Hace un año hablábamos de… Los blogs en la biblioteca 2.0 (III)

Francisco Tosete

Un año y medio ha transcurrido ya desde que varios blogueros contamos nuestras experiencias sobre nuestros cuadernos digitales en las IX Jornadas de Gestión de la Información de SEDIC.

Echando la vista atrás y revisando el histórico de archivos veo con sorpresa que el pasado mayo se cumplieron dos años (y ni me había dado cuenta) desde que publiqué el primer post de Téntandole ¿Cómo ha sido mi trayectoria en todo este tiempo?

Bueno, personalmente no ha sido fácil. En mi caso, el blog nació con una doble finalidad:

a) derivado de la necesidad profesional de darme a conocer en el ámbito de la Usabilidad, HCI y Documentación española ya que la única forma de mostrar lo que sabes y lo que haces es explicitándolo, escribiéndolo y poniéndolo a disposición de todos y

b) servir como medio de expresión y altavoz de todas aquellas cosas que me van rondando por la cabeza y que por su periodicidad o volumen tampoco puedo mandar todos los días a las listas profesionales como Iwetel o Cadius.

Un blog es ese espacio personal que compartes con la comunidad, en el que puedes expresar tus puntos de vista, tus inquietudes, tus ideas absurdas y no tan absurdas… es ese rincón tuyo que post a post vas moldeando según tus inquietudes, las lecturas del momento, lo que escuchas, oyes o lo que compartes con los compañeros de profesión y amigos vía mail y que en algunos casos nunca ven la luz.

Después de dos años creo que es ahora cuando me siento realmente cómodo escribiendo en Tentándole. Como si post a post hubiera ido cogiendo un ritmo, adquirido una metodología sobre como articular las cosas o como contarlas, sobre lo que creo que puede interesar a otros compañeros y lo que no.

Pienso que es complicado.

Ahora con el blog me sucede un poco lo mismo que en su día comentó en las Jornadas Álvaro Cabezas. Conforme pasa el tiempo y ves que gente de más y más peso en el área te va visitando, leyendo y sobre todo comentando, cuidas bastante más la calidad de lo que publicas y la redacción de los contenidos. Tratas de que los post sean más serios y profesionales porque en un mundo sobresaturado de información como es la World Wide Web en el que todo está a un par de palabras clave en Google o a una URL escrita en el navegador, la mayor recompensa que puedes tener es recibir la atención de la gente, su reconocimiento y sobre todo conseguir que vuelvan a lo largo del tiempo.

Y la verdad es que lograr algo así amén de ser complicado exige energía, dedicación y tiempo, tres cosas que no siempre tienes ya que al fin y al cabo hay vida más allá de la Web y de lo profesional 😉

Aun así, a pesar del sacrificio, creo que ha merecido (y merece) la pena el esfuerzo. Ver que día a día te lee gente a quien respetas es un gran estímulo, ver que empieza a aumentar el número de comentarios en los posts es auténticamente una fuente de ánimo y sobre todo, ver que, además de ser un estupendo medio para la autoformación, se convierte en una excelente herramienta de aprendizaje, ya que las opiniones y las criticas de los que te visitan muchas veces valen su peso en oro. Una auténtica y valiosísima fuente informal de conocimiento que se obtiene y comparte de una manera mucho más relajada que bajo el corsé de cualquier publicación o evento científico.

¿Lo que menos me gusta del blog? Pues que, paradójicamente y como sucede en la vida real, muchas veces tampoco puedes contar o decir con plena libertad todo lo que te gustaría, ya sea por la audiencia, ya por los contratos de privacidad del trabajo. Lamentablemente el concepto de libertad es cuando menos discutible y podría ser un tema que diera pie a una buena mesa redonda y reflexión entre blogueros y profesionales.

Dos años casi y medio de posts. Si tuviera que quedarme con algunos de los que más me han gustado, los mejores o a los que más cariño he cogido podrían ser:

  • El relativo a la redefinición del concepto del libro.
  • Aquel en el que hablaba sobre Diseño emocional y
  • la reflexión sobre Google, post que fue además mi primer ThinkEpi. Es curioso leer con ojo crítico la visión que tenía por aquel entonces del buscador y en lo que se ha convertido. Da una idea acerca de lo que supone dos años en la World Wide Web y del ritmo de su evolución. Es tremendo el cambio que estamos y que está viviendo la sociedad desde 1998 y especialmente, desde la explosión de la burbuja puntocom en el 2001 hasta la actualidad.

Dos años y medio de post, pufff… el tiempo ha pasado muy rápido. Sé que en algún momento antes o después, me voy a coger unas vacaciones blogueras pero de momento, seguiré tentando a la gente.

Francisco Tosete

Gerente de SEDIC

Gerente de SEDIC