Cómo ser un buen bibliotecario confinado

Llevamos ya cuatro semanas de confinamiento y aún no sabemos seguro qué día podremos salir, qué día podremos volver a trabajar y, ni mucho menos, qué tendremos que hacer con los libros y los documentos que nos vayan devolviendo los usuarios.
Y sí, han habido malas noticias y seguramente seguirán habiéndolas. Han muerto familiares y amigos, han rescindido contratos y el sector cultural sale más dañado que nunca. Pero intentaremos en este post hacer un poco de humor y reírnos de nosotros mismos.

5 ideas para ser un buen bibliotecario confinado

1. Leer todos los libros que tenemos en casa

Lo sabes: Llevas media vida acumulando libros. Los que te compras, los que tomas en préstamo, los que te dejan, los que quizá hayas salvado del expurgo… ¿Cuándo vas a tener más vida que ahora para poder leer todas estas páginas? ¡Déjalo todo y ponte a leer! Olvídate del teletrabajo y ponte a leer. Olvídate de los hijos y ponte a leer. Olvídate de limpiar la casa y ponte a leer.

2. Participar en todos los retos y propuestas

A ver, ¿ya has hecho un “Instagram live” para tu biblioteca? ¿cómo que no? Pues deberías: debes participar en todos los retos y propuestas que te lleguen de otras bibliotecas a través de las redes sociales… ¡y no solo eso! Debes asistir como telespectador a todas las actividades de todas las bibliotecas del país. Haz fotos, haz vídeos, explica cuentos, todo. ¡No te dejes nada!

 

3. Revisión de morosos

No solo hay morosos en las bibliotecas, y lo sabes bien. Esta época de encierro debe servir para repasar aquellos libros que antes poblaban tus estanterías y ahora ya no. ¿A quién se los dejaste y por qué aún no han regresado a casa? Es el momento de bloquear y de replantear muchas amistades.

4. Ordenar todos los libros

Todos lo sabemos: el principal objetivo de un bibliotecario es ordenar libros (bueno, eso y hacer callar). No hace falta que salgamos al balcón para hacer callar a los vecinos, pero sí que podemos reordenar los libros que tenemos en casa. Y digo reordenar porque vamos a dar por sentado que ya los teníais ordenados.

 

5. Ordenar el resto de las cosas

A ver, ¿cómo vamos a ordenar SOLO los libros? No podemos ser bibliotecarios de pacotilla, hay que seguir hasta el infinito. Todo lo ordenable y clasificable que tengas en casa, deberá pasar por tus manos. Establece unos criterios y empieza. Que no sea dicho que en esta casa no vive un bibliotecario.

 

¡Y hasta aquí! No repetiremos lo de “todo saldrá bien” porque ya ha caído demasiada cosa por el camino… pero… ¿qué tal si nos contáis alguna cosa que estéis haciendo por casa? Por ejemplo, mirad que ha hecho Luisa Santamaría con los libros infantiles que tenía por casa…. ¿tenéis alguna idea que aportar? Somos todo oídos 🙂

Eli Ramírez
Bibliotecaria

3 comentarios Escribir un comentario

  1. Gracias por tu post, Eli. Efectivamente, no hay mejor situación que esta de confinamiento para leer todo aquello que siempre has deseado y para lo que nunca has tenido tiempo. Y para ordenar, como sugieres, cosas y ¿por qué no? ideas.

Deja un comentario