La importancia de los archivos personales lleva en esta ocasión a mostrar el de la Fundación Juan March: la manera en la que trabajan, las herramientas y los programas informáticos que utilizan, para que sean fuente de inspiración a otros archivos/bibliotecas de documentación musical, sobre todo en la tarea de catalogación. La manera elegida para la difusión de métodos, proyectos y objetivos ha sido un encuentro entre profesionales.

Palabras clave: Archivos personales, Documentación musical, Fundación Jacinto e Inocencio Guerrero, Fundación Juan March, Gestión de archivos.

 

La zarzuela es uno de los géneros musicales a los que cada año desde 2013 y con carácter anual hasta 2016 para luego celebrarse cada dos años hasta llegar al actual, la Fundación Jacinto e Inocencio Guerrero dedica unas jornadas con la intención de intercambiar ideas y experiencias entre los agentes implicados en el mundo artístico y musical. Aunque lo normal es que estén centradas en el análisis de la zarzuela también hay cabida para otras cuestiones, como ha sido el caso de las Jornadas de zarzuela 2022 que con el lema Repensando los archivos personales, ofreció la ponencia Repensando el archivo: la gestión de archivos con software libre en la Biblioteca de la Fundación Juan March.

Dicha ponencia se celebró el pasado día 6 de abril en la Biblioteca Musical Víctor Espinós, sita en el Centro Cultural Conde Duque, y a tal evento, por cortesía de la Fundación Jacinto e Inocencio Guerrero, se invitó a los socios de SEDIC.

Se inició el acto con el saludo de Inmaculada Seldas, directora de la Biblioteca musical, y Alberto Horado Pinilla, responsable del archivo de la Fundación Guerrero.

La ponencia estuvo a cargo de dos profesionales de la Biblioteca/Centro de apoyo a  investigación de la Fundación Juan March. En primer lugar habló Luis Martínez Uribe, director de la citada Biblioteca, donde además es responsable de la unidad de ciencia de datos denominada DataLab en la que se realizan proyectos de análisis y curación de datos. Aunque su formación universitaria está relacionada con las Matemáticas, los Sistemas informáticos y Sociología, ha encaminado sus muchos conocimientos al desarrollo de los métodos curativos para el análisis sociológico de datos en las bibliotecas. Después, José Luis Maire musicólogo y responsable de la sección de música de la misma Biblioteca/Centro, cuya formación universitaria está relacionada con Filosofía y Letras, pero su pasión por la música y el conocimiento de esta en casi toda su extensión, le vincula profundamente a la documentación musical. Cuenta además con una gran trayectoria profesional en el ámbito de las bibliotecas.

Ambos ponentes explicaron las estrategias de trabajo llevadas a cabo en la Biblioteca de la Fundación Juan March en cuanto a la catalogación y las herramientas con las que trabajan. Tal es el caso de ArchiveSpace (aplicación web de código abierto para administrar información de archivos), VIAF (en relación a ficheros de autoridad) y LYRASIS (empresa de tecnología aplicada a bibliotecas, archivos, museos y organizaciones de investigación en todo el mundo). Igualmente hicieron una demostración práctica del software.

Siguió un coloquio al que se unió la profesora de Documentación Musical de la Facultad de Ciencias de la Documentación de la Universidad Complutense de Madrid, Esther Burgos Bordonau invitada a la jornada por su amplio curriculum en documentación musical., aunque su formación universitaria es de Geografía e Historia, además de música. La profesora comentó su experiencia como docente y como investigadora. Principalmente expuso, cómo ha llevado a cabo sus últimos trabajos sobre rollos de pianola: La colección de rollos de pianola de la familia Fernández-Shaw y La colección de rollos de pianola “María Jesús Casado García-Sampedro”.

                                                                   

En el coloquio: Alberto Honrado, Luis Martínez Uribe, José Luis Maire y Esther Burgos

 

Tras una charla amena y docta por parte de los entendidos, así como las interesantes consultas de los asistentes, se cerró el acto con diversas conclusiones, entre ellas:

1) El bibliotecario de datos, también denominado bibliotecario de investigación de datos, gestor de datos o curador de datos, es fundamental en la biblioteca.
2) Cuando no hay un bibliotecario de datos, es importante la elección de un buen software que facilite la labor bibliotecaria, sobre todo para la catalogación.
3) Es necesario contar con un API (conjunto de protocolos y herramientas usado por desarrolladores) para integrar, automatizar, corregir e innovar conforme a las necesidades de la biblioteca.
4) Para el legado musical del siglo XX (con la diversidad de músicas y forma de interpretarlas que hay, muy específica en algunos casos) todavía faltan herramientas y conceptos claros para poder catalogar adecuadamente.
5) Es necesario repensarse la profesión de bibliotecario/a, por eso la unión de profesionales con estudios de diferentes materias es fundamental dentro de la biblioteca; la conjunción de todos facilita el trabajo y enriquece los resultados.

Terminó la jornada con una visita guiada a la Biblioteca Musical Víctor Espinós.

Pilar del Campo Puerta

Pilar del Campo Puerta

Investigadora independiente

A %d blogueros les gusta esto: