4º Encuentro de Bibliomoviles de Chile 2018: una red en crecimiento (2)

En el 4º Encuentro de bibliomóviles de Chile, tal y como pudimos oír en las palabras inaugurales con las que nos recibió Gonzalo Oyarzun, Coordinador Nacional del Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas (SNBP):

“Para mucha gente, estos vehículos acondicionados como biblioteca son la única opción que tienen de acceder a la cultura ya sea a través de libros, revistas, cuentacuentos, obras de teatro o exhibición de películas, entre otras actividades culturales”.

Gonzalo Oyarzun, Coordinador Nacional del Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas (SNBP):

En ello redundó  Pedro Pablo Zegers, Director de la Biblioteca Nacional de Chile y mistraliano ilustre, que demostró con su presencia y sus hermosas palabras en la primera jornada del Encuentro la importancia vital que tienen en muchos casos nuestros servicios y aquellos que los realizan día a día.

En este conglomerado de emoción y aprendizaje debíamos intentar encajar nuestras intervenciones los invitados nacionales e internacionales. Reflexionar sobre nuestra profesión desde el conocimiento y el corazón, saber trasladar un poco de lo que hacemos cada uno en nuestros servicios y hacerlo de manera persuasiva e ilusionante.

Citlali López, desde México, nos acercó con su presentación a un Bibliobús muy especial, el A47 Móvil, centrado en la difusión del Arte Contemporáneo y con  un vehículo de diseño original y alternativo a la biblioteca móvil tradicional, con una estructura abierta, diáfana y versátil que permite realizar el servicio tradicional de biblioteca móvil pero también genera espacios de trabajo, de reunión, para hacer talleres, charlas, etc. Con una cuidada programación que intenta cubrir todas las franjas de edad y compartiendo objetivos con cualquier servicio de proximidad cultural. Este bibliobús especial surca las plazas de Ciudad de México, llenándolas de actividades, talleres creativos para niños y mayores, proporcionando un lugar seguro y dinámico en el que desarrollarse como ciudadano.

También pudimos disfrutar con la presencia de Felipe Nelson y su aventura llamada “Bibliocletas por el mundo”. En su primera intervención glosó las peripecias que junto a su pareja, ha podido vivir por toda Sudamérica y muchos países de Asia, a lomos de sendas bicicletas y cargando un teatro de títeres y todos los libros que pueden transportar en cada aventura, haciendo llegar a las comunidades de toda condición que se encuentran aisladas de las rutas de la cultura y la lectura. Un trabajo “misionero”, usando sus propias palabras, que les ha completado como personas y les ha permitido conocer una visión del mundo diferente.

Durante la tarde, Felipe desplegó todo su material y su capacidad expansiva de comunicación, puso del revés todo lo formal del encuentro y convirtió la preciosa capilla de la antigua Escuela Normal en una escuela de guiñol, en la que los bibliomovileros acabamos aprendiendo técnicas de expresión teatral, fabricamos el esqueleto básico de un títere y descubrimos que trucos existen para dotarlo de vida. Toda una experiencia física y mental, agotadora pero imprescindible. “Pipe”, Felipe, tiene la energía que necesitamos en los bibliomóviles, la ilusión infantil por contar y oír historias, está atento a la realidad y actúa sobre ella, mejorándola. ¿Existe otra manera de conducirnos en la tarea de las bibliotecas en general y los bibliobuses en particular?

Felipe y su actividad lúdica en la Capilla de la antigua Escuela Normal

El papel de cuentacuentos, de portadores de historias y leyendas, de guardianes de la imaginación y la libertad nos cuadra perfectamente a las bibliotecarias y bibliotecarios móviles. Ya nos animaba Gabriela con palabras como las que siguen, extraídas de su escrito de 1935 “Niño y libro”:

Entre las iniciativas ingeniosas para crear en los chiquitos la apetencia de leer, están la “Hora del cuento” en la escuela o la lectura por el bibliotecario en la misma sala de libros […] utilidad preciosa que tendría el formar, en vez de esas recitadoras de tablado, un equipo de maestros y bibliotecarios que sepan leer bellamente, con donosura y magia, despertando por un lindo recitado en prosa la avidez de leer la pieza completa que se oyó a medias o la obra congénere.

Haga usted leer cuentos, aunque mucho rezonguen los maestros. La biblioteca que ellos miran como la duplicación de su tarima, su pupitre y su sermón, a mí me parece un reservo de esos adminículos ilustres… El oficio suyo es el de aliviar, descargar y recrear niños de cara embrutecida y ojos secos, celebre o no celebre el maestro el menester de usted. Déjese decir necedades o malcriadeces que estará bien pagado con su certidumbre de encantar con libro como empedernecen con lo mismo”.

Y con ese espíritu llegamos desde Málaga hasta el otro lado del mundo para acercar nuestro bibliobús a los compañeros chilenos. Teníamos claro que había que hacer una intervención desde el corazón, con la emoción que provocan las bibliotecas móviles en aquellos que vienen como usuarios y en los que vamos en sus cabinas.

Si bien insistimos en la necesidad imperiosa de darnos a conocer a través de las redes sociales, de poner en valor nuestra actividad diaria conectándonos con el mundo usando las nuevas tecnologías, provocando soluciones para que siempre estemos localizables y sigamos existiendo no solo para nuestros usuarios si no para aquellos que ni siquiera saben de nosotros, tampoco queríamos ni podíamos olvidamos la importancia de los gestos humildes de comunicación, enseñanza y aprendizaje que se dan jornada tras jornada, cara a cara con niños y mayores que realizan su visita semanal y que esperan recibir algo que les transporte al plano de la imaginación, de la fantasía, a vivir un momento inolvidable.

En ese terreno somos expertos, y en nuestro caso, nos movemos como peces en el agua usando el dibujo en directo, la improvisación y el efecto sorpresa. Todos ellos recursos infalibles para fidelizar a cualquiera que sube los tres escalones del acceso a nuestro bibliobús.

Dibujo de Gabriela Mistral

Y así lo hicimos, tal y como ocurre casi cada día en las rutas malagueñas, dibujando en directo a Dña. Gabriela Mistral para todo el auditorio, mientras el amigo cómplice Rodrigo Araya leía en voz alta algunas de estas citas que incluyo aquí y otras muchas que la poetisa  quiso dejar para la posteridad y que enmarcan sus opiniones sobre la nueva educación y las bibliotecas. Fue un momento mágico que pudimos corroborar por las caras de ilusión de los compañeros y las cariñosas felicitaciones que recibimos posteriormente. Objetivo cumplido.

Y aquí no quedaba todo, la tarde de la última jornada, el maestro de ceremonias nos recordó el momento más asambleario del encuentro. Los profesionales se dividieron en grupos regionales y debatieron las respuestas a una batería de preguntas creada ex profeso para ellos que les interrogaba sobre sus opiniones, inquietudes, dudas y propuestas  en torno a la Red bibliomovilera actual y las expectativas de futuro que se planteasen. Esto dio lugar a una reflexión grupal y a un debate posterior en que los representantes regionales pudieron exponer a todos las conclusiones a las que llegaron. Se trata de un momento crucial porque habilita a los que arrancan los motores todos los días para enunciar los problemas, proponer soluciones y compartir reflexiones con los responsables ministeriales, que usarán las conclusiones finales para proponer las líneas de actuación hasta 2020, fecha del próximo encuentro.

Taller 11

Taller 13

 

 

 

 

Quizá sea este último evento dentro del encuentro el que más valor tiene a largo plazo. Si el objetivo principal es crear y consolidar una red fuerte que justifique la plena vigencia de los servicios de biblioteca móvil en Chile, la opinión y la participación activa de todos los profesionales que participan en ella es crucial. Así es como se construyen los grandes proyectos y así se avanza con criterio. Y para ayudar, el Encuentro nos obsequió con una serie de materiales de mucho valor: entre los que destacamos los chalecos de trabajo para todos los profesionales, una prenda multiusos necesaria y que crea imagen corporativa,  también un modelo para armar y colorear bibliobuses de cartón que sirven para disparar la creatividad de los más pequeños, vinilos adhesivos para los vehículos con el texto bibliomóviles.cl, todo pensado para que la flota bibliomovilera sea plenamente reconocible y trabaje su imagen corporativa de forma adecuada.

Queremos despedirnos agradeciendo de nuevo la invitación y el trato recibido por todos y cada uno de los que han participado en el Encuentro. Nos han proporcionado unas vivencias inolvidables y combustible suficiente para seguir nuestro trabajo con ilusiones renovadas. Hemos podido compartir con todos desde la inauguración hasta la maravillosa velada y cena de despedida, nos hemos mirado unos a otros como a un espejo y nos hemos reconocido en el trabajo diario de cientos de compañeros y compañeras.

Reconocer aquí el espléndido trabajo de Álvaro Soffia Serrano, coordinador de Fomento Lector del SNBP y motor de este maravilloso evento que ya es un ejemplo esencial para todos los servicios de bibliotecas móviles del mundo. Cuidar los detalles, optimizar los recursos, perseverar. Son rasgos difíciles de mantener pero se han conseguido de largo. Crecer manteniendo la diversidad, confiar plenamente en las virtudes de nuestro trabajo pero sabiendo que hay que aplicar soluciones coherentes para no caer en la redundancia o simplemente en la incapacidad de influir en la vida de nuestros usuarios, conocernos y avanzar juntos para hacerlo más y mejor; estas y otras muchas afirmaciones glosadas durante el Encuentro son parte de los enunciados que desde la organización se han articulado para dar forma al evento. Y desde nuestra humilde opinión, se han cumplido con creces los objetivos. Gracias Chile, por estos días inolvidables, nos vemos en la próxima.

Todas las referentes a Gabriela Mistral que incluyo en el texto han sido extraídas de: Romero Bucciardi, Catalina, (2011). Gabriela Mistral: el libro y la lectura. Santiago, Chile: Universidad Tecnológica Metropolitana.

En dicho texto se recogen las citas de varios de los textos que la Mistral dedicó a la lectura, al libro y a la educación en general y se hace un exhaustivo estudio sobre el tema. Se ha convertido en la referencia más importante de nuestro artículo y tuve la oportunidad de conocer a su autora, Catalina Romero, durante este viaje.