En un momento en el que muchas bibliotecas escolares españolas se han visto forzadas a ceder sus instalaciones para habilitar nuevos espacios que garanticen que se mantenga las medidas y las distancias de seguridad entre los estudiantes, aún quedan proyectos que resisten al tiempo, a las crisis económicas, a los despidos de sus trabajadores y a la pandemia actual del coronavirus. Es el caso de las bibliotecas integradas de Lorca (Murcia) que volvieron a poner en marcha sus servicios en el mes de julio o de las bibliotecas de doble uso del barrio de Santa María y Patrocinio de Talavera de la Reina (Toledo) que reabrieron sus puertas en el mes de septiembre. Son bibliotecas ubicadas en colegios que por las mañanas funcionan como bibliotecas escolares y por la tarde ejercen de bibliotecas públicas abiertas a toda la población.

Ahora otro proyecto de esta tipología de bibliotecas ha reestablecido sus servicios tras el confinamiento. Se trata del programa de Bibliotecas de Barrio de Collado Villalba, localidad madrileña de 63.679 habitantes, que recientemente ha cumplido su vigésimo aniversario. El pasado mes de octubre el consistorio de esta localidad decidió reabrir estas bibliotecas con algunas novedades, como la ampliación de los espacios de uso, e incluso el traslado a espacios abiertos como los patios, cuando las condiciones meteorológicas lo hagan posible.

Surgido en el año 1999, el proyecto comenzó a funcionar en el curso escolar 1999-2000, impulsado por la Concejalía de Educación del Ayuntamiento Collado Villalba, con la colaboración de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid. Inicialmente el objetivo era transformar las escuelas en aulas abiertas en las que se pudieran realizar actividades educativas fuera del horario escolar.

Con el tiempo, Collado Villalba se ha convertido en el municipio español con más instalaciones de este tipo que responden al modelo de joint use library, aunque en nuestro país son más conocidas bajo la denominación de biblioteca integradas o bibliotecas de doble uso (escolar y pública). Se trata de un modelo cooperativo que funciona con éxito desde hace más de cien años en lugares de como Estados Unidos, Australia, Suecia o Reino Unido; y de una forma más reciente en países como Escocia, Noruega, Finlandia, Islandia, Dinamarca, Estonia, Letonia, Suiza, Alemania, Portugal, Nueva Zelanda, Canadá, Argentina, México, Colombia, Brasil, China, India, Uganda, Zimbabue o Sudáfrica. La existencia de este concepto de biblioteca se sustenta en un proyecto de biblioteca única que nace y se planifica con más de una función, de manera que puedan suministrarse servicios bibliotecarios diferentes, atendiendo a sus usuarios dentro de una misma instalación.

El Programa de Bibliotecas de Barrio de Collado Villalba está formado por ocho bibliotecas públicas y escolares ubicadas en ocho colegios públicos: Antonio Machado, Mariano Benlliure, Rosa Chacel, Cañada Real, Miguel de Cervantes, Miguel Delibes,  Profesor Enrique Tierno Galván y Cantos Altos que fue el último en incorporarse el 21 de octubre de 2014.  Todas las bibliotecas ofrecen servicios de préstamo, lectura en sala, acceso público a Internet, formación de usuarios y actividades de animación a la lectura. Entre sus cometidos figuran dotar a las bibliotecas escolares de recursos materiales y personal cualificado que se encargue de su gestión integral, desarrollar habilidades para el aprendizaje a lo largo de la vida, proporcionar al estudiante fuentes bibliográficas y herramientas tecnológicas así como habilidades en su uso para la realización de trabajos escolares, apoyar en labores de tareas y estudio, desarrollar la creación de aulas abiertas que fomenten actividades encaminadas a la mitigación de problemas educativos derivados de desestructuración familiar, fracaso escolar, marginación y otros problemas sociales.

Además, a lo largo de estas dos décadas, estas bibliotecas han propiciado diversas iniciativas dirigidas tanto a la comunidad educativa como a los vecinos del barrio cumpliendo una labor social, cultural, educativa y de apoyo mediante diversas actividades e iniciativas gratuitas que en algunos casos se han convertido ya en todo un clásico en Collado Villalba como los Clubes de lectura, la Hora del cuento, el videofórum, el Maratón de lectura, Ordenadores para todos, talleres  de manualidades y títeres, etc. Actualmente, algunas de estas bibliotecas abren de 16:00 a 18:00 y otras lo hacen de 16:00 a 19:00 horas, siempre de lunes a viernes y durante el curso escolar.

El presupuesto del proyecto asciende a 60.000 euros y la gestión de estas bibliotecas es indirecta, siendo la Concejalía de Educación del Ayuntamiento de Collado Villalba quien adjudica el contrato a través de concurso público a una empresa que se encarga de programar y contratar al personal bibliotecario que desarrolla el servicio en cada centro escolar adscrito al programa. Junto a los ocho bibliotecarios que atienden a estas bibliotecas existe la figura de un coordinador que también depende de una empresa de servicios y que se encarga de supervisar el funcionamiento de las ocho bibliotecas escolares/públicas, de orientar y ayudar a resolver los problemas técnicos y de la interlocución con la Coordinadora de Actividades de la Concejalía de Educación del Ayuntamiento de Collado Villalba, Julia García Arévalo Aguilera.

Según María Soledad Prol Cid, coordinadora de las ocho bibliotecas de barrio de Collado Villalba entre octubre de 2018 y junio de 2020, además “existe una buena cooperación con las dos bibliotecas municipales de la localidad, no en cuanto al sistema de gestión ya que ellos utilizan Absysnet y nosotros Abies, pero sí en cuanto a la programación conjunta de actividades. Ojalá otros municipios copien esta iniciativa porque tiene muy buena acogida y atrae a muchos usuarios”

María Soledad Prol Cid, última coordinadora de las bibliotecas de barrio de Collado Villalba

Pablo Parra Valero
| + posts