Los CRAI al servicio de las bibliotecas digitales

El espacio Europeo de la Educación Superior está cambiando hacia experiencias de aprendizaje total mediante la interacción con libros, personas y tecnologías, de forma que el tradicional sistema, basado en la docencia, evoluciona hacia un sistema enfocado en el aprendizaje.

Un claro ejemplo del proceso de cambio, es la concepción de la biblioteca digital como un Centro de Recurso para el Aprendizaje y la Investigación (CRAI)

Para renovar y fomentar las funciones pedagógicas de las bibliotecas, los CRAI se basan en las virtudes subyacentes a la tecnología de la comunicación digital, de manera que las bibliotecas digitales se convierten en herramientas novedosas de alfabetización informacional. Hacen posible el acceso a la información a los docentes y los alumnos de manera simultánea, favorece la interacción e interactividad, interconecta variedad de documentos para ilustrar una idea: imágenes, texto, vídeo, sonidos, favorecen el trabajo colaborativo y el desarrollo de recursos Open Acces y archivos abiertos institucionales.

Las bibliotecas digitales como CRAI, en lugar de ser fuentes de recursos estancos, son herramientas de formación de usuarios en el uso y hábil manejo de las fuentes del conocimiento. Para conseguirlo, la biblioteca digital editaría, gestionaría y mantendría plataformas y materiales con recursos, ilustraciones y ejercicios prácticos destinados al desarrollo y evaluación de las habilidades humanas.

Bárbara Muñoz de Solano
Biblioteca Nacional de España