Museo Francisco Sobrino, ante un 18 de mayo cerrado

Este museo público nació por voluntad de Francisco Sobrino Ochoa (GuadalajaraEspaña, 1932–Bernay-Francia, 2014), que negoció con el ayuntamiento de su ciudad la apertura de un espacio donde mostrar su obra y donde establecer un ambiente propicio para el diálogo entre creadores y públicos; tal y como había concebido el arte desde su llegada a París a finales de 1958 de la mano de Julio Le Parc.

Allí, en la capital del Sena, estos amigos encontraron como aliados a François Morellet y Jean-Pierre Vasarely, con los que abrirían el Centre de Recherche d’Art Visuel, y fundarían el Groupe de Recherche d’Art Visuel. Finalmente, el GRAV quedaría integrado por Sobrino, Le Parc, Morellet, Yvaral, Julio García Rossi y Jöel Stein. En su taller colgaron el Essai d’Appréciation de nos Recherches, un documento en el que detallaban los ideales que les movían, que no eran otros que abrir vías de expresión negando el individualismo y apostando por una obra centrada en lo visual, en el anonimato y la homogeneidad, y con un marcado compromiso social.

Fue el GRAV una de aquellas agrupaciones de los sesenta que dotó a las artes plásticas de un carácter lúdico, hasta entonces desconocido, gracias a los Laberintos que desplegó en los certámenes internacionales, y de las experiencias creativas propuestas en la calle donde era imprescindible y necesaria la interacción de los viandantes.

Sobrino prosiguió por esos derroteros durante toda su carrera independiente, preocupado por la claridad y por la accesibilidad, apelando a fórmulas sencillas: “El uso de formas geométricas no es por gusto estético, sino por claridad, por tratar de buscar vocabularios nuevos. Mi obra quiero que sea comunicable, comprensible. No me interesan los monólogos“.

Es esta doctrina la que nos ha inspirado desde la apertura del museo en 2015. Laura García Martín-Gil, responsable de actividades culturales, y este programador, hemos elaborado una estrategia plural con el propósito de llegar a todos, organizando acciones para la ciudadanía con cabida para cualquier colectividad y manifestación de autor, con el espíritu de ser un contenedor de contenidos heterogéneos –incorporando conciertos de música, sesiones con técnicas de relajación, presentaciones de libros, conferencias, muestras de moda, etc.–. Pero también, procurando que el “Laboratorio Grav” acoja los fines de semana talleres orientados a los públicos infantil, juvenil y familiar, impartidos por especialistas, mediadoras, y asociaciones de mujeres. E incluyendo en el calendario jornadas reivindicativas, como el Día Mundial de la Poesía, del Libro, del Medio Ambiente, y, por supuesto, el Día Internacional de los Museos; así como otras manifestaciones de vanguardia, como el Festival Internacional de Videoarte CUVO.

Otro de nuestros pilares es la connivencia con el sistema educativo de la ciudad y de su entorno. Para ello, se ha establecido un plan plural dirigido al alumnado de Educación Infantil, “El color de las formas”, y de Educación Primaria, “Diseña tu museo” y “Del cole al museo”, con la intención de convertir la experimentación plástica en una herramienta formativa eficaz en su trayectoria curricular, adaptando los contenidos al nivel y las características de cada grupo. Para su consecución, recurrimos a una metodología activa, basada en la observación, en el diálogo, en la investigación y en el descubrimiento.

También tendimos puentes de participación bidireccional con la Universidad de Alcalá, facilitando las prácticas con los estudiantes de Audiovisuales, Arquitectura, Magisterio y Turismo, en las que se fomenta el análisis y el juicio crítico a través de proyectos elaborados por los profesores que luego se exponen y debaten en el museo. Además, organizamos seminarios de verano dedicados al arte geométrico, en el que comparten experiencias artistas, críticos, comisarios, galeristas y el público interesado.

Con un criterio análogo se lanzó “Somos dinámicos”, una iniciativa para los matriculados en las Escuelas Municipales de Danza, Música y Artes Plásticas y en la Escuela de Arte de Guadalajara, que les permite intervenir en este espacio común mostrando los conocimientos adquiridos y las experiencias vividas a lo largo del curso, allá, en las aulas, y aquí, en las salas de exposiciones.

Pero, además de todo esto, y de concretar un calendario de exposiciones temporales con creadores ligados a la abstracción geométrica, lo óptico y lo cinético –como Cruz Novillo, Monika Buch, Enrique Salamanca, María Lara, Tomás García Asensio, Carlos Evangelista, o Carmen Otero, entre otros–, en el que estos invitados contactan directamente con los jóvenes a través de la fórmula “Encuentro con el artista”, tenemos vigente otra actividad de diseño propio que encaja con el lema fijado por el ICOM para de este año: Museos por la igualdad: Diversidad e inclusión.

“Integrarte” nació en los primeros compases de nuestra andadura como una apuesta decidida a colaborar con las instituciones y organizaciones que trabajan con nuevas estrategias para la inclusión de menores y de personas adultas con dificultad de integración. Con esta iniciativa, para nosotros de enorme relevancia, ponemos en valor la labor de esos profesionales en el contexto del museo, permitiendo generar roles activos-creativos y actitudes críticas participativas entre los asistentes. Así, por medio de unos y de otras potenciamos el grupo como elemento educativo y de socialización, propiciamos un ambiente idóneo para se muestren libremente y de forma espontánea, atendemos a la construcción de la identidad a partir de la innovación como expresión interior, proponemos el reconocimiento a través de la acción plástica, y contribuimos a aumentar la autoestima y la confianza en los demás.

En nuestra andadura hemos trabajado con colectivos de migrantes, refugiados, jóvenes en riesgo de exclusión, mayores y adultos con otras capacidades. “Integrarte” se estructura en varios momentos en los que los participantes toman contacto con el museo; protagonizan una visita dinámica y participativa en la que extraen ideas e impresiones; seleccionan la obra que más les interesa, exponiendo sus razones y argumentos; elaboran una pieza; y, una vez finalizada, se muestran al público en exposición temporal.

Para el 18 de mayo de 2020, además de “Integrarte”, habíamos dirigido nuestro foco a la población magrebí residente en Guadalajara, poniendo de relieve las concomitancias existentes entre las geometrías de Sobrino y la estética andalusí a través de talleres y de la
interpretación de música tradicional en directo. Pero, también, abriendo la mirada a manifestaciones de otras culturas, con una exposición de la vanguardia artística en Japón.

Estas jornadas de puertas abiertas, ahora cerradas, tenían como colofón la presentación de nuestra última inversión en el ámbito de la infancia: la edición del cuaderno de actividades “Un paseo con Francisco Sobrino. Guía imaginaria de viaje”, desarrollado en colaboración con el profesorado del aula hospitalaria “La pecera” y con el alumnado de la Escuela de Arte. En la introducción señalamos como principal argumento la premisa “cuidar y sanar a través del arte”, y advertíamos de esta condición benéfica, capaz de generar “una vida más saludable para todos desde una vertiente imaginativa y participativa, favoreciendo así la relación entre unos y otros, y el desarrollo en comunidad”.

Precisamente ahora, en este estado de alarma, resuenan con mayor fuerza estos pensamientos que, obligatoriamente, tendrán su difusión a través de las redes sociales.

Pedro José Pradillo y Esteban
Técnico de patrimonio cultural y responsable en

Deja un comentario