El Centro de la Comunicación `Jesús Hermida’ en Huelva. Un referente para conocer y entender la comunicación y el periodismo en España

El Centro de la Comunicación Jesús Hermida es una iniciativa de la Asociación de la Prensa y el Ayuntamiento de Huelva que, con el apoyo de la familia del periodista y RTVE y la colaboración de numerosas entidades y particulares convencidos de que en los momentos que vivimos donde  las redes imponen una nueva forma de entender la comunicación, es necesario ayudar a entender la evolución de los medios de comunicación y el periodismo como imprescindibles valores para la salud de una sociedad democrática y libre.

HUELVA, 17/10/19 Huelva – Centro de la  Comunicación Jesús Hermida .
Foto: Alberto Díaz

Este es el primero de este tipo en España y uno de los pocos que hay en Europa dedicados a esta materia y tiene como objetivo ser un referente, una instalación activa en la que, con Jesús Hermida como hilo conductor, podamos conocer la esencia de la comunicación en su más amplio concepto y de la obra de este periodista nacido en Huelva, que aseguraba que “hablar, decir cosas a la gente es todo mi ser”, dedicándose a esa vocación desde que en los años cincuenta tuvo  su primer contacto con los medios de comunicación en Radio Nacional y en el diario Odiel,  en su ciudad natal.

El Centro de la Comunicación Jesús Hermida es un espacio cultural con aspiración museística, didáctica, divulgativa y de investigación en el que se puede conocer y mostrar la obra de Jesús Hermida y ayudar a conocer y entender el proceso de los medios de comunicación de masas. Además del espacio museístico cuenta también con una biblioteca sobre temas de comunicación y periodismo; un archivo sonoro y documental a disposición de investigadores y docentes; salas de conferencias y actividades y centro de prensa, donde se organizan talleres didácticos para escolares; exposiciones temporales y temáticas, master class y sesiones divulgativas o formativas.

En este proyecto la documentación y catalogación de sus fondos es fundamental y en su biblioteca hay actualmente casi dos mil libros que están siendo clasificados e incorporados a una base de datos específica, tal y como se hace también con los fondos documentales, audiovisuales y sonoros en los que una parte importante pertenecían al propio Jesús Hermida relacionados con su actividad profesional tanto en prensa como en radio y televisión. También está dotado de una hemeroteca con varios miles de periódicos y publicaciones en los que se trabaja para su digitalización, catalogación y puesta a disposición en las redes sociales.

Con el lema “CONOCER PARA COMPRENDER” el Centro de la Comunicación Jesús Hermida cuenta con un excepcional espacio expositivo que ya ha sido visitado por varios miles de personas y grupos de centros educativos, colectivos sociales y profesionales a los que en seis áreas se les ayuda a entender la historia de los medios de comunicación y el periodismo en una visita que se inicia con una Línea de Tiempo que muestra la evolución de la comunicación desde el año 3000 a.C con la escritura cuneiforme hasta 1970 con la aparición del offset, continuando con un espacio dedicado a la libertad de expresión, con facsímiles de los informes y decretos que dieron lugar a su inclusión en la Constitución española de 1812, gracias al informe que elaboró para las Cortes de Cádiz José Isidoro Morales, ilustrado nacido en Huelva, considerado padre de la libertad de expresión (de imprenta) en España.

Para mostrar la evolución de la prensa, el Centro cuenta con una linotipia, documentos, objetos y publicaciones relacionados con la tarea de Hermida en prensa, además de elementos relacionados con la actividad en los periódicos antes de la aparición de las herramientas digitales.

El área dedicada a la radio muestra la evolución tecnológica que ha tenido este medio del que Huelva se instaló en 1934 la primera emisora con estudios propios de Radio Nacional de España, de la que se exponen algunos aparatos así como un estudio analógico de radio en el que los visitantes pueden tener la experiencia de sentarse ante el control y grabar algunos minutos.

Excepcional y único en España es el espacio dedicado a Jesús Hermida y la Luna, con objetos y documentos únicos relacionados con la aventura espacial, el Apolo 11 y la retransmisión que él hizo de la llegada del hombre a la Luna el 21 de julio de 1969, cuya grabación original se proyecta con licencia de la NASA y TVE.

Se dispone también de un completo set de televisión, dotado cámaras y todos los elementos necesarios para simular la grabación de un programa antes de llegar a la zona en la que se exponen todos los premios concedidos a Jesús Hermida en su vida profesional, así como objetos y documentos relacionados con su vida personal y dos áreas en las que se puede visionar una amplia selección de programas y reportajes realizados por él tanto en TVE como en Antena 3.

La visita a la exposición concluye con el área dedicada a los medios digitales y su implantación en la sociedad actual donde otra Línea de Tiempo muestra su evolución desde 1969 con la aparición de Arpanet, como antecedente de internet, hasta el año 2010 y también con un glosario de términos de la comunicación digital el ecosistema evolutivo de las Redes Sociales.

A pesar de que las limitaciones impuestas por la pandemia de la COVID 19 han afectado a su actividad, el Centro de la Comunicación Jesús Hermida continúa con su tarea y se siguen programando actos culturales y encuentros formativos y divulgativos, entre los que se incluye la exposición “Platero y yo en papel prensa” que en julio y agosto pasados ha presentado ejemplares originales de las revistas y publicaciones que informaron en 1914 sobre la primera edición del libro “Platero y yo”, pertenecientes la mayor parte de ellas a la biblioteca personal del poeta moguereño Juan Ramón Jiménez, al que Jesús Hermida se sentía muy vinculado, siendo uno de los portadores de su féretro en junio de 1958 cuando llegó a Moguer para reposar definitivamente en su cementerio junto a su esposa Zenobia Camprubí.

Actualmente una exposición conmemorativa del centenario del libro “El metal de los muertos”, de Concha Espina, ocupa la Sala de Usos Múltiples del Centro, presentando la mayor parte de las ediciones que se han hecho de del libro en todo el mundo, así como documentos, fotografías y cuadros sobre Concha Espina y la Cuenca Minera de Huelva, a la que dedicó parte de esta obra.

Además de la programación de visitas a la zona expositiva, presentación de libros, conferencias y coloquios, entre otros actos, para noviembre está programado el VIII Encuentro Iberoamericano de Prensa, que se dedicará al tema “Prensa y Literatura” y en colaboración con la Universidad de Huelva, se trabaja en la catalogación de los fondos bibliográficos del Centro, al que se han incorporado nuevas donaciones.

Pregunta para debate: ¿Considera que los ciudadanos tienen suficiente criterio para saben distinguir qué son las herramientas de comunicación y los medios de información? ¿Somos capaces de frenar el impacto de las mentiras y la desinformación en la red?

Semblanza de Raúl González Sanz

Raúl González Sanz (Madrid 1970-Lugo 2020) falleció en Lugo, en la playa de As Catedrais el pasado 27 de agosto. Especializado en estudios de biblioteconomía y documentación, obtuvo el Grado de Documentación en la Universidad Complutense, formación académica complementada con diferentes cursos y sesiones de especialización en Ciencias de la Documentación.

Su experiencia profesional se inició en 1991 como auxiliar de Biblioteca en la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, en la que actualmente ocupaba el cargo de Jefe de la Biblioteca Ferroviaria. Su labor continua en la gestión de la información histórica y técnica del sector ferroviario le convirtió en un especialista en el conocimiento de este campo, y le llevó a participar en diferentes jornadas, seminarios y publicaciones para difundir la documentación ferroviaria.

Raúl era un convencido de la función social de la biblioteca, entendida como un servicio público para el desarrollo cultural de la ciudadanía y, especialmente, para los sectores más desfavorecidos de la población. Esto le llevo a colaborar en diversos proyectos de bibliotecas, tanto en su ciudad Alcalá de Henares, como en otros países en los que participó en proyectos con sectores de población más desfavorecidos.

Pero, por encima de todo esto, Raúl González Sanz fue un hombre generoso y comprometido, que, desde la militancia política y social, trabajó por la justicia social, la ecología y, sobre todo, por mejorar la vida de sus convecinos de Alcalá de Henares. Su agudo sentido del humor y su amplia cultura, fruto del amor por la lectura, hacía que una charla con él fuera una fuente de placer y de continuo aprendizaje. Como le lloran sus compañeros de la Asociación Agua de Mayo, parafraseando a Benedetti, era de esos pequeños corazones que trabajan por la justicia, miran y siembran futuro, gritan rebeldía, lloran por el mundo. Por eso lloramos hoy su temprana pérdida que nos ha privado de un gran bibliotecario, de un hombre generoso.

 

Feliz verano lector

También este año, tan raro, ha llegado agosto; y desde Sedic os invitamos a disfrutar de la lectura: lectura terapéutica, relajante, lectura  inspiradora y reparadora. Por eso os dejamos unas recomendaciones  literarias, ¿y tú, qué nos recomiendas? Sigue nuestras redes y envíanos una foto de tus lecturas veraniegas con los hashtag #veranosedic y #sediclee

En la Tierra somos fugazmente grandiosos. Ocean Vuong. Anagrama, 2020.

El libro del que todo el mundo habla este verano. Una primera novela que narra en primera persona la experiencia de ser adolescente, inmigrante y homosexual,  que combina momentos de extrema crudeza con otros de una belleza sutil y elusiva. Una obra de transición que, sin embargo, alcanza la madurez narrativa.

Más información en la editorial

 

 

Vestida de corto. Marie Gauthier. Nórdica, 2020

Premio Goncourt de Primera Novela 2019. Novela que nos adentra en el sofocante calor del verano,  en la incipiente sexualidad de Félix y en la obsesiva sensualidad de Gil. Precedida por una cita de Jean de La Fontaine: “Caminaba a paso largo, ligera y vestida de corto” de la que toma el título y que no es sino una descripción del verano de Gil, sus idas y venidas por caminos, por cunetas… por sí misma.

Más información en la editorial 

 

La mujer helada. Annie Ernaux. Cabaret Voltaire, 2019 (3º ed).

Premio Formentor de las Letras 2019. Su trabajo ha sido declarado por el jurado como “un implacable ejercicio de veracidad que penetra en los más íntimos recovecos de la conciencia”.

Un libro sobre la “carga mental” que sufren las mujeres, un feminismo de lo cotidano narrado con el habitual lenguaje sin artificios de esta autora, aunque no exento de lirismo.

Más información en la editorial

 

Detectives de objetos. Shaday Larios. La Uña Rota, 2019

Es posible que nuestros objetos hablen por nosotros cuando ya no estemos aquí. O cuando nos neguemos a hablar, o por muchas otras ausencias”.  Este libro nos traslada a tres parajes urbanos: Gerona, Berlín y Barcelona. Allí, la autora y los miembros de la Agencia de Detectives de Objetos El Solar, reconstruyen la historia latente e invisible en los objetos encontrados.

Más información en la editorial

Yo soy mentora, ¿y tú?

El 6 de julio tuvo lugar la sesión de cierre de la primera convocatoria del Programa de Mentoría de Sedic. Han sido nueve meses de compartir y aprender que dejan un buen sabor de boca.

El Mentoring ha sido definido como «una alianza entre dos personas que crea un espacio de diálogo que resulta en reflexión, acción y aprendizaje para ambos». Esa es, justamente, su esencia: mentor y mentorizado reflexionan, se invita a la acción y, sin duda, ambos aprenden.

En Sedic se ha apostado con fuerza por este programa, que se inició en septiembre de 2019 coordinado por Victoria Manglano y Elisa García-Morales, con el apoyo de Víctor Villapalos. En la actualidad, de cara a la segunda convocatoria, y tras quedar enganchadas por la fantástica experiencia de ser mentoras, nos incorporamos al equipo Carmen Jodrá y yo misma. En la web tenéis toda la información: cómo funciona, cómo inscribirse, documentos de apoyo, guías para mentor y mentorizado y enlace el blog https://mentoria.sedic.es/

Personalmente, me incorporé con un poco de miedo. Uno nunca es consciente de lo que sabe o de en qué medida puede aportar conocimientos y apoyo a otra persona. Sin duda, es una gran responsabilidad y  asusta no estar a la altura de lo que se espera. Sin embargo, después de asistir al taller preparatorio que impartió Julio Rodríguez Díaz, CEO de la Red de mentoring de España, las dudas desaparecieron y solo quedaron las ganas de empezar a compartir experiencias con la mentorizada con la que se me había emparejado.

El compromiso adquirido es cómodo de llevar: una reunión mensual apenas te quita tiempo de tus otros quehaceres pero te mantiene unido con tu mentorizado. Durante el tiempo que transcurre entre una y otra sesión, encuentras información y recursos que puedes aportar, experiencias que compartir con él/ella, ideas que ofrecer… En nuestro caso, que vivíamos en distintas ciudades, las sesiones fueron todas virtuales, a excepción de una visita a mi centro de trabajo que pudimos hacer realidad. Esos encuentros los preparaban con el cuidado que se pone en aquello que nos satisface y, al menos en mi caso, se terminaban con la alegría de ver los avances pero también con la pena que te deja despedirte de un amigo.

El vínculo que se establece es entre iguales con distintas necesidades: cada uno aporta al otro no solo información sino también experiencias. Como mentora, en todo momento me he sentido cómoda y valorada por mi mentorizada, además de saber que detrás había un equipo para apoyar y resolver cualquier problema que se nos presentara.  Pero no solo eso, sino que ha sido una estupenda ocasión para reflexionar sobre mi propia carrera profesional, fortalezas y debilidades, capacidad de comunicación, de gestión… incluso perspectivas de futuro.

Si eres socio de Sedic, anímate a participar en este Programa de Mentoría. Tanto si lo haces desde la posición de mentor como de mentorizado, sin duda, una gran oportunidad de mejora.

Todos somos biblioteca: Proyecto de colaboración Biblioteca Pública Municipal José Saramago y Asociación Argadini.

Los comienzos

La colaboración entre la Biblioteca Pública Municipal José Saramago y la Asociación Argadini se inició en el año 2007 tras abrir sus puertas a un grupo de jóvenes con discapacidad intelectual pertenecientes a un taller literario de esta asociación.

Argadini es una entidad sin ánimo de lucro,  cuyos fines son mejorar la calidad de vida, el desarrollo personal, educativo, social, cognitivo y emocional de personas  con cualquier tipo de discapacidad e independientemente del colectivo o grupo social al que pertenezcan, así como contribuir a su integración social y laboral

El objetivo del  Taller Literario “Escribir por el placer de contar” es estimular la creatividad literaria a través de la lectura y ayudar a descubrir distintas formas de expresión a través de la palabra, siendo  la biblioteca el lugar idóneo para desarrollar este propósito. Las sesiones  se complementan con la participación de los integrantes del grupo en tertulias literarias que se llevan a cabo una vez al mes en el emblemático Café Gijón de Madrid, donde leen sus trabajos, sus reflexiones y, poco a poco, van conociendo la historia de nuestra literatura a través de los diferentes recursos literarios.

Reconozco el espacio

De manera natural, los jóvenes fueron reconociendo e identificándose con nuestra biblioteca y, gracias al trabajo y uso cotidiano que hacían, en el año 2012 crean la primera guía de la BPM José Saramago elaborada y diseñada por ellos con el apoyo del personal de la biblioteca.  ¡Sígueme, yo te lo enseño! se convirtió en un documento accesible que sustituyó a los folletos informativos que se distribuían hasta entonces. El documento, realizado con otra “mirada”, mostraba de una manera muy práctica qué es la biblioteca y qué podemos hacer en ella.

Nuevas iniciativas

Un año más tarde nace el Taller de Cuentos “Creas tú”, desarrollado de manera periódica en nuestro centro por miembros de la asociación, a partir de publicaciones de cuentos adaptados para personas con necesidades de apoyo y entendiendo por cuento un tiempo y un espacio dedicado exclusivamente al niño con la pretensión de potenciar  estrategias que fomenten sus habilidades creativas a través de mundo de la narración.

Ahora quiero ser uno más

¡La biblioteca ya es un espacio abierto a las personas con Discapacidad Intelectual y Trastorno del Espectro Autista! Este uso cotidiano de espacios culturales que les eran ajenos despertó en estas personas un nuevo deseo que manifestaron así: Quiero trabajar aquí.

Impulsado por Argadini, se diseña  un proyecto de “formación para el empleo” con el objetivo de formar a estas personas para que puedan trabajar de Auxiliares de Cultura en instituciones culturales, como es el caso de las bibliotecas. Esta formación, reconocida desde el año 2017 por la Universidad de Salamanca, necesitaba no solo una formación teórica, sino también una formación práctica que les proporcionara las competencias necesarias para poder incorporarse al mercado laboral.

Una vez más, la BPM José Saramago sale de su área de confort para dar paso a un mundo laboral inclusivo, abriéndose a una realidad social patente e impulsa la firma de un Convenio de prácticas profesionales que permita que este proyecto se haga realidad. De esta manera, en febrero de 2016 se firma el Convenio de Colaboración entre el Área de Gobierno de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Madrid y la Asociación Argadini para la realización de prácticas formativas en las instituciones dependientes de  la Dirección General de Bibliotecas, Archivos y Museos.

Emerge así el proyecto “Quiero trabajar aquí”: prácticas profesionales en la BPM José Saramago para las personas con Discapacidad Intelectual (DI) y Trastorno del Espectro del autismo (TEA)” siendo la BPM José Saramago la primera en acoger a alumnos en prácticas.

Los elementos de innovación de este programa de prácticas encuentran sustentados en tres pilares:

  1. Ser un programa pionero.
  2. Contribuir a garantizar el cumplimiento de dos derechos fundamentales, como son el acceso a la cultura y al trabajo
  3. Por último, la propuesta de inserción laboral flexible que se adapta a las múltiples necesidades de las personas a las que se dirige.

Este programa convierte el empleo en la llave de acceso a la cultura y la cultura en un vehículo de acceso al empleo, derechos reconocidos en la Declaración de los Derechos Humanos de la ONU, la Constitución Española, la Estrategia Integral de Cultura Para Todos centrada en la accesibilidad de personas con discapacidad del Gobierno de España y en La Ley General de los Derechos de las Personas con Discapacidad y su inclusión social.

Las replicas

Producto de la experiencia entre las dos entidades, otras bibliotecas de la red Municipal del Ayuntamiento de Madrid se han sumado a los diferentes proyectos:

  1. Desde el año 2018 realizan prácticas de Auxiliares de Cultura en la BPM Dámaso Alonso, en la BPM Benito Pérez Galdós y en la BPM Iván de Vargas.
  2. Más recientemente, la BPM Eugenio Trías, colabora en el Taller Literario y en el Taller de Cuentos

 

Rompiendo barreras, físicas y mentales, caminamos paso a paso hacia

el verdadero significado de biblioteca pública,

donde todos somos biblioteca.

 

Celebramos la música: Biblioteca Musical Víctor Espinós

El Día Europeo de la Música se celebra desde los años ochenta el 21 de junio, coincidiendo con el solsticio de verano, en una jornada festiva que se dedica a compartir música de cualquier género en espacios públicos, con la ilusión de que el disfrute la música llegue cada vez a más personas.

En la madrileña Biblioteca Musical Víctor Espinós celebramos este día de una forma especial desde hace varios años. Una “audición de usuarios” convoca a todas las personas que utilizan las cabinas de ensayo de la biblioteca a una muestra pública de su talento en nuestra sala de actividades, ya se encuentren en los momentos iniciales del aprendizaje musical, o sean expertos músicos, o estén en cualquiera de los caminos intermedios. El objetivo es compartir experiencias musicales y realizar una de las principales misiones que la Biblioteca tiene encomendada desde hace 100 años: apoyar el estudio y la difusión de la música.

Una historia de música para todos los públicos

La biblioteca lleva hoy el nombre de Víctor Espinós, periodista, crítico musical y bibliotecario, que en 1919 pensó que la ciudad de Madrid necesitaba una infraestructura cultural que ofreciese la posibilidad de realizar estudios musicales a personas, que por su situación socioeconómica, no tuvieran recursos para hacerlo. Para ello solicitó al Ayuntamiento de Madrid la creación de una Biblioteca que prestase al público de forma gratuita libros, partituras e instrumentos musicales.

Para la creación del primer fondo de préstamo Espinós propuso apelar a la generosidad del vecindario y, en concreto, a aquéllos que pudiesen tener “papeles de música” en casa. Por su carrera periodística, conocía a diferentes personas e instituciones relacionadas con la música: la Corte y la aristocracia; músicos o compositores con los que trató en su faceta de crítico musical; compañeros de la prensa; e instituciones públicas o privadas relacionadas con la edición de música. Espinós envió cartas a todos ellos para que colaborasen en la formación de la colección fundacional de la biblioteca. La prensa de la época se hace eco de estas primeras donaciones y elabora listas de los donantes que contribuyeron, no solo con el envío de partituras, también con dinero, al nuevo proyecto.

La biblioteca se abre al público, tras la confección de su primer catálogo en 1922, en un local de la Casa de la Carnicería en la plaza Mayor de Madrid e inicia su andadura, pionera en muchos aspectos, ofreciendo al público partituras, libros y, a partir de 1932, préstamo de instrumentos musicales.

La Biblioteca Musical con el tiempo se convirtió en una institución diferente y única gracias a las iniciativas de Víctor Espinós que nacen de forma paralela a la creación de la institución. Dos buenos ejemplos son la colección de Quijotes musicales y el préstamo de instrumentos, germen del museo de instrumentos musicales. Para ambos proyectos solicita de nuevo la colaboración de los donantes y en pocos años se crea una colección de realizaciones musicales inspiradas en el Quijote con las aportaciones de numerosos compositores que, en ocasiones, autografían sus obras, lo que las convierte en ejemplares únicos. La colección de instrumentos, por su parte, se ve nutrida también con objetos de diverso carácter, pero algunas piezas de considerable valor o rareza, comienzan a formar parte de un incipiente museo  pedagógico musical e instrumental.

Por lo tanto, a mediados de los años treinta estaban ya diseñados, organizados y puestos en funcionamiento casi todos los servicios que va a ofrecer la Biblioteca Musical a lo largo de su historia, con un marcado carácter abierto y gratuito: el préstamo de métodos de estudio y partituras, el préstamo de instrumentos a domicilio y los pianos para ensayo dentro de la biblioteca. Además, ya está en formación la colección de Quijotes musicales, que constituye una de las señas de identidad de la Biblioteca, y la que se considera la primera colección de instrumentos musicales abierta al público en la ciudad de Madrid.

La Biblioteca Musical en la actualidad

La institución ha seguido su camino a lo largo de décadas en las que siempre ha estado al lado de las personas que han estudiado música en Madrid, proyectando sus servicios de biblioteca especializada a toda la ciudadanía. Actualmente ofrece al público sus instalaciones situadas en uno de los mayores equipamientos culturales municipales, el  edificio Conde Duque.

La Biblioteca Musical es hoy un centro vivo y dinámico al que acuden a diario personas de todas las edades y procedencias. El público que utiliza la Biblioteca es diverso, con intereses y necesidades informativas muy distintas: estudiantes de música, músicos y cantantes, profesionales o no, investigadores y aficionados a la música en general.

Los servicios que hoy se ofrecen no difieren mucho de los que se han prestado a lo largo de los años, pero ahora se han establecido compromisos de cumplimiento con la ciudadanía que se recogen en la Carta de Servicios aprobada en 2015.

La biblioteca en la actualidad ofrece servicios de carácter general:

  • Información general y especializada
  • Préstamo de libros, partituras, discos y vídeos
  • Consulta de colecciones, presencial o virtual.
  • Actividades culturales.
  • Reproducción de Documentos.

Y servicios especializados, propios y únicos de la Biblioteca Musical:

  • Préstamo de instrumentos musicales.
  • Cabinas de estudio con pianos y otros instrumentos.

Por su parte, las colecciones que posee la biblioteca son ricas y diversas: el fondo contemporáneo para préstamo compuesto por libros, partituras, métodos de aprendizaje de instrumentos y recursos audiovisuales; las revistas especializadas en música; la colección de instrumentos para préstamo; el fondo antiguo de partituras y registros sonoros; la colección de programas de mano y carteles de conciertos; los Quijotes musicales; y la colección de patrimonio histórico (instrumentos musicales, fotografías, cartas y otros objetos relacionados con la historia de la Biblioteca).

La Biblioteca Musical colabora también con otras instituciones afines de la ciudad de Madrid en festivales culturales y actividades que tengan como objetivo la difusión de cultura musical y es miembro de la International Association of Music Libraries Archives and Documentation Centres (IALM), a través de la Asociación Española de Documentación Musical (AEDOM).

La celebración del Centenario

En 2019 la Biblioteca Musical ha cumplido su primer centenario y ha compartido esta celebración con el público de muy diversas formas. Se han realizado dos Jornadas de estudio: El patrimonio documental musical y El patrimonio instrumental (ambas con la colaboración de expertos en cada disciplina). También se ha preparado un libro conmemorativo que nos lleva, de la mano de reconocidos investigadores, a recorrer la historia de la Biblioteca, el contexto musical de la época de su fundación, la figura de Víctor Espinós, el estudio de alguna de sus colecciones más destacadas y la visión de los usuarios actuales.

Una parte destacada de la celebración es la exposición Biblioteca Musical.100 años, que se inauguró en noviembre de 2019 en la sala 1 de exposiciones de Conde Duque, en la que se ha querido que el público descubra la historia de la Biblioteca, pero también que experimente con la música, que escuche música y que aprenda música, por eso en ella el público ha podido ver, escuchar y tocar.

En una gran vitrina se exponen 41 piezas entre instrumentos de cuerda, viento y reproductores de sonido, pero también se puede contemplar el rico patrimonio documental musical de la biblioteca que incluye una parte de su colección de Quijotes musicales. El público ha podido escuchar música en directo en una pequeña sala de conciertos y un espacio para tocar pone instrumentos a disposición del público.

Una buena celebración del Día Europeo de la Música puede ser hacer una visita a la exposición y, aunque ahora solo podamos ver, disfrutaremos de la historia de una institución nacida para la difusión de la música.