El pasado 7 de abril, el Senado se llenó de bibliotecarias, de bibliotecarios, acompañando a Fesabid en la presentación del informe elaborado por Oscar Arroyo “Universalizar los servicios bibliotecarios públicos en España”. El objetivo no era otro que visibilizar las bibliotecas como un derecho de la ciudadanía. “Hoy en el Senado se hablará de bibliotecas” dijo Alicia Sellés, Presidenta de Fesabid.

                                                                                   

         La elección del Senado para esta presentación no es casual, ya que es la Cámara de representación territorial y hablar de bibliotecas es hablar también de territorios, de espacios por y para los ciudadanos. Se trata de poner de manifiesto la necesidad de una mutación en la concepción que se tiene de las bibliotecas y que pasen de ser espacios de silencio a espacios de convivencia.

    Son cuatro los puntos clave que se pretenden visibilizar con este informe:

    • La necesidad de desarrollar una política bibliotecaria
    • La profesionalización del personal de las bibliotecas
    • Territorializar y contextualizar en cada Comunidad Autónoma
    • Universalizar las bibliotecas

    La Vicepresidenta del Senado, Cristina Narbona, y la Directora de Documentación del Senado, Josefa Fuentes García, acompañaron a Alicia Sellés en las primeras palabras de este acto, dejando paso, a continuación, a Óscar Arroyo quien estuvo acompañado por Antonio Morales Comalat, Director de la Biblioteca Pública del Estado de Las Palmas de Gran Canaria; Juana Escudero Méndez, Subdirectora de Educación, Cultura, Patrimonio, Deportes y Ocio en la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP); Manuel Escarda Escarda, Presidente de la Comisión de Cultura y Deporte; y la Presidenta de Fesabid.

                                                                                     

    El estudio realizado por Arroyo es un análisis comparado de la legislación sobre bibliotecas en las diferentes Comunidades Autónomas y en el Estado español. Después de un repaso histórico por el concepto de biblioteca pública, Arroyo cita las oportunidades para bibliotecas que existen en el momento actual:

    • El movimiento de defensa del mundo rural, tanto social como político, pone el foco en este entorno y la necesidad de proporcionar servicios públicos para evitar la despoblación.
    • Las nuevas tecnologías, que favorecen el acceso a la información
    • El modelo de servicio social y cultural no se puede detener por la actual coyuntura de crisis económica y sanitaria

    Comentó también la falta de entendimiento de lo que es una biblioteca pública, destacando su importancia en la difusión de información de calidad y su sostenibilidad, al emplear una red de servicios que ya existen en la actualidad.

    A la pregunta de ¿Qué queremos?, las respuestas fueron:

    • Un servicio en el que el espacio sea un valor
    • Pasar de ser almacenes pasivos de información a centros generadores de conocimiento, interconectados con centros de salud, escuelas, asociaciones… que las personas sean el centro y que todos tengan su espacio.
    • Un Plan Nacional de Competencias Digitales que incluya a las bibliotecas
    • Mostrar nuestras posibilidades de actuación en la Agenda 2030

         Por lo tanto, las conclusiones de este estudio serían:

         La biblioteca como Tercer Lugar

         Servicios para municipios menores de 2.000 habitantes

         Renovación legislativa estatal y autonómica

         Para conseguir que las bibliotecas adquieran el modelo de     Tercer Lugar y  la legislación actual es un corsé que impide que e   este modelo prospere a pesar   de ser viable. Es necesario simplificar las estructuras organizativas y definir por Ley unos servicios mínimos.

    “Las bibliotecas no vienen a pedir; vienen a ofrecerse, con todo su potencial”

    Tras la presentación del informe de Arroyo, tomó la palabra Juan Márquez quien pasó a comentar la ley canaria de bibliotecas, última que ha sido promulgada y que, tal vez por ello, recoge muchos de los aspectos del nuevo concepto de biblioteca: la necesidad de cooperación entre las distintas Administraciones, la igualdad para minorías o la renovación de bibliotecas hacia ese nuevo modelo. Todo ello se hizo dentro del marco de un Pacto por la lectura y tras un estudio sobre la situación de la lectura en el archipiélago.

    Por su parte, Juana Escudero repasó las acciones que se han llevado a cabo desde que el Consejo de Cooperación Bibliotecaria le pidiera a la Federación Española de Municipios y Provincias FEMP revisar la obligatoriedad de los servicios bibliotecarios para municipios de mas de 5.000 habitantes. A partir de este momento, en 2019 se crea un Grupo de Trabajo y se aprueban dos iniciativas: una llamada a todas las Administraciones para modificar la Ley de Régimen Local de 1985 y situar en la barrera de los 2.000 habitantes los servicios bibliotecarios y un estudio de propuestas concretas para las municipios de menos de 2.000, de manera que se hiciera real la universalización del derecho al conocimiento.

    Para finalizar esta Mesa, el Presidente de la Comisión de Cultura y Deporte del Senado, Manuel Escarda, quiso dar su apoyo a lo que se había ido mostrando argumentando a su favor la necesidad de hacer llegar la cultura a todos los ciudadanos, así como posibilitar un acceso fácil a los servicios públicos en el ámbito rural que permita fijar población frente a la despoblación, servicios que deben ser reforzados dentro del Plan de Transición Digital con el apoyo de las bibliotecas rurales.

    Finalizó este acto con una ronda participativa de los asistentes al acto: el Senador Alfonso Gil; las palabras de la Ana Valdés, Vocal de Comunicación del Col·legi Oficial de Bibliotecaris i Documentalistes de la Comunitat Valenciana; Ángel González Lara, Jefe del Departamento de Departamento de Bibliotecas del Senado; Roberto Soto, Coordinador del Grupo de Trabajo para el Plan de Atención Especial para el Mundo Rural en bibliotecas; la senadora miembro de la Comisión de Cultura y Deportes Riansares Serrano; Asunción Maestro, bibliotecaria representante de la Comunidad Foral de Navarra; Chelo Veiga, bibliotecaria en representación de Asociación Profesional de Especialistas en Información APEI (Asturias); la Directora de Documentación del Senado, Josefa Fuentes García; Antonio Tomás Bustamante, Presidente de la Asociación Andaluza de Bibliotecarios

    Para terminar, Alicia Sellés recuerda la necesidad de un Plan Estratégico Nacional de Información y  Bibliotecas. Óscar Arroyo tiene unas palabras de reconocimiento para todos los presentes por  la posibilidad de dar visibilidad a las bibliotecas y agradece las intervenciones de los compañeros, ofreciendo su apoyo a quienes lo soliciten.

    “Ofrecer servicios públicos absolutamente para todos, en todos los territorios, de forma sostenible”

     

    Podéis ver el acto completo en este enlace al vídeo

     

       

       

      Luisa Santamaría

      Luisa Santamaría

      Ayudante de Bibliotecas en Biblioteca Pública de Segovia y Vocal de SEDIC

      A %d blogueros les gusta esto: