de sistematización de estos procesos. No hay que mitificarlo, no es un manual, pero como texto normativo tiene un valor impagable por que implica una normalización que parte de un consenso internacional. Y en esto ningún Manual puede competir, no es el modelo X o la propuesta Y, sino que es la norma, sencilla pero norma.

Hay que seguir apoyando su difusión entre los profesionales

A %d blogueros les gusta esto: