Entrevista a Juan Ángel López Manzanares, conservador del Museo Nacional Thyssen-Bornemisza de Madrid

Juan Ángel López Manzanares trabaja desde el año 2000 en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza. Desde el 2011 hasta 2018 estuvo a cargo de la Colección de Carmen Thyssen-Bornemisza, y actualmente trabaja como Comisario y Responsable de Contenidos. Ha comisariado varias exposiciones e impartido conferencias. Es autor de artículos y ha participado en catálogos colectivos.

El pasado mes de septiembre has asistido a la 25ª Conferencia General del ICOM celebrada en Kioto. ¿Cuáles fueron los temas principales que centraron la conferencia?

    • El asunto central fue la nueva definición de museo propuesta por el Standing Committee for Museum Definition, Prospects and Potentials (MDPP), tras recoger la opinión de los distintos comités nacionales y sectoriales del ICOM. Otros temas que protagonizaron buena parte de los debates fueron el cambio climático; la vinculación de los museos con las comunidades de su entorno; el poscolonialismo, y la seguridad del patrimonio ante los desastres naturales.

    La conferencia saltó a los medios de comunicación por la polémica en torno a la aprobación de una nueva definición de museo. ¿Cómo se vivió allí?

      • La verdad es que se vivió como un momento histórico. La actual definición de museo data, en su redacción original, de 1974. Frente a ella, existía una convicción muy extendida de que los museos debían tener un compromiso más estrecho con los problemas de nuestro tiempo -como el cambio climático- y con la sociedad a la que representan; esto es, de acabar con la imagen del museo como templo y convertirlo en una plataforma de debate sobre los problemas del mundo actual. Ahora bien, esa pretensión de activismo de los museos, se ajustaba más a unos museos -como los de arte contemporáneo o ciencias- que a otros. Por otra parte, la nueva definición no había sido suficientemente consensuada -se conoció a finales de julio de este año-, y muchos temían por sus consecuencias legales.

       

    La nueva definición propuesta de museo sostiene que los museos son espacios democratizadores, inclusivos y polifónicos y que garantizan la igualdad de derechos y la igualdad de acceso al patrimonio para todos los pueblos. No parece que estos términos definen lo que son los museos, sino lo que a algunos les gustaría que fueran. ¿Te parece apropiado este tono ideológico enfocado en el beneficio social de los museos? 

    Además tuvieron lugar muchas conferencias y eventos en paralelo, ¿cuál destacarías de ellos y por qué? ¿Cuál te interesó más?

      • Las que más me interesaron fueron las dedicadas a los museos y el cambio climático -preocupación muy extendida hoy entre la comunidad museal, sobre todo en los países anglosajones-  y a los museos y el desarrollo local, donde se están realizando acciones concretas para promover el apoyo de los poderes políticos al importante rol de los museos como activadores económicos y cohesionadores sociales.

       

    ¿Encontraste a colegas españoles? ¿Intercambiaste opiniones con ellos? ¿Sabes cómo están posicionados los españoles en los distintos grupos del ICOM?

      • Sí. Asistimos juntos a las principales ponencias y debatimos sobre los temas más importantes, como la nueva propuesta de definición. Por desgracia, no éramos muchos, y nuestro papel en los principales comités del ICOM es bastante restringido.

       

    ¿Existe un foro en el ICOM que permita el intercambio de ideas e iniciativas de profesionales que hablan en nuestra lengua como el Caucus Hispánico de IFLA? ¿Has contactado con los comités nacionales de países de Hispanoamérica? 

      • No soy consciente que exista tal foro. Sí que existe, en todo caso, el ICOFOM LAM, Subcomité Regional de ICOFOM para el estudio, discusión y producción de teoría museológica en América Latina y el Caribe, que es uno de los subcomités del ICOM más activos. La 25ª Conferencia General del ICOM me brindó la oportunidad de contactar con alguno de sus miembros.

       

    ¿Has compartido tus impresiones con tus compañeros del Museo Thyssen?

      • Sí. He hecho una ponencia interna del contenido de la Conferencia, de forma que todos nos podamos beneficiar el alguna medida de lo que escuché en Kioto.

    ¿Ha cambiado tu visión sobre el papel que deben tener los museos en la actualidad tras tu asistencia a este congreso? ¿En qué medida? 

      • En buena medida, sí, porque me dio la oportunidad de tomar consciencia de las preocupaciones que ocupan al conjunto de la comunidad internacional de museos, algo que a menudo pasa desapercibido en el trabajo diario en nuestros museos.

       

    ¿Recomendarías a los profesionales asistir a este tipo de conferencias?

      • Sí, por supuesto. En el momento actual en el que los acontecimientos cambian tan rápido, estar al día de los debates de instituciones de tanto peso internacional como el ICOM me parece fundamental; más cuando en ellos se trata el futuro de los museos.

       

    ¿Te gustaría añadir algo más que no hayamos comentado?

      • Tan solo señalar que la organización de la 25ª Conferencia General del ICOM fue extraordinaria, así como la hospitalidad de los habitantes de Kioto. Por otro lado querría destacar que, más allá de las ponencias y talleres, los actos sociales y visitas a museos y monumentos programados por la organización propiciaron el intercambio de ideas y experiencias entre los cerca de 4.500 asistentes.

     

    Entrevistado

    Entrevistadora

    Soledad Cánovas del Castillo Sánchez-Marcos

    Vocal de la Junta Directiva de SEDIC

3 comentarios Escribir un comentario

  1. el mero hecho de asistir a una conferencia en Kioto ya se me antoja un exquisito placer, a niveles de organización y atención tuvo que ser una auténtica delicia (ya lo menciona el entrevistado). Por otro lado estaría bien encontrar una grabación del evento que imagino es muy probable se emitiera por streaming. Me quedo con el comentario de Juan Angel sobre la “nueva” definición de museo, donde se apela que participen y no sean ajenos a los problemas de hoy… que no pasen por ser meros recopiladores, que en sus exposiciones y propuesta participen en lo cotidiano de nuestra sociedad.

  2. Gracias por tu comentario. Es verdad que la transformación de los museos en las últimas décadas ha motivado la revisión y actualización de una nueva definición de museo acorde con los nuevos tiempos. Pero no es tarea fácil de definir; de hecho, la propuesta que ha salido de esa Conferencia no ha satisfecho a la mayoría de sus miembros con capacidad de voto para su definición, que ha optado por posponer una definición alternativa.

  3. En efecto. El 70% de los miembros del ICOM con derecho a voto optó por buscar una definición que contase con un mayor consenso, aplazando la decisión final por lo menos un año. En términos generales, los asistentes a la Conferencia coincidieron en la necesidad de renovar la definición de 1974 y de afrontar los nuevos retos del siglo XXI. Y, de hecho, muchos creían que no se debía dejar pasar más tiempo; que era hora de actuar. Pero la nueva definición propuesta -conocida apenas un mes antes de la votación del 7 de septiembre, sin tiempo para que los diferentes comités del ICOM la refrendasen- no contó con el apoyo de la mayoría.

Deja un comentario